El Heraldo
Captura de pantalla
Colombia

Autodefensas no hubieran crecido sin apoyos: ‘expara’

Pastor Alape, Jhóverman Sanchez, de las Farc, y Carlos Moreno quien perteneció al ELP, ACCU y Clan del Golfo reconocieron hechos en esa zona del país.

Como parte de la ruta de reconocimiento de Rodrigo Londoño y Salvatore Mancuso, anunciada por la Comisión de la Verdad el pasado 18 de marzo.

Tres enemigos históricos: Pastor Alape, de las Farc-Ep; Jhóverman Sanchez ‘manteco’, de las Farc-Ep; y Carlos Antonio Moreno ‘Nicolás’, segundo al mando del Clan del Golfo y exmiembro de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) acudieron ante la Comisión para manifestar su propósito de contribución a la verdad respecto a la guerra en el Urabá Antioqueño. 

“Queremos oír de los contribuyentes, que nos ayuden a entender por qué actuaron así, que relación hubo con empresarios y políticos, pero sin generalidades. Recordando que la Comisión de la Verdad no es un juez, no es un espacio para estigmatizar, es para comprender por qué llegamos a ese punto de violencia”, mencionó Francisco de Roux, presidente de ese órgano de la Justicia Transicional, antes de iniciar el encuentro.

El primero en realizar su intervención fue Pastor Alape, quien mencionó “llegar ante la comisión con el mayor respeto y reverencia con las victimas a seguir aportando verdad para lograr mitigar el dolor y sufrimiento de estas”.

“Es complejo, muy doloroso hoy hablar de cómo avanzar en estos relatos cuando estamos haciendo nuevos relatos, de nuevas victimizaciones son más de 280 firmantes del acuerdo de paz asesinados y estamos repitiendo ese ciclo de cuando el ELP se desmovilizó en el Urabá. Es doloroso que cinco años después de ese acuerdo que habría dado esperanza de paz, se sigan presentado masacres y asesinato de líderes. Es doloroso, porque aquí estamos hablando de reconocer una guerra de un periodo y todos los días hay nuevas víctimas”, dijo Alape.

Agregó el exmiembro de las extintas Farc que “Construir la verdad se hace desde el dolor de las víctimas y la responsabilidad de quienes hicieron la guerra. No venimos a justificar lo que paso, venimos a contar la verdad desde el marco en que ocurrieron los hechos”. Asimismo, los tres comparecientes concordaron en que “reparar con la verdad a las víctimas es la principal motivación” para hablar ante la Comisión.

En su relato Carlos Antonio Moreno ‘Nicolás’ contó que “yo fui reclutado a los 14 años por el EPL y fui trasladado con los hermanos Castaño por un acuerdo que hicieron con el comandante Giovanny, que fue el que nos entregó a aproximadamente 54 hombres. Allí hubo lo que siempre he llamado una ‘falsa desmovilización’, porque el comandante castaño nos dice ‘yo no los puedo dejar, me toca entregarlos al gobierno y hacer una desmovilización con ustedes’”.

Relata Moreno que fueron transportados de una finca de San Pedro hasta la Finca Cedro Cocido en Montería, Córdoba, donde fueron entregados a la Fiscalía.

“Yo aún era menor de edad, la Fiscalía me puso un año más para pasarme como mayor de edad, me ponen a mí la edad para hacerme acreedor de unas tierras y después de las tierras nos regresaron a la finca de los Castaño y empiezan las ACCU.  El himno del EPL, los principios del EPL, todo pasó a ser de las autodefensas y empiezan los enfrentamientos con la guerrilla de las Farc, empiezan las masacres, los desplazamientos forzosos, las vinculaciones con las fuerzas militares para combatir el enemigo que llamábamos enemigo en común”.

Reconoció que “las autodefensas solas no podían subsistir, ni expandirse, sin el apoyo de todos los gremios no hubiéramos podido ser el grupo tan grande y temeroso que fuimos, ni causar el temor que causamos”. Asimismo explicó que  “el empresario se veía asfixiado por la guerrilla y llegaban donde los Castaño a pedir seguridad, así era la alianza empresariado autodefensas. La guerra tiene un fin lucrativo, nosotros combatíamos la guerrilla, la alineábamos al monte, los ganaderos se aliaban con nosotros con el fin de conseguir las tierras más económicas también”.

De igual forma relató que “los Castaño nos daban la orden de sembrar terror, de hacer masacres y desplazamientos para dejar la zona sola y quitarle información y apoyo al enemigo que en este caso era las Farc”. Moreno señaló, además, que “tropas de la brigada 17 del Ejército nos daban las litas de las personas que debíamos sacar. Algunos comandos especiales nos apoyaban cuando teníamos enfrentamientos muy grandes”.

Por su parte, Jhóverman Sanchez, continuando el relato aseguró que durante los años 1994 y 1995, además de los grupos armados ilegales el territorio en el Urabá también era disputado por el DAS. “El DAS era una agencia de sicarios en el Urabá que asesinaban campesinos y líderes que si no compartían las políticas de partidos tradicionales eran objetivos de estos”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.