Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Competencia inesperada

Hace algún tiempo le leímos a Michael Porter un artículo periodístico interesante en donde señalaba que en la compra de un artículo u objeto cualquiera, de diversa clase, tamaño o categoría, muchas veces no era tan importante su valor público como sí su valor intrínseco, consistente en la comodidad para adquirirlo, prontitud en la entrega y facilidad para su pago. En resumen, pensamos entonces, este pensamiento desvirtuaría de inmediato todas las posturas mentales adquiridas anteriormente en la vida, que implícitamente recurren a la necesidad o al ocio como factores de intención decisiva en las compras.

La evolución en la dinámica comercial del mundo apoyada en la tecnología moderna nos hizo, por ejemplo en Colombia, cambiar de posición frente a la aparición de las grandes megatiendas y los llamados centros comerciales que, en principio, irían a exterminar a las tiendas de barrios. Inclusive, llegó a afirmarse por parte de expertos que estas últimas, en un plazo no muy lejano, desaparecerían arrolladas por esas atracciones de los centros comerciales, su comodidad, el clima, la categoría de los artículos y sobre todo tenerlo todo a la mano con solo caminar unos pasos.

La historia, los años y la modernidad mostraron otra realidad: las tiendas de barrios no se acabaron, siguieron manteniendo sus estatus de preeminencia en cada sector, representaron la comodidad de llegar a ellas sin sofisticamiento en el vestir, en chancletas, a la usanza muy nuestra que traduce comodidad y rapidez. Es cierto que sufrieron un impacto en particular con aquellas mercancías que traen el sello de garantía que no puede conllevar un bulto de papas o una caja de huevos. Pero estas tiendas subsisten a pesar de violar con frecuencia la lógica de los precios, muy al capricho de cada tendero, sobre lo cual luchamos permanentemente en el gremio, como nos lo informó recientemente un directivo de Adeco.

Hoy en día la realidad cambió de tono y de forma: los grandes centros comerciales ya han notado y sentido en carne propia la disminución de compradores, no de visitantes paseantes, producido el fenómeno por el auge sorpresivo, creciente, de las compras on line a través de internet casi desde el mismo celular, sin importar tamaño, costo, dificultad en el transporte a domicilio.

La pregunta que se hace el público consumidor es hasta cuánto resistirá el comercio legal organizado con grandes inversiones, esta avalancha de compras a domicilio mediante las redes sociales que ni siquiera identifican al comprador en mayor grado porque la compra no necesita la presencia física del comprador. Es un dilema que se está presentado y que según algunos pesimistas llevará en pocos años a que los centros comerciales serán principalmente lugares para distraerse, pasar ratos agradables con la familia o para la parejita de enamorados, pero de pésimo resultado en ventas efectivas.  Proliferan los nuevos centros comerciales en el país, entonces, ¿dónde está la realidad? ¿Será que desaparecerán con el tiempo, o cambiarán su logística después de cuantiosas inversiones, o finalmente subsistirán rentablemente como pudieron por fin hacerlo las tiendas de barrios frente a aquellos?

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.cantillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web