¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Vacunas vs. desobediencia

Los críticos más agudos y de pronto más certeros apuntan en que hay un altísimo grado de estupidez.

Resulta impresionantemente pasmoso, horrible, aturdidor, espeluznante, impactante, desorientador, absurdo, legítimamente imbuido de imbecilidad, la gigantesca dosis de indisciplina, desobediencia, anarquía, que marcan el comportamiento de una gran porción de la ciudadanía colombiana, en cuanto a aceptar, acatar, cumplir con las medidas nacionales y locales que el gobierno determina para controlar la proliferación y el avance de la pandemia. Sobre esto hemos escrito aquí mismo varias columnas porque en verdad cuesta mucho asimilarlo, digerirlo y por lo menos encontrarle alguna dosis mínima de lógica y razonamiento.

Mientras el Gobierno nacional hace muy forzados esfuerzos económicos ya comprobados, en medio de la desolación financiera que estamos viviendo, para conseguir, comprar, traer y empezar la logística de distribución de la vacuna, miles de personas le dan la espalda a toda esa movilización nacional desconociendo, desobedeciendo, burlándose de las medidas encaminadas precisamente a evitar que se enfermen o mueran. Aquí por principio hay algo que no se concentra en un razonamiento ajustado a la razón y el discernimiento. Los críticos más agudos y de pronto más certeros apuntan en que hay un altísimo grado de estupidez. Sociólogos, psicólogos, académicos, estudiosos del tema, concluyen que son tres las posibles causas o las tres al mismo tiempo: la primera, esa rebeldía innata del colombiano, esa antipatía a acoger el orden, la ley, la norma, la disciplina. La segunda, ese marcado simbolismo mental de la idiosincrasia muestra de mantener debajo del subconsciente el rotulo “a mí nadie me va a enseñar cómo me tengo que comportar”. La tercera,  la necesidad o de vivir y sostener una familia o de divertirse, tomar licor, consumir droga, o sea, la pachanga en sus múltiples manifestaciones o expresiones.

El caso podría relacionarse con el mismo tema y respuestas en otros países especialmente de Latinoamérica, sí, pero no con tanta crudeza e intensidad. Tal vez Adler y Jung, seguidores de Freud en sus conclusiones impactantes sobre la potencia del subconsciente podrían tener la respuesta. Pero creemos que en este aspecto a Colombia no se la gana nadie. Que somos hoy por hoy los campeones de la brutalidad del comportamiento. Analicemos los desórdenes de hace unas semanas antes y después del partido Santa Fe - América en Bogotá, los niños consumiendo licor en Cartagena en pleno toque de queda, las dos mil fiestas clausuradas por la policía del país el fin de año en medio de la prohibición, el taxista borracho que se vuela el semáforo en rojo en Bello, Antioquia, hace tres semanas y mató un motociclista elevándolo y enviándolo quince metros por los aires totalmente fulminado, en fin, tantos casos, que la conclusión simple,  sencilla, relevante, es que  somos  un país de locos, de enfermos, de psicópatas, de soberbios engreídos que creemos que no cumpliendo lo ordenado somos mejores o más machos, o más grandes en todo o mejores en lo que deseamos. Y no es tema de regiones o de ciudades. En esto Barranquilla y Cartagena son un esperpento. Conclusión: con el concepto de autoridad más consciente en quienes la representan, con la mano dura que anda siempre escondida en tres, quienes deben aplicarla, con el castigo y la sanción bien fuertes, la letra menuda y la grande se aprende. Autoridad y mano dura. Presencia, rigor y al que no quiera para la policía por horas o unos días. Así de simple.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

Las mujeres en la ciencia

Hemos llegado!”, fue la frase cargada de emoción y júbilo, con que la ingeniera aeroespacial Diana Trujillo confirmó, en la transmisión de la NASA, el amartizaje de la misión de exploración Perseverance. La colombiana forma parte del equip

Leer
José Félix Lafaurie

La ONU miope

Leí el Informe de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, solo para constatar su falta de “sentido de realidad” y de objetividad.

Apenas si alude a que los asesinatos de defensores de DD HH, que adjudica a “presencia insuficiente

Leer
Fernando Giraldo

Política de ficción

La política colombiana es ficción. A año y medio de finalizar el mandato de Duque, arrancó la campaña para el 2022, con un océano rojo de precandidaturas, en medio del despilfarro y saqueo del patrimonio público, sin antecedentes por su vol

Leer
Remberto Burgos

Sueño de un nuevo país

Se necesita un gran esfuerzo para escribir sobre la esperanza y habilitar los sueños de construcción de un nuevo país. Esta semana la causa del insomnio vino del alma. El secuestro, la tortura y el infame asesinato del Doctor Fabio Hernández S

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web