¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Educar en tiempos de pandemia

Un uso racional de las tecnologías, consciente, con reglas claras y en un ambiente de respeto, puede permitir un óptimo nivel de interacción. 

Con mucha creatividad, corazón, empeño y, por supuesto, la entera disposición de los alumnos, profesores de todos los niveles de la educación sacamos adelante (de hecho, algunos colegas siguen en eso) un semestre académico literalmente inolvidable. Aprendimos sobre la marcha a ajustar contenidos, métodos de valoración y evaluación y, fundamentalmente, a confiar más en el alumno y su voluntad por aprender; todo mientras se cruzaban los dedos para que Electricaribe no hiciera alguna de sus gracias en plena clase por Zoom o Google Meet. A fe cierta que más de una vez “se nos fueron las luces”. Bueno, a ellos. Lo usual.

Avisados estamos que, por lo menos en lo que resta de año y salvo un vuelco dramáticamente positivo de la situación, las clases seguirán dictándose de manera remota. A las consabidas inquietudes que genera la citada inestabilidad en la prestación de servicio de energía en la región, le debemos sumar las limitaciones de conectividad, acceso a tecnología, licenciamiento de software, manejo de bases de datos en la red, almacenamiento y demás inquietudes similares que, tanto en forma como en fondo, influyen en el desarrollo armónico de un proceso de enseñanza aprendizaje mediado por tecnologías.

A lo anterior, que no es poca monta, le debemos sumar la importancia que para el desarrollo humano tiene la interacción directa del alumno con sus compañeros y profesores en el entorno escolar. Tan necesario como reconocer las primeras letras y números es el momento del recreo para ensuciarse el uniforme y rasparse la rodilla en el compartir con los iguales. Así, con las experiencias que van quedando de las vivencias de cada curso y edad, incluyendo a la educación superior, nos vamos construyendo. Esa interacción ya no es igual. El cara a cara depende de la definición de la cámara o de la conexión a Internet, y ya vimos que eso no es confiable.

Ahora bien, el que la interacción física se limite no quiere decir que desaparezca. Un uso racional de las tecnologías, consciente, con reglas claras y en un ambiente de respeto, puede permitir un óptimo nivel de interacción. De hecho, y como seguro lo vemos al lado nuestro cuando nosotros mismos no somos los protagonistas, la comunicación humana está cambiando la verbalización por la “memelización”, la caligrafía por la precisión en el uso de los pulgares al escribir por Whatsapp; y la atención enfocada en un solo punto por la multitarea. Tan mal no nos ha ido, y juzgarlo como mejor o peor en una comparación con “lo que era antes” es errado e inconveniente. No es ni mejor ni peor. Es distinto y llegó para quedarse. Nos toca a todos aprender a relacionarnos bien en estos ambientes mediados.

Y a todo lo anterior le debemos sumar como ingrediente fundamental la motivación por aprender, que no necesariamente es la misma que por estudiar. Mantener alta la motivación hará que el ahora salón virtual de clases siga siendo el lugar seguro de muchos jóvenes. Por ahí pasan los retos. Si pudimos, podremos.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Remberto Burgos

Secuestro neuronal

Las imágenes lo dicen todo: una lista de 33 buses Transmilenio incendiados, 54 CAI destruidos, 12 incendiados (40% de las 146 estaciones de policías de la capital), disturbios durante tres días, destrozos y lo peor: la muerte de 11 personas. Un

Leer
José Consuegra

La pandemia mental

Además, la pandemia alteró nuestros hábitos, costumbres y actividades cotidianas afectando de manera significativa nuestra salud mental.

Estudios recientes advierten el fuerte impacto socioafectivo del aislamiento obligatorio y el dis

Leer
Jose Amar Amar

Derecho a tener derechos

Existe a veces la sensación de que estamos viviendo los peores momentos. A la pandemia —y su consecuente crisis económica—, se suma el aumento de la pobreza, las masacres, el narcotráfico, los abusos de policías, los disturbios violentos.

Leer
Fernando Giraldo

Obligados a pensar

Tres ejemplos: la división del Polo Democrático, las pugnas en el Centro Democrático y los reagrupamientos de dirigentes de Cambio Radical, la U y partido Liberal, que buscan configurar una línea liberal socialdemócrata. Pero no solo está en

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web