El Heraldo
Opinión

El ascenso del acordeón a los Andes

El vallenato inició su ascenso a los Andes con las primeras composiciones en ser grabadas, a principios de los cuarenta, como la del tándem de Guillermo Buitrago y Abel Antonio Villa, uno interpretando la guitarra, y el otro, su acordeón. 

Buitrago murió a los 29 años, en 1949, un año después de que esta música comenzara a ser difundida desde las letras. Uno de los primeros en hacerlo fue Gabriel García Márquez en un texto publicado en su columna “Punto y aparte”, en El Universal, el 22 de mayo de 1948, apenas un mes después de regresar a Cartagena huyendo de la violencia que en Bogotá marcó el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Ese texto comienza con su ya famosa frase “No sé qué tiene el acordeón de comunicativo que cuando lo oímos se nos arruga el sentimiento”.

Gabo no usa el apellido vallenato en este artículo sobre la música de acordeones, “un instrumento proletario al que en Argentina quisieron darle categoría de salón”. Tampoco lo hace Belisario Betancur dos años después, cuando la revista Semana da carátula al cantante bogotano Julio Torres Mayorga y su éxito en ritmo de paseo El aguacero, tal cual lo comenté aquí hace ocho días. 

Cinco años después, Colombia se sorprende con el bellísimo texto de Manuel Zapata Olivella en la revista Cromos del 2 de mayo de 1955. Y se sorprende tanto por la belleza de su prosa como por la misma sorpresa con la que cuenta Zapata su propio descubrimiento del Valle de Upar. “Cualquiera que hubiera sido el idioma que hablara anteriormente el acordeón, muy pronto se olvidó de él para expresarse en el más puro lenguaje popular. El provinciano nació para el canto. Desde que se acerca uno a El Copey, Caracolicito o Valencia, advierte que el hombre parece que cantara para hablar. ¡Y en realidad canta! Quien oye por primera vez hablar a un oriundo de La Paz, en la provincia de Valledupar, advierte un dejo melodioso, como si el idioma tuviera el privilegio de expresarse en un ritmo cantarino. La gente de esta región vive en permanente expresión melódica”. Lo enfatizo: ¡en permanente expresión melódica! 

Un año después, Escalona visita por primera vez Bogotá y Gloria Valencia de Castaño también se sorprende. “¿Por qué, si me acaba de decir que hay una gran cantidad de compositores en Valledupar, usted es el único conocido; el único nombre que ha salido de la Región? Porque si hay muchos más, aquí no los conocemos”, se le oye preguntar, con voz pausada y elegante, en su entrevista para la HJCK. Y Escalona contesta con un amoroso tono de humildad, que también sorprende: “Sí, hay muchos más. Y muy buenos también. Está este muchacho Leandro Díaz, que es un caso único. Es ciego y, a pesar de eso, en sus cantos habla de colores y de estaciones y de todo. No lo conocen aquí por ahora, pero ya verán cómo lo conocerán con el tiempo”. 

Con el tiempo esta música local, que esta semana se homenajea como cada abril en Valledupar, se convirtió en la música de toda una nación. 

@sanchezbaute

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Castillo Vizcaíno

La idea es un Junior intenso

Me gustó el primer partido de Junior. Más allá del resultado, y a pesar de la falta de claridad en el último cuarto de cancha, en gran parte del primer tiempo, intentó ser un equipo intenso, dinámico y agresivo para atacar y para recuperar e

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Política de pequeñeces

En momentos críticos y de desarraigo de la política en Colombia, las élites y los aspirantes a continuar dirigiendo el país en lugar de atender el clamor desesperado de las mayorías se han dedicado a la política de pequeñeces, del poder por

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

Los simios del cambio II

Vimos en la columna anterior como la evolución que condujo hasta nuestra especie fue estimulada por docenas de cambios climáticos extremos en los últimos millones de años y que la temperatura templada y la estabilidad del clima en los últimos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.