El Heraldo
Opinión

Fuimos ilusos

No garantiza el goce efectivo del derecho a la salud. Está en manos de un puñado de particulares especuladores e inescrupulosos, con la permisividad y complicidad del Estado y del gobierno. Mientras tanto, se siguen perdiendo derechos sociales y laborales de los trabajadores de la salud, haciendo su actividad profesional cada vez más indigna.

Todos ingenuamente creíamos que después de la pandemia íbamos ser más solidarios. ¡Error! No lo fuimos durante la misma, menos lo seremos después. Somos una sociedad reprochable que produce desaliento. Colombia es un país sin moral nacional, hecho para unos pocos, en el que se improvisa todo el tiempo; basta ver, en pandemia, como funcionó la educación (básica, media y superior), la salud y todas las políticas sociales y laborales del actual gobierno nacional.

Más allá del susto, la pandemia (que todavía no sabemos si seguimos en ella) como consecuencia de sus efectos demoledores dejó una crisis social y política para la humanidad. En Colombia, la gestión de dicha crisis deja una estela de retrocesos en libertades, agudizamiento de la miseria y pobreza, y concentración de la riqueza e ingresos nacionales a favor del sistema financiero, grandes propietarios de tierra y la industria farmacéutica. Galopa la corrupción, especialmente en el gobierno, parlamento y mundo empresarial. Se concentró el poder y profundizó la tendencia autoritaria en y del gobierno, y se extendió la violencia contra líderes sociales y jóvenes con la mirada oscura y contemplativa del régimen político. Asistimos al incremento del abuso y violación de los derechos humanos por parte del Estado y a la persecución y no reconocimiento de la participación ciudadana. El poder político impuso una reforma tributaria inconveniente que los colombianos mayoritariamente, con un costo político y social muy alto, habían rechazado. Adicional a ello, incubó en dicha reforma un ajuste sustantivo al sistema electoral, ad-portas de las elecciones legislativas y presidenciales, para favorecer al principal partido de la incompetente coalición de gobierno.

Por su parte, el sistema educativo, especialmente el universitario, brindó una educación de pésima calidad y con muy poco rigor, facilitando el fraude, plagio y compraventa de trabajos y obligaciones académicas de numerosos estudiantes. La educación siguió siendo para pocos. Se amplió dramáticamente el abismo entre los que reciben una mejor educación y los que no. En cuanto al sistema de salud, si antes era un desastre ahora es peor. No garantiza el goce efectivo del derecho a la salud. Está en manos de un puñado de particulares especuladores e inescrupulosos, con la permisividad y complicidad del Estado y del gobierno. Mientras tanto, se siguen perdiendo derechos sociales y laborales de los trabajadores de la salud, haciendo su actividad profesional cada vez más indigna.

En el plano internacional, el equilibrio de poder es mucho más asimétrico que en el pasado. Los organismos internacionales son cada vez más incompetentes. Poco hicieron para evitar que un tema como la vacunación se tramitara con tan profunda inequidad e insolidaridad. El mundo siguió siendo egoísta, bueno para los poderosos y malo, muy malo, para los más pobres. La diferencia entre los países ricos y pobres se acrecentó. En América Latina, las desigualdades se han vuelto más inaceptables. Y en el plano nacional, el egoísmo y el desprecio por los más desprotegidos y pobres se acrecentó. Nada ha cambiado, todo sigue igual o peor. ¡Qué ilusos fuimos!

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Weildler Guerra C.

Lecciones del murciélago

A través de las ricas narraciones que conforman sus cosmologías diversas sociedades humanas se imaginan a sí mismas a través de los animales. Ellos representan elementos de sus subjetividades, de su ética y de sus normas sociales. La animalid

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Último tren en Italia

El tren de alta velocidad se pone en movimiento. Son las 10:05 a.m. del jueves 25 de noviembre de 2021. Dejó atrás la Ciudad Eterna, la que fuera el centro del mundo, a la que llevaban todos los caminos, la ciudad de Constantino y de Julio Césa

Leer
El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

25 años de Fundesarrollo

Los centros de pensamiento o think-thanks como son denominados en el ámbito internacional, tienen su origen en Estados Unidos y Europa a principios de los años 20 del siglo pasado, en donde el estallido de la Primera Guerra Mundial y la Revoluci

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

No pudieron hacer trizas la paz

Desde que Fernando Londoño llamaba a hacer trizas el acuerdo de paz en pleno acto del Centro Democrático y donde todos lo aplaudían a rabiar, quienes apoyamos el proceso de paz sentíamos temor que realmente llegaran a destruirlo, y no fue que

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.