¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El cine de la vida

La semana pasada el cine colombiano vio partir a la eternidad a uno de sus más agudos contadores de historias. La ida de Luis Ospina, acelerada por un cáncer cruel, priva al país de una mirada particular y respetada que desde los años 70 del pasado siglo se posó sobre ciertas desnudeces de la realidad que aún hoy siguen impudorosas. Junto a Andrés Caicedo y Carlos Mayolo se convirtieron en los más reconocidos integrantes del “Caliwood” que tanto bien le hizo a la cinematografía nacional. Obras como “Agarrando Pueblo”, “La desazón suprema”, “Un tigre de papel”, “Soplo de vida”, y “Todo comenzó por el fin”; para citar apenas algunas entre documentales y ficción, son referencia obligada para quienes pensamos que el cine es memoria e ilusión.

Más allá del devenir posterior de la tecnología, la imagen en movimiento se convirtió desde sus inicios en registro y memoria. Lo sembrado por el grupo de Cali germinaría pronto en una escuela de documentalistas de corte social y etnográfico que encontraría en la Universidad del Valle el soporte que hizo posible, entre otras cosas, la recordada serie “Rostros y Rastros”, con más de 200 documentales producidos en 12 años al aire. Miradas de todo tipo confluyen para contar versiones de la vida. Al final, todo se resume en contar.

El “Caribe documental”, por supuesto, tiene mucho que contar y quien lo cuente. Desde los inicios pioneros de Floro Manco, pasando por el esfuerzo de quijotes como Jaime Muvdi Abufhele, la cámara de Juan de Biasse, la trilogía carnavalera de Jorge Ruíz Ardila, el genio total de Álvaro Cepeda Samudio o los experimentos de Luis Ernesto Arocha; para citar solo algunos y suplicando las disculpas de los que la frágil memoria no haga alarde, el Caribe ha estado allí. Y luego, con la irrupción del canal regional, el documental costeño encontró una pantalla privilegiada para las historias de la región profunda alejada de los reflectores que apuntan a las “tres perlas”. Nombres como los de Julio y Aristides Charris, Vicky Vives, Ramiro Franco, Checho Berrocal, Livinstong Crawford, Hugo González, Alex Rendón, Juan Buelvas, Edgar Rey, Esmeralda Ariza, Ernesto McCausland, Roberto Flores, Alvaro Serje y decenas más por los que vuelvo a pedir disculpas, se encargaron de llenar las primeras páginas de un álbum siempre inacabado y ojalá inacabable.

Hoy el testigo lo recogen muchos jóvenes talentosos egresados de distintas escuelas en el  Caribe, donde brilla con luz propia la Universidad del Magdalena, y para quienes el expresarse con imágenes en movimiento es más fácil y posible. A todos en definitiva los unen las mismas pulsiones: Contar historias. Dejar evidencia del paso por el mundo. Compartir una versión.

“El documental es la vida”, decía el maestro Luis Ospina. Valga entonces la oportunidad para recordarlo con cariño y respeto, y así mismo reconocer y agradecer el esfuerzo de quienes ayer y hoy siguen recorriendo el Caribe y contando sus historias.

 

Más Columnas de Opinión

Humberto Mendieta

La movida pensional

La propuesta de trasladar a miles de colombianos del régimen privado de pensiones al público sufrió un revés del que no se va a levantar. Mucha gente que había caído en el error –varios abogados dicen que fue engaño- de vincularse a fondo

Leer
Hernando Baquero Latorre

Confianza

Esta semana sucedieron tres hechos que de no ser entendidos y, a partir de ahí, atendidos prontamente, cambiarán de manera radical el curso de la pandemia en nuestra región, país y en el planeta.

Además del impacto mediato, pueden g

Leer
Kelina Puche

Lupa al mercado laboral

Luego de que el Dane diera a conocer el aumento de la tasa de desempleo al 19,8% en el mes de abril, el más alto de al menos los últimos 20 años, de a poco se alcanza a cuantificar la magnitud de los efectos del confinamiento en nuestra econom

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web