El Heraldo
Archivo
Colombia

El dossier criminal de ‘El Paisa’, cabecilla de la Segunda Marquetalia

Desde Venezuela, asumió el control del GAO-r E-48 o “Los Comandos de Frontera” ubicados en el departamento de Putumayo.

El nombre Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, de 57 años y oriundo de Remedios, Antioquia, se hizo célebre en Colombia por la dureza de sus acciones armadas.

Desde su separación del proceso de reincorporación y reincidencia en las armas, asumió como uno de los líderes de la “Segunda Marquetalia”. Desde 2019 trató de avanzar en la reorganización de estructuras en Huila y Caquetá y de conformar células terroristas urbanas con impacto en ciudades como Bogotá, Medellín, Neiva y Cali

Su trayectoria criminal era de más de 35 años en las extintas Farc-EP. Era el articulador de planes terroristas, así como el encargado de la conformación y entrenamiento de “comandos”.

En 1996 fue designado por el secretariado de las extintas FARC como cabecilla de la columna Teófilo Forero Castro y desde el 2008, hizo parte del Estado Mayor Central de las extintas Farc. Durante la zona de distensión (1998 – 2002), logró consolidar capacidades en la Columna Teófilo Forero Castro.

Fue el máximo dinamizador de las acciones de mayor impacto contra la Fuerza Pública, el sector estratégico, la población civil y personalidades del país y tenía conocimientos en aeronáutica, al parecer como piloto de helicópteros, experiencia que puso al servicio del narcotráfico antes de su vinculación a las extintas Farc-EP. 

Se vinculó a las extintas Farc-EP en los años 80 a través de alias Arnulfo Tres Pelos, ex integrante del Estado Mayor (muerto) en Antioquia. Su perfilación como “mando” le permitió escalar rápidamente por su orientación criminal y terrorista. 

En enero de 1989 fue retenido por autoridades en Kingston (Jamaica), en compañía de Álvaro Eduardo Benavides Velásquez y Eulises González Mesa, a quien se les incautó un cargamento de 250 ametralladoras, 10 morteros y 60 granadas que en su momento fue valorado en alrededor de US$4.000.000, armas que tenían como destino las extintas Farc-EP.

Su capacidad criminal le permitió tener el control del tráfico de drogas y armas, homicidios, secuestros y la conformación de “comandos terroristas”. Además fue cercano a integrantes del extinto Secretariado de las Farc-EP, especialmente a alias El Monojojoy y Manuel Marulanda Vélez.

En mayo de 1995 se desempeñó como segundo cabecilla del frente 14 de las extintas Farc-EP, con influencia en el departamento de Caquetá y en 1999 se confirmó su designación como cabecilla principal de la columna Teófilo Forero Castro. 

Entre los hechos de mayor impacto que se le atribuyen figura el homicidio del General en retiro del Ejército Nacional Crispiniano Quiñones en La Vega (Cundinamarca), el 27 de febrero de 2000.

El 7 de mayo de 2000 ejecutó además un atentado terrorista contra un colectivo de pasajeros en la vía de Campoalegre - Gigante en Huila, donde murieron 6 personas calcinadas y 8 más resultaron heridas. Confundieron el colectivo con una patrulla de la Policía Nacional.

También se le atribuye el homicidio del General en retiro de la Policía Nacional Saulo Gil Ramírez Sendoya, en Garzón (Huila), el 10 de julio de 2000.

Fue responsable del secuestro de quince personas en el Edificio Miraflores de Neiva (Huila), el 26 de julio de 2001, entre ellas los familiares del Senador Jaime Lozada.

El 27 de enero de 2001, ejecutó el homicidio del diputado por el departamento del Caquetá Andrés Páez, en el sitio conocido como la Nariz del Diablo. 

Se le atribuye además  la activación de “carro bomba” contra el Club El Nogal en Bogotá el 7 de febrero de 2003. En el hecho murieron 35 personas y 135 más resultaron lesionadas.

Así como el secuestro de tres ciudadanos norteamericanos el 13 de febrero de 2003, en zona rural de Florencia (Caquetá), posterior al derribamiento de la aeronave en que se movilizaban. 

Fue el responsable del magnicidio del Gobernador del Huila Jaime Lozada Perdomo en cercanías a Hobo (Huila), mediante activación de explosivos contra su vehículo, el 3 de diciembre de 2005. Así como del homicidio de nueve  concejales de Rivera (Huila), el 27 de febrero de 2006.

El 27 de abril de 2006, secuestró y ejecutó el homicidio de Liliana Gaviria, hermana del ex presidente César Gaviria Trujillo. También fue responsable del secuestro y posterior homicidio del Gobernador del Caquetá Luis Francisco Cuellar, el 21 de diciembre de 2009. 

Antes de su salida del proceso de reincorporación, alias El Paisa buscó incluir en los listados de los guerrilleros que se reincorporarían, a delincuentes que no hacían parte de la guerrilla, pero que habían realizado actividades criminales para las Farc-EP.

En febrero de 2019, alias Gentil Duarte habría señalado que sostuvo reuniones con alias El Paisa en Venezuela, afirmando que sería el articulador del proceso de reorganización de estructuras GAO-r en Putumayo (grupo autodenominado Sinaloas) y que tendría en promedio un grupo de 250 integrantes.

En 2019, se conoció que 'El Paisa' permanecía en el Estado Apure, frontera con Arauca. Habría manifestado que la negociación de paz con el Gobierno nacional sirvió para “sacudir” a las Farc y salir de sus “miembros parásitos”. 

El 3 de agosto de 2018 a través de información aportada por integrantes del esquema de seguridad, se conoció que habría abandonado la zona junto a alias Iván Márquez. El 14 de agosto se registró el desistimiento de las medidas de protección asignadas por la UNP.

Rol de Alias El Paisa como cabecilla de la Segunda Marquetalia

Las proyecciones de alias El Paisa desde 2018 y hasta antes de su salida del proceso de reincorporación (agosto 2019) fueron retomar actividades criminales en zonas que anteriormente fueron el epicentro de su despliegue “militar” (Huila, Caquetá y Putumayo).

Durante su estadía en el antiguo ETCR Miravalle de San Vicente del Caguán (Caquetá), avanzó en la restructuración de la extinta columna Teófilo Forero, evidenciándose coordinaciones orientadas al reclutamiento de excombatientes y la reactivación de acciones extorsivas en estas zonas.

Posterior a su salida del antiguo ETCR de Miravalle, habría manifestado el interés de implementar un “nuevo modelo criminal” con impacto urbano contra lo que públicamente catalogó como “la oligarquía”.

Desde Venezuela, asumió el control del GAO-r E-48 o “Los Comandos de Frontera” ubicados en el departamento de Putumayo y el grupo armado, ratificó su alineación con la “Segunda Marquetalia”, a través de lo que denominaron como el “manifiesto de frontera”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.