El titulo es:Interseccional

Últimas noticias

Los congresistas Efraín Cepeda, Eduardo Pulgar, Cesar Lorduy y el gobernador Eduardo Verano.
00:05

Así lo establece la nueva versión preliminar del...

Actualmente la custodia queda en cabeza de la mamá del hijo y el papá tiene una regulación de visitas.
00:00

La decisión del Alto Tribunal no tiene antecedentes en la...

Michel Barniel, jefe negociador del Brexit.
00:00

La primera ministra británica espera lograr el ‘divorcio’...

Gerry Rice, vocero del FMI, reconoce el acuerdo.
00:00

La organización está de acuerdo con Macri sobre el...

Zona rural del municipio de Sucre-Sucre tiene varias zonas inundadas.
00:00

Según las primeras indagaciones de las autoridades, el...

Marihuana confiscada en el interior de la maleta.
00:00

Policía dijo que es la tercera vez que detectan la maniobra...

Mario Lora Correa, fiscal de Montería.
00:00

Para las audiencias preparatorias arribó un fiscal...

El canal de acceso perdió 1,5 metros de profundidad.
00:00

La Dimar entregó ayer el informe de la última batimetría.

Diana Acosta durante su intervención.
00:00

El encuentro se realiza desde ayer en el Hotel El...

Varios vehículos transitan por la vía afectada.
00:00

Daños en carretera provocan accidentes: comunidad. ...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Interseccional

Desde hace algún tiempo, Caribe Afirmativo y la Organización Internacional de Migraciones han venido indagando sobre unas realidades que para muchos habían permanecido dormidas, negadas, silenciadas: las representaciones LGTB dentro de las comunidades afro e indígenas. Así fue como se atrevieron a preguntarse qué pasa en Colombia cuando una persona indígena o afrodescendiente se reconoce como gay, lesbiana o trans dentro de su comunidad y cómo vive su orientación y su identidad sexual.

Muchas personas se ven obligadas a dejar los lugares donde viven para encontrar mayores libertades en los espacios urbanos, en las grandes ciudades, en otros países. Prefieren enfrentar otras formas de violencia y otras vulnerabilidades derivadas del hecho de ser migrantes. Así, la pregunta por estas comunidades es absolutamente pertinente, porque pone el foco en realidades complejas donde se cruza lo que los científicos sociales han llamado interseccionalidad. Es decir, no es lo mismo ser una mujer lesbiana blanca de clase alta, a ser una mujer lesbiana afro de sectores populares o rurales. 

Con estos intereses y estas preocupaciones en la cabeza, un grupo de jóvenes investigadores se fueron a las comunidades y encontraron un universo fascinante e incomprendido. En el caso del universo Wayuu, por ejemplo, accedieron a un mundo mucho más rico que aquella absurda reducción de titulares de prensa contando niños muertos por desnutrición. Estamos hablando de una complejidad que aún resulta incomprendida para el Estado colombiano, sus ridículas intervenciones, la espectacularidad de las noticias y la ingenuidad cómplice de las perversas consecuencias de los megaproyectos mineros.

Así, quizá lo más importante de este asunto, es que revela la necesidad de que el movimiento LGTB se piense como un movimiento que lucha contra las prácticas racistas, porque no le es desconocido el racismo, y la necesidad de que las organizaciones afro e indígenas se comprometan con la defensa de los derechos de las personas LGTB, porque también son su gente. 

Adriana, una joven afrocartagenera con una amplia militancia dentro del movimiento afro, reconoce cómo las mujeres lesbianas y negras tienen que asumir una triple condición de riesgo frente a las distintas formas de violencia y la discriminación. Pero, además, reconoce la titánica tarea que significa poner estos temas dentro de su propio proceso organizativo. 

El análisis sobre el conflicto armado en Colombia, por ejemplo, que ha tenido tanta representación en los espacios rurales, exigió poner la atención sobre cómo llegaba la guerra a las comunidades campesinas, pero cómo llegaba de manera diferente a la gente. La violencia llegó de forma particular a las personas homosexuales y trans, que además ya tenían que enfrentar discriminación en sus propios espacios y por su propia gente. El documental Señorita María, presentado en el Festival de Cine de Cartagena, nos lleva a ese mundo que no siempre tiene participación en las marchas del orgullo gay, pero existe y su corazón late con fuerza. La invitación es a que nos permitamos escuchar sus latidos.

@ayolaclaudia - ayolaclaudia1@gmail.com

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1