El Heraldo
Opinión

Guajiros melancólicos

Es cuando me pregunto ¿Será que la melancolía les ha borrado el amor y la confianza de considerar que algo pueden aportar? No se trata de juzgar a nadie porque todos y todas hemos tenido algo de guajiros melancólicos.

La melancolía es un estado de ánimo situado entre el ombligo y la lágrima”, Juan Echanove.

Voy a referirme a un tema con el cual anhelo generar la sensación de estar sentada tomando una buena taza de café guajiro con quien me lea, realmente quiero ser lo más cercana que pueda a cada persona que deleite estas letras. Esto en razón a que hablaré de un tema que no busca restar, sino sumar esperanzas para la bella tierra guajira.

En este sentido, comenzaré por conceptualizar (desde mi subjetividad) a los guajiros melancólicos, aquellos que siempre algo les aqueja, les tortura y les lapida las esperanzas, los que hablan con desgarradora melancolía de su tierra, expulsan ráfagas permanentes de frases de dolor y desesperanza por La Guajira, en las redes sociales, en las tertulias con amigos o en las intervenciones públicas, pero que pocas, muy pocas veces, se atreven a pasar de la habladuría derrotada a la acción empoderada.

Se dividen entre los melancólicos locales y los que se han logrado fugar de lo que consideran “caótica o fracasada” realidad, es decir, los primeros corresponden a aquellos que dicen que jamás se van a marchar de La Guajira, pero todo el tiempo se quejan de ella; los segundos son los que viven en otra ciudad o país y relatan de forma poética el profundo amor por su tierra, pero cuando se les pregunta “¿Qué puedes hacer tú por La Guajira?” “¿Cuándo retornas a ella?”, responden con voz contundente: “Ah no, yo por allá no vuelvo. ¿Y a qué? Eso no tiene cuándo cambiar”.

Es cuando me pregunto: ¿Será que la melancolía les ha borrado el amor y la confianza de considerar que algo pueden aportar? No se trata de juzgar a nadie porque todos y todas hemos tenido algo de guajiros melancólicos. El punto de reflexión es que se presentan dos extremos que son contraproducentes para el desarrollo de La Guajira; tanto el de la crítica extrema que hace parecer (solo desde la parla) que tienen la solución a todos los problemas y que si le dieran la oportunidad de gobernar harían lo que en muchos años nadie ha logrado; como la resignación a que nada va a cambiar y que lo mejor es escaparse lo más lejos posible y regresar en Diciembre a parrandear con amigos de infancia, tomar whisky, comer tortuga para clausurar la amanecida (aunque se consideren ambientalistas) o visitar la mesa de los fritos más populares pa´comerse las respetadas arepas de huevo o trifásicas, paradojas de nuestro realismo mágico.

En este sentido, los guajiros melancólicos no le hacen bien a la esperanza de un nuevo tejido social, quizás estamos llamados a ser guajiros amorosos que pasemos de la habladuría a las acciones, pero no acciones apalancadas en un contrato, sino aquellas que demuestren ese profundo amor por el suelo fructífero donde nacimos, sin importar que vivamos dentro o fuera de él, si existe voluntad logramos aportar; desde cualquier orilla que nos identifique podemos contribuir con un amor genuino que nos impulse a entregar lo mejor de cada uno de nosotros, sin limitarnos a criticar todo desde la melancolía involutiva, sino a actuar desde un amor evolutivo (de iniciativas).

Cierro estas letras invitando a los que se identifiquen con el perfil de guajiros melancólicos a despertar y cambiar para ser guajiros amorosos ¡Feliz cumpleaños Guajira de mi alma, que te pase lo mejor, dama del norte de Colombia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

La mentira de Instagram

Aunque para muchos resulte obvio que Instagram afecta la salud mental de sus usuarios, los resultados de un estudio realizado por Facebook y dado a conocer esta semana por The Wall Street Journal muestran los graves efectos de esta red social sobr

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Por una Colombia sin crimen

La seguridad se está deteriorando a pasos agigantados. No es un problema de percepción. Las cifras lo demuestran: el delito común está tornándose más violento; asesinan un promedio de dos miembros de la fuerza pública por día; a junio llev

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Desconéctate para conectar contigo

La tecnología ha sido nuestra gran aliada para facilitarnos la vida, de eso no cabe la menor duda. Sin embargo, es normal que, ante el uso y abuso constante de cualquier artefacto conectado a internet, nos sintamos tan agotados que nuestro cuerpo

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Amor eterno

Parece que fue ayer cuando se dijo : “Almas y corazones con dolor, salud en su señor que es el Amor”. Pero no fue ayer. Hace siglos que Dante Alighieri lo cantó. Esta semana que termina, el mundo entero conmemoró los 700 años de la muerte

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.