El Heraldo
Opinión

Brechas en la educación

En síntesis, los problemas de la educación superior se reflejan en la brecha entre la universidad pública y privada

Ocho de los diez países más desiguales del mundo se encuentran en América Latina (ONU y Banco Mundial). Colombia es uno de ellos. Esta situación no parece mover fibras de solidaridad de los sectores más pudientes o que merodea el poder político y económico del país. La pandemia agravó las desigualdades y ocasionó una crisis que afectó toda la organización social, incluyendo la educación. En América Latina, la crisis ha puesto de relieve las “debilidades persistentes en muchos sistemas educativos y agravado las desigualdades, con “consecuencias devastadoras” para los más vulnerables” (News.un.org). Si la tarea se reduce a pasar de alguna manera el mal momento que vivimos, habrá consecuencias incalculables.

El esfuerzo significativo que han hecho las instituciones colombianas de enseñanza superior para atender la emergencia, ha mantenido a flote la actividad educativa, pero no siempre ha permitido contener todas las dificultades de aprendizaje; lo cual, si se prolonga la emergencia, podría derivar en un impacto negativo en los resultados. La calidad del aprendizaje se ha soportado fundamentalmente, y a veces casi exclusivamente, en el liderazgo demostrado por los docentes, gracias a su compromiso e innovación para evitar que el aprendizaje se detenga y que algún estudiante quede por fuera o relegado de este. Pero esto ha implicado mayor capacitación y esfuerzo profesional, intelectual y material, no siempre bien reconocido.

Todo indica que ocurrirán efectos nefastos en el proceso de formación que se reflejarían en el atraso de muchos estudiantes que avanzan precariamente en sus estudios, la ampliación de la brecha entre universidades y el desgaste de los educadores. Esto podría ser el resultado de la apuesta de que era mejor continuar con la programación académica que haberla reformulado parcialmente por un tiempo. Nuestro afán por cumplir metas, planificar y alcanzar milimétricamente objetivos no es necesariamente lo mejor, pues se actúa como si estuviésemos en una situación normal y justamente este no es el caso; podría ocasionar más stress y minar la tranquilidad, de docentes, estudiantes y familias, que tanto requiere el proceso de aprendizaje. Podríamos caer en una ilusión muy noble pero poco rentable. No responderíamos a un aprendizaje equitativo. La educación en línea no se improvisa, es compleja, demanda recursos, conectividad y estados de ánimo muy altos. Presentar un examen o una prueba académica no es el fin del aprendizaje. La educación es parte de la vida y se educa para la vida. Estamos perdiendo la oportunidad de reflexionar sobre la sociedad, la naturaleza, la historia, nuestra cultura, identidad y lenguaje, la manera de vivir y cómo nos relacionamos.

En síntesis, los problemas de la educación superior se reflejan en la brecha entre la universidad pública y privada; entre las mejores universidades públicas que siguen atendiendo con calidad y recursos y las que no disponen de estos; y entre los jóvenes de universidades que tienen diferencias sociales sustantivas para enfrentar material, tecnológica y emocionalmente la educación en casa. Estos son los desafíos que debemos atender.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Mueren jóvenes

Eran las cuatro de la madrugada cuando la despertó un llanto de una mujer mayor que no paraba de susurrar una especie de plegaria.  Se quedó asustada bajo la sábana con que se tapaba tratando de ignorar aquella lúgubre voz de cementerio.

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Pedir perdón

Entre 2002 y 2008, los años de mayor fuerza de la política de Seguridad Democrática, según las estimaciones hechas por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), 6.402 civiles fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales.

Estos

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Parar e interiorizar

Necesitamos esos momentos en los que hacemos silencio para escucharnos. Nos desconectamos de toda la ruidosa y trepidante dinámica de la vida diaria para encontrarnos con nuestra voz interior, con esa que nos entiende y nos expresa. Nos conectamo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.