El titulo es:Del puente para allá…
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

19:29

Secretario de salud de Estados Unidos refrendó apoyo en la...

19:16

La fiesta clandestina se llevó a cabo la noche del sábado...

17:17

El ex del Sevilla está igualado en lo más alto de la tabla...

17:10

En una carta, el líder opositor destacó que “la crisis...

16:40

Varios hombres armados ingresaron a la vivienda donde las...

16:28

Según Ricardo Romero, el municipio pasó de recibir un...

15:58

El movimiento telúrico se sintió en ciudades...

14:33

Por medio de un comunicado, la empresa prestadora del...

Camilo Andrés León Valderrama, asesinado.
13:53

La víctima fue encontrada en la terraza de una casa en el...

11:23

A los hombres les fueron encontradas 85 dosis de coca y el...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 meses

Del puente para allá…

Pensando en los cuatro carriles para la vía de Santa Marta-Ciénaga-Barranquilla, en un sistema de comunicaciones terrestre que conecte las grandes ciudades, las regiones y los pueblos en general, nos encontramos con la vieja y cada vez más deteriorada imagen de los pueblos a lado y lado de la carretera, en el que cualquiera cree que está en los países africanos sumidos en la miseria, el atraso y la inmundicia, sin agua, sin luz y mucho menos sin alcantarillado o disposición adecuada de excretas. Numerosos niños pipones que algunos confunden como gorditos desnutridos, enviados a recoger agua a transportar pesadas cargas. Y en fin, a olvidar la niñez que transcurre en un presente sin futuro, al lado de la indiferencia de los que tenemos el privilegio de transportarnos de un lugar a otro, sin reconocer que los que están a nuestro lado son tan humanos como nosotros. El espacio parece ampliarse cada vez más entre las grandes comodidades del siglo y la permanencia en medios aún difíciles para las fieras, las basuras nunca desaparecen, las aguas estancadas sirven de fuente para el crecimiento de mosquitos, anfibios, batracios, y otros animales que conviven en aguas nauseabundas, llenas de toda clase de bacterias.

El precioso líquido, de lujo, llega en carro tanques para ser comprada a precios exorbitantes; la energía eléctrica casi no puede prender un bombillo en cada casa, y parece alumbrar más una vela. La limpieza  y la sanidad de las áreas son imposibles. Los servicios de atención de salud son peores que cuando me tocaba visitar estos pueblos: Tasajera, Pueblo Viejo, La Isla, Las Trojas de Cataca, de donde regresaba lleno de pescado, mariscos y todo lo que sus habitantes agradecidos me obsequiaban por haberlos atendido. Casa por casa visitábamos con mis compañeros de rural toda la población y llevábamos tratamientos a quienes diagnosticábamos con tuberculosis, enfermedad diarreica, infecciones respiratorias –sobre todo en niños, adultos mayores, embarazadas– y en general toda una población que por consumir pescado sin límites, cayeye, guineo verde, plátano y otros alimentos de alto poder nutritivo, se mantenían en su mayoría sanas. Ahora ya no es fácil consumirlo, hay más dificultades para obtener y vender el pescado, y por ende para pagar el agua y la luz que por días no llegan.

Mientras tanto, una alta recolección de impuestos de peajes se va dispersando sin dejar nada a aquellos que han sido los propietarios de los terrenos que pisamos por encima de sus habitantes. No nos da vergüenza ni pena lo que está pasando a nuestro alrededor, somos indiferentes al sufrimiento de estos pueblos y debemos afrontar las consecuencias cuando estos se levantan furiosos porque han sido abandonados.

No es difícil que se puedan destinar directamente recursos de los peajes por cada vehículo que pase al bienestar de esta gente, y así retribuirles en educación, en servicios públicos, en alimentación, en mejoras en la tecnificación de la pesca, de la extracción de la sal y, por qué no, del turismo ecológico ahora tan de moda. El manejo de los recursos debe ser claro, con una verdadera veeduría ciudadana, y no permitir la llegada de la corrupción. 

Pongámosle punto final a una situación tan denigrante, ayudemos a sobrevivir una población que sin interés ha permitido que nosotros utilicemos sus territorios para realizar actividades de entretenimiento y desarrollo. Los gobiernos nacionales y locales, con la población civil, unidos en una sola fuerza deberíamos estar listos para resolver una situación que nos deja como uno de los países más desiguales e inequitativos. Conseguir una legislación que apoye el desarrollo de esta iniciativa para la recuperación de estos pueblos, es una actuación que levantaría justificadamente el nombre de cualquier político o dirigente.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí