¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Cuando las balas pegan cerca…

Solo cuando las balas pegan cerca, los soldados incrédulos toman conciencia del fragor de la batalla.

Está pasando con este francotirador al que llaman COVID-19. En cortos 20 minutos te enteras que tres amigos o conocidos murieron en las últimas horas. O que dos queridos miembros de tu familia se fueron en un

lapso de seis días. La sorpresa acompañada del dolor de la irreparable pérdida está resumida en una simple premisa: ahora somos “los demás”. El mismo apelativo que les dábamos a otros, señalados como víctimas de horizontes y continentes lejanos, tan lejanos como somos nosotros para ellos en este cada vez más doloroso mes de julio.

Este es un virus de la posmodernidad. El coronavirus se instaló en nuestras vidas para arrebatársela a muchos con una nueva forma de expresión de pandemia. Coincide con las definiciones de esa corriente filosófica porque “carece de ideología y de compromiso social”. La contundencia de esta plaga de los últimos tiempos es más que una amenaza. Es la prueba más fuerte que gobernante alguno haya enfrentado. Y casi todos han perdido la apuesta con decisiones desacertadas, una detrás de otra.

Un doctorado, o el poder contundente del dinero y la burocracia en las urnas, no otorgan pergaminos ni sabiduría para resolver una situación sin antecedentes. No está registrada en los libretos de asesores y consultores. Ni en manuales, ni en estudios.

Casi nadie atina y mucho menos lo hacen quienes no están preparados para la gestión pública, o quienes ceden a los gremios o con soberbia deciden primero su popularidad y después el bien común. Pero tampoco la crítica resuelve en estos momentos una coyuntura fatal, aunque el desacierto cunde por todos lados comenzando por la cúspide de la pirámide. Un slogan presidencial de combate contra el virus fue -¿o es?- “contagiémonos de solidaridad”, frase inapropiada y contradictoria.

Ahora se anuncia una apertura de algunos sectores de la economía, lo cual puede ser plausible para darle un oxígeno al golpeado bolsillo de pequeños y desesperados comerciantes. Al tiempo me pregunto escéptico: ¿la mayoría de los empresarios que piden abrir la economía con inusitado entusiasmo irán a sus despachos?

No. Allá estarán cumpliendo el inflexible horario solo sus segundos o terceros al mando. Los que se desplazan en transporte público desde barriadas y municipios hasta flamantes ofi cinas, pasando las trincheras de todos los riesgos posibles. En los mismos sitios en donde el denominado “aislamiento inteligente” es una frase escueta.

Ya lo sabemos, el COVID-19 es un verdugo invisible.

Coletilla de despedida: agradezco a esta casa editorial la generosidad de sus páginas para expresar con absoluta libertad mi opinión durante los últimos diez años. Me despido al tomar nuevos rumbos laborales desde donde espero aportar a la sociedad y a la región Caribe.

Gracias a los lectores que me animaron, me informaron o me aclararon con sus puntos de vista y con miradas de otros ángulos, siempre enriquecedores en este feedback que retroalimenta y enseña con la gente de la calle, con el lector común, el de carne y hueso.

mendietahumberto@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#SiChilePuedeColombiaTambién

Se celebró en Chile la victoria del Sí, a propósito de una consulta que se le hizo al pueblo para reformar la constitución que de años atrás los rige y que fue redactada bajo la dictadura de Pinochet. Una constitución cuyo ideólogo fue Jai

Leer
Pedro Viveros Tarquino

Colombia y USA a prueba

Las relaciones entre Colombia y Estados Unidos no las cambia una elección presidencial de allá ni de acá. Ni siquiera lo lograron cuando miembros de los sectores políticos y empresariales adversos a Ernesto Samper y miembros del congreso y fun

Leer
Enrique Dávila

Piedra, nefelibata, tomar

‘Sacar la piedra’ es airar, hacer rabiar. ¿Por qué a veces adquiere connotación sexual? AHO, B/quilla

Alario Di Filippo acoge lo de hacer rabiar, pero añade “que en algunas partes del Tolima y en la Costa, en veces dan sentido

Leer
Indalecio Dangond

Ojo con el 2021

La mayoría de los colombianos entendemos la inmensa preocupación del expresidente Uribe por la amenaza que representa para el país la futura alianza de Gustavo Petro y Juan Manuel Santos de cara a las elecciones presidenciales del 2022, pero ta

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web