¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Gratitud

La COVID-19 llegó a Colombia como estaba previsto. Apenas cumplimos hoy las tres semanas de haber diagnosticado el primer caso y las cosas ya empiezan a complicarse. El Gobierno Nacional ha tomado, con el mayor tecnicismo posible, las medidas mejor probadas en el aprendizaje preliminar que ha permitido esta pandemia en su paso devastador y acelerado por Asia, Europa y ahora Norteamérica.

Estos 21 días han sido eternos, la incertidumbre frente a lo que viviremos nos asfixia, y el temor ante los duros momentos que enfrentaremos nos golpea una y otra vez con cada alerta de un mensaje entrante al celular. No ha sido fácil mantener el equilibrio ante tanta presión. La responsabilidad de proteger a nuestras familias, equipos de trabajos e instituciones que representamos, nos ha llevado a muchos directivos a tomar decisiones con muchos niveles de incertidumbre, lo cual necesariamente termina aumentando la carga emocional que padecemos.

Lo que seguramente a muchos nos ha permitido lidiar con lo anterior puedo expresarlo en una palabra: gratitud. Este sentimiento que permanentemente estamos experimentando hacia esos seres humanos que aferrados a su vocación están apoyando a la civilización para que esta epidemia, en un tiempo ojalá no muy lejano, se convierta en una más de las que hemos cíclicamente enfrentado.

En mi larga de lista de agradecimientos están mis colegas, los médicos de primera y segunda línea, los residentes, internos y estudiantes, los especialistas de los servicios conexos, las enfermeras, auxiliares de enfermería, terapistas respiratorias y personal de los laboratorios clínicos; en fin, todo el equipo de salud, incluidos los administrativos y operarios. Mientras la sociedad se aísla y protege en la seguridad de sus hogares, ellos día a día salen a dar la lucha en terrenos donde el enemigo se hace fuerte: las instituciones de salud.

La gratitud también la siento por todo el personal de apoyo que mantiene al país funcionando y en orden. Cómo podríamos enfrentar la peligrosa enfermedad sin la seguridad que nos brindan las fuerzas militares, la policía, la vigilancia privada, los productores, las cadenas de suministro, los transportadores; todos ellos verdaderos héroes, que nos permiten a los equipos de salud trabajar con la tranquilidad que nuestras familias tienen lo necesario para, en medio del confinamiento obligatorio y el distanciamiento social, subsistir sin mayor alteración de sus necesidades básicas de consumo.

Mi gratitud incluye a aquellos que a título personal o empresarial han respondido a las solicitudes de auxilio que han lanzado las instituciones de salud y los entes gubernamentales. Con sus donaciones se podrá contar con tecnología e insumos que permitirán enfrentar la amenaza mejor equipados y con ello minimizar las pérdidas de vidas humanas.

Gracias a todo el equipo ejecutivo institucional nacional liderado por el presidente Duque. Su dedicación, oportunidad, constancia y disposición para recibir aportes, aún de los anteriormente reconocidos contradictores políticos, permitirán al país salir avante a pesar de lo terrorífico que pueden llegar a ser estos días venideros.

Por último, gracias a mi familia, a mi equipo cercano de trabajo y a toda la institucionalidad de la universidad donde trabajo, pues sin sus aportes académicos y sus genuinos afectos hubiese sido imposible lograr lo alcanzado en estos vertiginosos días. Nunca acabaremos de estar completamente preparados para enfrentar lo que no conocemos, pero hemos hecho nuestro mejor esfuerzo institucional y personal para lograrlo.

PD: Gracias una vez más a todos los que por razones de espacio omití en esta columna, pero que he podido expresarles mis agradecimientos de viva voz en los últimos días.

Email: hmbaquero@gmail.com

Twitter: @hmbaquero

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

Lucero Martínez

Patriarcalismo y estado

Un orden endeble que la enfermedad mundial develó, propiciando la caída cultural más estruendosa en toda la historia de la humanidad, la que será narrada por los siglos de los siglos.

Somos el producto de la invención política, soc

Leer
Fernando Giraldo

Vergüenza y desencanto

No es así en el caso del exministro Arias, por tratarse de algo debidamente juzgado. Vía tutela se concedió una nueva instancia; mientras millones de casos son ignorados o quedan invisibles. No todos reciben las mismas oportunidades. Es la Colo

Leer
Kelina Puche

Nueva política social

El programa de Ingreso Solidario, liderado por el Departamento Nacional de Planeación, y dirigido principalmente a un grupo poblacional, quizás no pobre en su totalidad, pero sí ampliamente vulnerable, que en buena medida depende de la economí

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Paciente 31

Un mes después de la identificación de la primera persona infectada con coronavirus, dicho país había conseguido contener su expansión, con solo 30 personas infectadas. Sin embargo, la paciente número 31, a pesar de tener síntomas, continu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web