El Heraldo
Opinión

Cálculos políticos

Trump asegura que si pierde las elecciones no aceptaría una transición pacífica del poder; y alerta a sus seguidores sobre un hipotético fraude. 

A 20 días de las elecciones en Estados Unidos, Colombia está a la expectativa por el impacto que éstas tendrían tanto en la política internacional como nacional. Estas elecciones están enmarcadas en un proceso político de una sociedad fracturada. En ella se reflejan dos mundos: uno que defiende los derechos y la libertad y otro que los conculca y ama el absolutismo.

Trump asegura que si pierde las elecciones no aceptaría una transición pacífica del poder; y alerta a sus seguidores sobre un hipotético fraude. Esta situación es inédita si tenemos en cuenta que es un país cuya estabilidad política era una de sus fortalezas. Existe un declive democrático y, como alternativa, una radicalización ideológica. No obstante, la fuerza política de los acontecimientos impondría la obligación de entregar el poder de acuerdo con los arreglos institucionales. Es importante que la participación sea masiva y que la diferencia entre los candidatos sea lo suficientemente amplia para impedir tentaciones antidemocráticas, que exacerbarían la fractura social que campea en el país. Una de las manifestaciones de la fractura nacional es el constante choque entre numerosos estados y la Federación. El escenario privilegiado para la vida política era el Congreso. Hoy es entre jueces, medios de comunicación, gobiernos estatales, ciencia y academia, y el gobierno federal. Igualmente, entre las protestas antirracistas, ambientalistas, por la salud y por el respeto a minorías étnicas y nacionales, y las políticas públicas, sociales y migratorias del gobierno, impregnadas de racismo y xenofobia.

Dada la fuerte influencia diplomática, económica y militar de Estados Unidos, sus elecciones pueden poner en riesgo la ya débil y cuestionada estabilidad en América Latina. A su histórica dependencia de Estados Unidos, Colombia suma la identidad ideológica de su actual gobierno con el de esa nación. Comparten valores híbridos, vacilantes y frecuentemente alejados de principios liberales. Les incomoda la división de poderes y por eso lo concentran; no son proclives a la autonomía del poder de justicia, sino a su sojuzgamiento. Se rigen por el precepto antidemocrático de que el Estado lo es todo y que las instituciones cuentan más que los individuos. El gobierno colombiano se arriesga cuando se alinea con sectores ultraconservadores de Estados Unidos, motivado por su política de criminalización de la protesta social y consumo de drogas ilícitas; y, aunque declare lo contrario, por su real y abierta postura antiambientalista.

Dado el debilitamiento bipartidista en Estados Unidos, un eventual triunfo de los demócratas le servirá poco al gobierno colombiano. Es un error haberse aproximado demasiado al gobierno norteamericano, así los unan veleidades poco democráticas. La agenda bilateral de Colombia-Estados Unidos se soporta en retrocesos políticos en ambos países. La tolerancia con la antidemocracia va de la mano con las desigualdades económicas y sociales y un sombrío panorama de abuso y represión sistemática de ambos estados. Como diría Séneca “no hay remedio contra el mal cuando los vicios se convierten en costumbre”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Yamid Amat Serna

Un haikú y el tiempo

“Golpea el portón de quien duerme: llamémosla primera nieve.”

Los haikús son poemas japoneses cortos, habitualmente citan temas cotidianos. Algunos de ellos tienen que ver con la naturaleza; casi todos, con las cosas que suceden a

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

Petro, no exageres

A raíz de las encuestas de la Alianza Verde que muestran que el 67% de sus integrantes desearía la unidad entre la Coalición de la Esperanza y el Pacto Histórico, Gustavo Petro escribió en Twitter: “Una derrota de las fuerzas progresistas e

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

$50 mil millones

La cifra entregada recientemente a la opinión pública por las entidades institucionalizadas Constitucionalmente, sobre la plata que se pierde anualmente en Colombia por concepto de la corrupción es de cincuenta mil millones cada año, una no de

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

El estuche y el afiche

En un centro comercial en Bogotá paseaba distraído alguien que de pronto fijó su atención en un enorme cuadro expuesto en uno de los pasillos. Era una representación de Cristo, similar a las miles que la iconografía eurocentrista nos ha inoc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.