El Heraldo
Hansel Vásquez
Colombia

Transmitiendo ‘En Vivo’: una estrategia para proteger los derechos

A través del ‘streaming’, los jóvenes han viralizado las situaciones que viven en las manifestaciones del paro nacional en Colombia.

Barranquilla, 5 de mayo de 2021, hora 2:22 p.m. Era el comentario que saltaba en la pantalla de más de 7.000 personas que a través de su Smartphone seguían la transmisión ‘En Vivo’ en la red social Instagram en la que quedó registrada el momento exacto en que el joven Cristian Barrios quedó lesionado en medio de los choques que hubo entre la fuerza pública y los manifestantes en el barrio Boston de Barranquilla.

Tras la pantalla y desde cualquier lugar distante se podía sentir, como si se estuviera presente, la angustia de los manifestantes, el desespero de los allegados y el temor del Escuadrón Antidisturbios que inmediatamente cesó la ofensiva. En ese momento, jóvenes y uniformados hacían parte del mismo equipo: colombianos unidos para auxiliar a un compatriota lastimado.

Para los jóvenes, trasmitir ‘En Vivo’ lo que sucede en cada una de las manifestaciones se ha convertido en su manera de decirle al mundo lo que sucede desde el corazón de los que se encuentran “en pie de lucha”. Las transmisiones que realizan son viralizadas por influencers y artistas como Residente y Adriana Lucia que han puesto al servicio su plataforma de millones de seguidores para visualizar la situación de orden público que atraviesa el país.

Diego*, uno de los jóvenes que día a día registra los sucesos de las actividades enmarcadas en el paro nacional, le dijo a EL HERALDO que “es importante hacer los registros ‘En Vivo’, porque los jóvenes nos sentimos censurados, sentimos que las grandes plataformas muestran una realidad distante a la que vive el pueblo, es nuestra forma de mostrar la veracidad de las cosas y demostrar que es real que estamos viviendo una represión por parte de las fuerzas armadas”.

Agregó el joven que “en una era digital en la que la información está al alcance de la inmediatez, compartir esta información ha ayudado a registrar ataques violentos ‘En Vivo’ que nos ayudan a que la comunidad internacional vele por la garantía de nuestros derechos fundamentales”.

El pasado 06 de mayo José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, a través de su cuenta de Twitter pidió explicaciones al ministro de Defensa, Diego Molano, por hechos registrados a través de una transmisión ‘En Vivo’.  “Colombia: Con testigos presenciales y verificación digital de videos hemos corroborado el uso de tanquetas con lanzadores de proyectiles múltiples dirigidos a manifestantes. Es un arma peligrosa e indiscriminada”, escribió Vivanco.

Un análisis

Mario Morales, docente de la Universidad Javeriana y analista de contenido digital y redes sociales, explicó a esta casa editorial que si bien las redes sociales han perdido valor de validación de la información por el tema de las bodegas y los llamados ‘bots’ –cuentas falsas que replican información automáticamente-, si hay otras herramientas que le dan veracidad al uso y fondo que hace un usuario de sus contenidos digitales.

“Desde el 2001, cuando en el oriente del planeta las redes sociales se empezaron a usar como herramienta de creación de comunidad, estas han demostrado que son eficientes en tanto que comparten fundamentalmente emociones, creencias. Hay redes sociales que tienen sesgos e ideologías y el problema de las redes es que el usuario busca, lo que quiere que le digan las redes”, explicó refiriéndose al uso de las herramientas digitales en el marco del paro nacional.

Agregó el analista de redes que “las transmisiones en tiempo real, a veces no hablan de lo real, sino desde un encuadre y una perspectiva de esa realidad y ese es el riesgo que se tiene al publicar y al consumir. Los contextos que tiene quien publica son distintos al del que recibe, un contenido que una persona recibe desde la sala de su casa en total tranquilidad, tiene una consecuencia distinta a la de alguien que recibe en el furor de una manifestación. Entonces, si han sido eficientes para generar comunidad, conversación y para quitar el filtro de eso que otros no publican, pero eso lleva fácilmente a que la información que circula en la red no tenga a veces el suficiente contexto”.

El verdadero problema, recalcó Morales, es que “hay quienes aprovechan para filtrar desinformación, subinformación y se utilice la manipulación para engañar con fines específicos. Pero lo fundamental y el valor de las redes es que son libres y no tienen control, las redes crecen porque los contenidos circulan sin censura, pero hay que hacer un adecuado uso del contenido que tiene que ver con la educación”.

Puntualizó que “se necesita una alfabetización, las escuelas y universidades están al mora de ponerse al día con la alfabetización en el consumo, producción y gestión de los contenidos digitales. El mundo debe saber que uno es responsable tanto de lo que publica como de lo que comparte, el ciudadano debe saber que tiene una responsabilidad, su obligación no es confirmar, esa es el trabajo del periodista, su obligación es que lo que comparte tenga un grado de responsabilidad y que la asuma antes de divulgar la información”.

Los movimientos sociales en los tiempos de Facebook, Instagram y Twitter

La historia de la humanidad desde siempre ha estado enmarcada por los movimientos sociales y las grandes manifestaciones que han logrado que, para bien o para mal, la sociedad cambie radicalmente.

Sin embargo, tanto la cantidad como la relevancia de estas manifestaciones masivas se han multiplicado en los últimos años. Grandes fenómenos sociales como la denominada ‘Primavera Árabe’ o el Movimiento 15-M en España han provocado cambios políticos clave en muchos países.

Todos estos episodios se repiten una y otra vez y siempre con un elemento clave: las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea.

La llamada ‘Primavera Árabe’ ha inspirado numerosos análisis sobre los efectos de las redes sociales en la constitución de movimientos de protesta antidictatoriales, pues fue a través de esta que los grupos sociales se organizaron y lanzaron un S.O.S al mundo que fue exitosamente correspondido.

De igual forma, el caso de Túnez, donde fue derrocado el presidente Ben Ali, también enmarcado en el movimiento de 2010.

Ese período de protestas en favor de la democracia y la libertad en países tan diversos como Egipto, Libia, Omán, Marruecos o Siria. Logrando la caída del régimen de Hosni Mubarak en Egipto demostró la valía de las redes sociales en las dinámicas de cambio social.

La no censura de los contenidos, y el valor del ciudadano como prosumidor (la capacidad de poder responder a un contenido) ha logrado que estas se conviertan en la plataforma elegida por los jóvenes a la hora de expresar su realidad social. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.