El Heraldo
Opinión

No al esmad, gran error

Pero desaparecer el Esmad en un país donde lo que quiere imponerse diariamente es la indisciplina, donde el crimen parece convertirse en costumbre,  donde la violencia es un  diálogo cotidiano, un país invadido  de vandalismo,  de  corrupción,  de  desobediencia a los principios y leyes,  esta decisión  nos parece un error fatal que ojala no  nos traiga consecuencias  desastrosas. Si  lo que aquí  necesitamos es autoridad y rigidez en  su aplicación un cambio  de rumbo  de esta naturaleza presenta enseguida un panorama de  debilidad, o de cobardía o de derrota.

Creemos que las intenciones y programas del Presidente Petro para darle un viraje a la vida de los colombianos es sincera y en su anhelo de un cambio en directrices lo anima mejorar la vida de los ciudadanos, aliviar su pobreza, establecer una paz total y autentica, alcanzar los equilibrios sociales que la comunidad necesita porque de verdad en estos aspectos como nación estamos bastante atrasados.

Pero al mismo tiempo estamos viendo que al parecer el consejo, los respaldos, las sugerencias de algunos cercanos colaboradores del primer mandatario no  son precisamente los más acertados, muchos bastante fuera de contexto, chocando perjudicialmente con la simple lógica de una gobernabilidad segura, atinada, resiliente de los duros golpes que por años el país ha recibido.

Entre los cambios que se alimentaron en la campaña presidencial y se están llevando a cabo hay uno en especial que asusta. Simplemente observado atenta contra la institucionalidad del país, contra la seguridad ciudadana, contra el respeto por el orden público, todos los cuales son consagrados como Derechos Fundamentales. Entre ellos la eliminación del Esmad, el cuerpo de defensa y seguridad de las Fuerzas Armadas ante difíciles situaciones de orden público, para reemplazarlo por un Consejo o cuerpo de dialogo más o menos un sistema de apaciguamiento y tolerancia hacia la violencia. Nos parece el mayor error que pueda cometer el Gobierno que se inicia porque equivale a desarticular un cuerpo altamente especializado y estrictamente necesario en medio de la turbulencia social que vivimos los colombianos en el diario vivir.

No hay la menor duda de dejar establecido que la Ley  es para cumplirla, que la violencia hay que controlarla, que el vandalismo debemos castigarlo, que los crímenes ser fulminantemente sancionados.

También es profundamente pertinente que en todo procedimiento de contención contra los levantamientos y situaciones de peligro los excesos, los exabruptos, la inminencia de las injusticias, deben ser controlados y quien violo los limites castigados. No es que los miembros de la Esmad tengan patente de corso  para activar la violencia contra la violencia. Ellos en su estructura y en su formación académica y militar, por su alto grado de preparación deben saber distinguir claramente cuando se actúa con mesura e inteligencia y cuando además de estos límites debe imponer la autoridad enérgicamente porque los atentados sean verdaderas causas criminales.

Pero desaparecer el Esmad en un país donde lo que quiere imponerse diariamente es la indisciplina, donde el crimen parece convertirse en costumbre, donde la violencia es un  diálogo cotidiano, un país invadido  de vandalismo, de corrupción, de desobediencia a los principios y leyes, esta decisión  nos parece un error fatal que ojala no nos traiga consecuencias desastrosas. Si lo que aquí  necesitamos es autoridad y rigidez en su aplicación un cambio de rumbo de esta naturaleza presenta enseguida un panorama de debilidad, o de cobardía o de derrota. Es entonces fácil confundir por los sediciosos la mano tendida con la flaqueza y la ausencia de la autoridad para entonces hacer lo que les dé  la gana. Ojala el Gobierno rectifique, medite, retroceda. Nos alimentemos más la violencia y la impunidad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro López Peralta

¡A marchar este 21 de abril!

Algunos colombianos manifiestan que las marchas “no sirven para nada” y por esa razón prefieren quedarse en la comodidad de su hogar, a pesar de las evidentes amenazas en el escenario político; otros creemos que son una herramienta participa

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Actuar como jauría

Los paisas protestan en gavilla, cual jauría. Les temen, y obligaron a Petro y a sus ministros del sector a echar tremenda reversa y a comprometerse con las inversiones que habían negado para culminar un túnel, obra por la cual armaron tremendo

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

El malestar

Estamos viviendo tiempos de postverdad, caos, violencias, basta con ver las noticias y con analizar nuestras vidas, para concluir que padecemos la pobreza de no tener tiempo, de estar corriendo tras un mandato planetario de productividad, de estr

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

El vicio de la lectura

Yo nací en un castillo encantado con un rey, una reina, una princesa y una biblioteca. Desde mi primera infancia, toda mi vida está relacionado con los libros, tengo impregnado en mis fosas nasales el olor de las letras impresas en el papel y lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.