El titulo es:¡Guacal, comeyerba!

Últimas noticias

13:39

Real San Andrés, así se llama la nueva escuadra que tendrá...

12:43

El republicano tiene previsto reunirse con...

11:39

La reina Carolina Segebre encabeza el recorrido junto a las...

11:24

El hecho se registró la madrugada de este domingo en el...

11:21

La Policía señaló que el capturado presenta dos...

11:04

Este fin de semana se cumplió en Medellín la sexta edición...

El alcalde de Santa marta reunido con el Ministro de Vivienda Jonathan Malagón.
10:35

Minvivienda anunció intervenciones en plantas para proveer...

10:29

En la madrugada de este domingo falleció en una clínica de...

10:01

Alcaldía ofrece $5 millones por información sobre los ...

Jugadores del Girona celebran un gol ante la tristeza de Raphaël Varane y Toni Kroos.
09:55

El conjunto merengue fue superado 2-1 y se aleja en la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

¡Guacal, comeyerba!

“Guacal, jalapita, comeyerba”, gritaban los pelaos al paso del coche por las arenosas calles de Barranquilla.

El cochero les respondía con un latigazo al aire que los hacía correr despavoridos. Los perros callejeros se alborotaban y salían ladrando detrás del coche, aparentando una valentía que no tenían. El único amedrentado era el pobre caballo, que aceleraba la marcha al oír el estampido y ver cómo la mano del auriga se alzaba amenazante para fustigarlo.

El coche tenía dos grandes ruedas de madera con radios rojos, que por el desgaste ya al girar no describían una circunferencia, sino una figura elíptica e irregular, por lo que el coche iba dando tumbos. La cabina era de un grueso hule negro con ribetes de cuero rojo. En el piso, una rueda que presionada con el tacón del zapato sonaba como una potente campana. Era el pito.

El cochero ocupaba el asiento delantero izquierdo, y a modo de copiloto (no confundir con ‘la’ copiloto) yo me sentaba en el asiento delantero derecho, cerca del cochero. (Como ven, la tradición de copilotos es familiar, y me fue usurpada. Así, hoy, manda más ‘la copi’ que el mismo piloto. Cosas de la vida).

Montar en coche era para mí un enorme placer. Cuando el cochero me permitía llevarle el látigo, me sentía ‘grande’, poderoso. Era una sensación difícil de describir.

Sentir el olor de aquel hule viejo resquebrajado por el sol; el chirriar de las ruedas que tropezaban con los guardabarros, el lamento del caballo que resoplaba pidiendo agua, sombra, bajo el canicular calor del mediodía, me traen recuerdos gratos e imperecederos de algo tan simple como un paseo en coche. Así gozábamos la vida los niños de antes.

Antonioacelia32@hotmail.com

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1