¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Justin

La foto muestra a cuatro mujeres abrazando a un hombre con la cara pintada de oscuro. La publicó esta semana la revista Time en primera plana con una nota en la que cuenta que el joven disfrazado no es otro que Justin Trudeau y de inmediato reventó la polémica.

El Primer Ministro de Canadá es uno de los gobernantes más carismáticos del mundo y, como a todo político en campaña electoral, los oponentes le han venido espulgando en detalle su pasado. Trudeau se ha distinguido por ser un acérrimo defensor del multiculturalismo, enfatizando siempre la necesidad de combatir cualquier forma de discriminación, pero esta foto lo muestra como un racista, por lo que tuvo que salir de inmediato a pedir perdón y a afirmar que él no sabía que el asunto era tan grave. ¿Por qué lo es?

Hace casi doscientos años algunos artistas norteamericanos comenzaron a embetunarse la cara como una manera de burlarse de los afroamericanos esclavizados. Como cuenta el historiador Dale Cockkrell, “los artistas llevaban ropa harapienta, pintaban labios rojos y anchos sobre sí mismos e imitaban a los africanos obligados a trabajar en las plantaciones de esclavos del sur”. Lo hacían como una manera de “naturalizar” el estereotipo de que “los afroamericanos eran perezosos, bufones e ignorantes”.

En 1828 cierto actor montó un vodevil con música y baile inspirado en una canción de un esclavo negro con discapacidad física que aparentemente se llamaba Jim Crow. Fue éste el primer paso en una tradición de la música popular estadounidense basada en la ‘imitación’ de los negros. El acto de embetunarse la cara comenzó a llamarse blackface y el nombre ‘Jim Crow’ se convirtió en una forma tan peyorativa de nombrar a los afroamericanos que, años después, se llamaron así las leyes que sirvieron de base a la segregación racial en el sur de los EEUU, entre 1876 y 1965.

Para algunos, este escándalo de Justin no es más que “una pendejada”, un asunto de disfraces de “pelaos” y un exceso de corrección política. Quizá porque quien no ha nacido negro no sabe lo que significa tener que lidiar con todos los prejuicios que el mundo pone en la piel morena o negra. En un ensayo de 2012 en el Huffington Post, se lee: “Desde los linchamientos hasta el encarcelamiento masivo, los blancos han utilizado el Blackface como parte de su justificación moral y legal de la violencia”.

Todo esto me ha llevado a recordar que, durante la celebración de la Leyenda de las Cargas cada 30 de abril en Valledupar, un grupo de hombres se embetuna de negro la cara, el cuerpo entero y hasta el machete de madera que usan para impedir que los curiosos se acerquen a la representación que se hace en la Plaza Alfonso López del envenenamiento de la Laguna Sicarare y la aparición de la Virgen del Rosario. Estos embetunados no están allí para burlarse de los afros, sino para asustar. Una forma de estereotiparlos como personas violentas de quienes hay que temer.

A propósito, ¿por qué hay negros en esta leyenda si se supone que, originalmente, en ella sólo participaron indígenas y españoles?

@sanchezbaute

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

El debate a Néstor Humberto

Mucha gente piensa que el exfiscal Néstor Humberto Martínez Neira agenció una perversa campaña para reventar el proceso de paz con las Farc. Pero también es enorme la cantidad de colombianos que pensamos que los dirigentes de las Farc - que r

Leer
Álvaro De la Espriella

Mujeres adelante

La eterna discusión de los siglos   es si la mujer es mejor o superior o más importante que los hombres o si el género masculino es el dominante  o al revés  si por naturaleza la mujer debe  ser resignada y sumisa fren

Leer
Amylkar D. Acosta M.

Una moraleja Keynesiana

No he podido dar con la autoría de esta genial metáfora, para darle el crédito correspondiente, portadora de un potente mensaje keynesiano en momentos en los que hasta sus más acérrimos críticos y los más recalcitrantes alabarderos del neol

Leer
Yamid Amat Serna

Alma

A mí también se me cayó el alma al piso. Así como se le cae el café caliente en la mañana al que no puede vivir sin él.

Hay hechos en la vida que nos arrastran, que nos empujan al vacío, que condenan nuestra sorpresa y también n

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web