El titulo es:Contar historias

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 11 dias

Contar historias

La capacidad y necesidad de contar y escuchar historias hacen parte de nuestra condición humana. Para distraernos, dormirnos o calmarnos cuando éramos niños; para convencernos y enamorarnos cuando éramos jóvenes; o para justificarnos y disculparnos cuando la cínica adultez nos avasalla para olvidar que alguna vez fuimos niños o nos enamoramos en la juventud. Como quiera que haya sido, de las historias que contamos y nos contaron estamos hechos. Como ya cité alguna vez al profesor Albert Chillón, “lo que decimos que somos es un relato de lo que creemos que somos”.

Ahora bien, esas historias que hacen parte de nuestra historia no necesariamente son copia fiel de LA historia, con el artículo en mayúsculas. Dicha historia, la que podríamos llamar “oficial” por lo estandarizada en libros de texto y aulas de clase, sin duda ha pasado por una serie de filtros que la suavizan, la acomodan y le sacan lustre a ciertas partes mientras opacan otras. Esa es la historia en la que la independencia se la debemos a un florero, Barranquilla a unos colonos de Galapa, la del progreso contado en ladrillos y la de cambiar un articulito como paso necesario. Esa historia dogmática e inmóvil, de raíces absolutas y aprendizaje de memoria, necesita de vez en cuando un buen cimbronazo.

Y allí, paralelamente al bien sustentado y riguroso revisionismo académico con que pueden afrontarse esos citados dogmas cuando sea pertinente hacerlo, aparece la pulsión humana por imaginar y desear una historia posible, con un desarrollo y final distinto, más cercanas al sentimiento que a la razón; o lo que parece igual, para darle la razón al sentimiento. Sin afán de ser verdades, estas historias son las versiones del mundo de quien cuenta; versiones que igualmente nos relatan UN mundo. O varios. Después de todo, hay tantas versiones como contadores de historias.

Todas las historias son importantes y necesarias: la oficial, la revisada y las versiones. Todas son reflejo de un momento, todas enseñan algo. De la confrontación de las mismas se pueden generar preguntas muy interesantes con respuestas que pueden serlo aún más. Y si las formas son las justas y apropiadas motivarán el interés y el diálogo de muchos que ahora poco parecen interesarse por lo que pasó o por el dogma. Si eso logra el no pensar en “una” sino en “las” historias, ya será ganancia.

Fundamental que desde los medios de comunicación, la creación artística, las escuelas y universidades, se fomente el interés por la historia y por las historias. Por contarlas y por escucharlas. Por verlas. Por dudar, por generarse preguntas. Por no dejarnos doblegar por el cinismo adulto de quien cree saberlo todo.

Pd: Y hablando de historias, se estrena en estos días en la televisión regional la miniserie El Buen verdugo, dirigida por Iván Wild y coproducida por la Universidad del Magdalena. La factura y calidad estética y narrativa de la serie son admirables. Recomendada en todo sentido.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1