¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE

Impedimentos

Los impedimentos y las recusaciones existen como una garantía del debido proceso y de imparcialidad sobre todas las actividades a cargo de las autoridades, ya sean administrativas o judiciales.

Dice la ley, que cuando el interés general propio de la función pública entre en conflicto con el interés particular y directo del servidor público este deberá declararse impedido, y en caso de no hacerlo podrá ser recusado por los interesados.

Las causales por la cuales debe el servidor público o el particular en ejercicio de funciones públicas separarse o apartarse del asunto, ya sea de manera voluntaria mediante la manifestación del impedimento, son las que la ley menciona de manera taxativa o específica.

Lo anterior significa que ellas y solo ellas, y no las que se le ocurra, se imagine, considere o le interese a quien de manera voluntaria se quiere apartar del asunto, o por el interesado que quiera alegarlas bajo el ropaje de la recusación, en caso de que lo primero no ocurra.

Manifestado el impedimento o presentada la recusación se inicia un trámite para poder resolverlas, pero mientras eso ocurre se suspenderán los plazos para decidir o para que opere el silencio administrativo, es decir que hasta que no se resuelva el impedimento o la recusación, el funcionario, o funcionarios, no puede decidir el asunto bajo su consideración, y de hacerlo su decisión estaría viciada de nulidad por violación al debido proceso.

Resolver lo anterior, en caso de actuaciones administrativas sin una regulación específica, le corresponde de manera privativa e inicial al superior funcional del recusado, y solo en ausencia de este último le corresponde a los procuradores regionales, o al Procurador General en el caso de autoridades nacionales.

Si bien, los impedimentos y recusaciones son un mecanismo jurídico para preservar el derecho a la rectitud e integridad de los funcionarios públicos, también es cierto que no puede ser, que lleguemos al extremo, como estamos llegando, de obligar a que los funcionarios públicos se aparten o se abstengan de tomar decisiones porque existe la ventaja para cualquier persona, a nombre de la figura jurídica citada, de difundir información falsa o inexacta, aun atentando contra el derecho al buen nombre del que gozan todas las personas.

También la figura anterior viene siendo utilizada para lograr silenciar a los funcionarios públicos, a fin de limitarles su libertad de información y de opinión, en especial la que en cumplimiento de sus funciones constitucionales y legales tiene, cual es la de difundir o expresar información oficialmente relevante.

En la búsqueda de dilatar las decisiones, aplazarlas y obtener ventajas de su parálisis, ya no solo se acude a la tutela de manera improcedente, sino también a los impedimentos o a las recusaciones.

Es necesario advertir que la sola presentación de las mismas o la manifestación del impedimento, e incluso el inicio de un proceso disciplinario, no hace que la causal alegada o investigada sea verdad y menos que este probada la misma, porque, como lo dijimos, muchas de esas acciones están cargadas de informaciones falsas e inexactas, que solo tienen el propósito, en su gran mayoría, de paralizar a la administración pública.

@clorduy
clorduym@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Manuel Moreno Slagter

Mercados ambulantes

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de conocer una de las versiones de «Mercado a tu barrio». La iniciativa, concebida por la administración distrital, se trata de una serie de montajes ambulantes que se instalan por cinco días en el e

Leer
Eduardo Verano

Tiempos de reconciliación

El cristianismo funda al mundo occidental. Parece que no es así, pero es así. Contra la historia del hombre nada hay que hacer y la cultura occidental tiene en su seno una fuerte raíz: el cristianismo. En este mundo racionalista e ilustrado sue

Leer
Roberto Zabarain

¡No firme!

En Colombia no hay nada más permanente que lo provisional. Sobran los ejemplos de medidas y decisiones que, para evitar airada reacción ciudadana, se disfrazan de provisionales, y terminan empeoradas y sempiternas. Sobran también los ejemplos d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web