¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Inestabilidad no produce buen gobierno

Un gran amigo, intelectual y académico, Fernando Jordan, me decía hace varios años que un cierto grado de desigualdad económica es fundamental para estimular el progreso y el crecimiento, y así recompensar a las personas con talento.  Sin embargo, la extrema concentración de riqueza que vivimos en la actualidad amenaza con impedir que millones de personas puedan materializar los frutos de su talento y esfuerzo.

Lo anterior es cabalmente válido para Colombia, aquejada particularmente por dos problemas: las profundas desigualdades sociales y la inestabilidad del gobierno. Sobre el primero, es importante señalar que la desigualdad económica extrema es perjudicial y preocupante por varias razones: moralmente cuestionable, repercute negativamente en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza (en los dos últimos años ha retornado el incremento de la pobreza y se ha reducido o golpeado la clase media) y multiplica los problemas sociales; y agrava todo tipo de desigualdades, entre otras, las que existen entre hombres y mujeres.

La desigualdad económica extrema es perniciosa, pues la concentración de la riqueza puede acarrear desequilibrios e inequidades en la representación política. Y conduce la riqueza a apropiarse de la elaboración de las políticas públicas gubernamentales secuestrándolas; y esto se expresa cuando las leyes tienden a favorecer a los más privilegiados, incluso a costa de los demás. Ello explica por qué el sistema financiero acumula utilidades anuales por decenas de billones de pesos, al igual que los grupos económicos que a través del sistema pensional privado se aseguran ganancias descomunales, saqueando impunemente los ahorros de los colombianos, a costa de un mayor deterioro del nivel de vida de los estratos medios y de un futuro de miseria y cero posibilidades para los demás sectores, que no ven alguna alternativa de pensión razonablemente digna.

Y mientras tanto, los grandes empresarios hacen todo lo posible para no pagar impuestos, pero tampoco se comprometen a producir empleo real; y cuando pagan impuestos se las ingenian para que el gobierno se los retorne a través de subsidios; y cuando se les pide que compartan algo de sus ganancias, que se originan en la concentración de la riqueza y los ingresos nacionales en pocas manos, con el resto de los colombianos se extrañan y abren los ojos como si esa fuese una pretensión antinatural o escandalosa. El resultado de la anterior situación es la erosión de la gobernabilidad. Esta cada vez es menos democrática y destruye la cohesión social y desaparece o reduce la igualdad de oportunidades.

Y el segundo problema se manifiesta, por ejemplo, cuando un gobierno, como el colombiano, no puede nombrar y controlar sus ministros, sus embajadores y sus funcionarios; cuando no entiende qué está pasando en el país (¿De qué me hablas viejo?) y cree que el actual malestar de la población es pasajero; o, cuando es presionado por su propio partido que lo arrincona, que lo lleva a una sin salida, a una encrucijada. Entonces hacia adelante solo tendremos mucha inestabilidad. La estabilidad puede que no produzca un buen gobierno, pero la inestabilidad del todo nunca lo origina.

Nota final: Decía Luis Branleis “podemos tener democracia, o podemos tener riqueza concentrada en pocas manos, pero no podemos tener ambas.”

Fernando_giraldo_garcia@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

¿Vivimos en la jungla?

La extrema politización de todos los aspectos de la vida, el creciente fanatismo y la excesiva corrección política parecen tener al mundo con las uñas afiladas.

Cada vez que una familia se rompe por discusiones políticas, como suced

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los hijos perdidos

En días pasados leí que una mujer, que vive en algún lugar de la Sierra Nevada de Santa Marta, había perdido a su hijo de seis años. El niño se fue con su padre por esos sitios que son tan hermosos, y hacía ya tres semanas que no habían re

Leer
Tatiana Dangond

Innovar para la crisis

Hace unas semanas en un conversatorio en el que participaron empresarios, académicos y políticos, hablando de educación y empresa en Colombia, surgió un dato que merece atención: quienes están en los estratos 4, 5 y 6 tienen una mayor inclin

Leer
Abelardo De La Espriella

La izquierda no tiene la culpa

Hay que dejar de culpar a la izquierda por la forma en que procede: pedirle un comportamiento distinto al que observa esa ralea es bastante estúpido, porque equivale a pretender que una serpiente venenosa deje de morder, o a buscar que un cerdo d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web