Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Easy Rider

Es el nombre de una película de 1969 que vimos en Colombia como Buscando mi Destino, dirigida por Dennis Hopper, protagonizada por él mismo junto a Peter Fonda y Jack Nicholson como actores principales, es un ícono de la filmografía estadounidense y mundial por muchas razones, por encima de las cuales está el hecho de representar un punto de inflexión de la contracultura frente al paradigma cultural de los años sesenta en Estados Unidos. En ella, Billy (Hopper) y Wyatt (Fonda) se embarcan en sus motos en un viaje por el suroeste del país con rumbo al carnaval de Mardi Gras, con un dinero que consiguen traficando con cocaína en la frontera con México. La cámara va mostrando las caras de la sociedad norteamericana de esos lares. Terminan arrestados en un pequeño pueblo por cualquier pretexto y conocen allí a George Hanson (Nicholson), abogado alcohólico que los saca de la cárcel.

Cincuenta años después me la encuentro en un canal del tevecable, en el momento exacto en que quedan libres. Menos mal la había visto, de lo contrario, no hubiera comprendido el final. Porque lo que se desencadena a partir de ahí es un discurso dolorosamente bello acerca del odio a partir de nada o, más bien, a partir de mitos comunes religiosos, nacionales, legales, que crean un orden social y devienen en única realidad. Bastó con que los tres personajes entraran a un bar para que los habituales empezaran a urdir una serie de comentarios de las pintas, parecen maricas, hippies, ese se cree el  Capitán América, seguramente apoyan a los negros, en un crescendo que se va tornando peligroso porque personas así son mal ejemplo y deben desaparecer.

Salen del bar, se encuentran con unas adolescentes, las evitan, se van en sus motos; por la noche acampan y hasta allá llegan a masacrarlos a garrotazos, matan al abogado. Los otros dos tratan de huir, los persiguen, asesinan primero a Billy con un tiro de escopeta, después a Wyatt por la misma vía, sin que ellos hubieran provocado nada, únicamente por ser diferentes.

La vigencia de la película es que medio siglo después, tanto en Estados Unidos como en muchos países –estamos en la lista–, el discurso del odio se impone en sus culturas desde el poder, sigue siendo el paradigma, en el país del norte y en el nuestro los presidentes intentan demostrar que en sus países no hay odios, pero la realidad les arroja los muertos a las estadísticas, y por las mismas razones de siempre, el poder, la religión, la supremacía, el color de la piel, el género, el estrato social, la bandera, el equipo, las mismas excusas para asesinar como último recurso para imponer la razón.

El odio traduce, quién lo creyera, un miedo profundo de quien odia hacia la persona odiada, lo que representa, lo desconocido; la profundidad y gravedad de sus manifestaciones externas son intentos por eliminar lo que genera ese disgusto, se odia lo que se teme.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de vivian.narvaez
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web