El Heraldo
Sociedad

El papel de los padres en la prevención del ciberbullying

Por recomendación de los expertos, los padres deben enseñar a sus hijos a identificar determinadas señales para evitar el acoso cibernético.

Esconderse detrás de perfiles falsos para responder historias en Instagram y opinar sobre su físico es una de las situaciones de acoso más recurrente entre los adolescentes de esta generación. En esa etapa donde se está en plena “construcción de la identidad” se pueden desencadenar algunos problemas que afectan la parte psicosocial de los menores. Así como este caso, son muchos los que conoce Olga Hoyos De los Ríos, psicóloga de familia.

La experta afirma que en el contexto del ciberacoso o ciberbullying (conocido como acoso en entornos digitales) un niño puede volverse victimario sin premeditarlo, “su personalidad moldeable” no le permite discernir entre lo bueno y lo malo hasta cierta edad, es allí donde pone de manifiesto por qué el papel de los padres es de vital importancia.  

“En el caso de la familia, esperamos que los padres ejerzan la influencia suficiente para que estos niños tengan una buena comunicación con ellos hasta el punto de que cuenten con confianza lo que les pasa”.

Hoyos, que a su vez es docente de Psicología, dice que es complicado pedirles a los niños que limiten el tiempo en los dispositivos electrónicos, porque lo considera como un llamado de atención “tradicional”, ya que en el contexto actual el consumo de la tecnología “se ha desfasado”.

El ciberbullying se “incrementa” porque cada vez hay más redes sociales. Se puede pasar desde el plano académico con burlas o humillaciones dentro de las clases virtuales, hasta ridiculizar públicamente al niño por las plataformas digitales masivas.

De acuerdo con la profesional, con los menores se intenta estar ahí acompañándoles porque la nueva dinámica de las clases no es fácil para todas las familias.

“En ocasiones no podemos estar presentes con los niños en las clases para supervisar lo que está pasando, pero el mensaje claro es que la familia muestre su posición de la no tolerancia frente a estos casos”.

Un riesgo

Respuestas nerviosas, cambios repentinos de humor, variaciones en su físico (bajar o subir de peso) o miedo a relacionarse en un contexto presencial son algunos de los síntomas que deben alertar a los padres, advierte la especialista.

En cuanto a las consecuencias, se pueden presentar en distintos niveles la sensación de miedo, sobre todo por el hecho de desconocer al agresor detrás de la pantalla, que no es necesariamente un menor de su misma edad, sino que puede ser un adulto en búsqueda de otros intereses más oscuros.

“El niño se sentirá expuesto y se puede definir en que este tenga sentimientos de depresión, desconfianza, baja autoestima, soledad y en casos extremos deseos de atentar contra su propia vida”, detalló Hoyos.

‘Te protejo’

Los niños y jóvenes no deben acostumbrarse a que comentarios ofensivos lleguen a la barra de notificaciones de su celular. Esta es una de las luchas de la iniciativa ‘Te protejo’, de MinTIC, que trabaja de la mano con Red PaPaz. Su objetivo es velar por la integridad de los menores en Internet. 

“No se debe normalizar el acoso. Es importante hacerles saber a los niños desde la primera infancia que cuando se hace una broma y la persona a quien le haces la broma se siente herida está mal”, afirma Judy Benavides, gestora de Incidencias de Red PaPaz.

De forma preventiva, los padres deben servir de ejemplo para los niños y explicarles los riesgos que suponen las redes sociales y la importancia de la intimidad. Recuerda Benavides que la parte educativa que se daba en el entorno físico migró a los espacios virtuales y con ello los riesgos también.

En 2020, según el registro de ‘Te protejo’, se presentaron 21.864 reportes, de los cuales el 92% tenían que ver con algún riesgo digital. Siendo una guía para los padres, Benavides explica que hay varios tipos de riesgo digital, entre esos: de contenido, de contacto, de conductas y contractuales. Al estar hablando de la estancia en la red se refiere a los dos primeros.

Riesgo de contenido, señala, es aquella información que expone a los niños y que no están preparados para recibir. Se encuentra en la publicidad con información de pornografía que naturaliza conductas sexuales. Otro tipo de riesgo son los discursos de odio de los que pueden ser partícipes en las redes sociales, distorsión de la imagen corporal, información de la salud, trastornos alimenticios, entre otros.

Sobre el riesgo de contacto señala Benavides que se da cuando niñas, niños y adolescentes tienen una interacción con alguien que no tiene buenas intenciones y este tercero puede ser un adulto. La persona que los contactó puede tener alguna intención de generar contenido sexual. “La dinámica es una interacción a través de redes sociales y citar un encuentro”.

Recomendaciones

“Antes los niños cuando los hostigaban en el colegio llegaban a su casa y se sentían a salvo, pero ahora los victimarios los tenemos 24/7, entonces los niños sienten que la agresión tiene presencia incluso en lugares que consideraban antes seguros”, comenta la psicóloga Viviana Quintero.

Para la profesional, un caso de esta magnitud, por pequeño que sea, nunca se debe tomar “como un juego de niños”, porque si hay alguien que se siente lastimado se debe frenar la situación.

Explica que los papás no deben dañar la confianza que han construido sus hijos hacia ellos, por lo que en medio de la desesperación por situaciones como estas no los deben espiar. Lo ideal, según la experta, es conversar y hacerles saber que “independientemente de lo que suceda” siempre estarán para ayudarlos.

Si el ciberacoso tiene alguna relación con el ámbito educativo es necesario informarlo a la institución para que se activen los protocolos correspondientes de acuerdo con las normas de convivencia escolar, agrega Quintero.

Si se sale del contexto escolar, lo primordial es en lo posible tomar el control de las redes sociales del niño acosado, evitar al máximo el contacto con los agresores y generar nuevos perfiles luego de que haya pasado el peligro, añade.

Para identificar las señales de un ciberacosador es necesario hacer una retrospectiva de cómo se le está acompañando a los menores en los espacios digitales. Los padres deben hacer seguimiento en sus redes sociales como un seguidor más, teniendo como base la confianza, advirtiendo a los menores previamente que no está bien hablar con personas desconocidas.

Denuncias

 Si el caso trasciende a un plano muy grave en el que haya incitación a explotación sexual u otro tipo de abuso, la recomendación de Benavides es dejar intacto el material probatorio que pueda ayudar a identificar el paradero del victimario y presentarlo ante la Fiscalía o ante las líneas de atención de ‘Te protejo’ (línea gratuita 01-800-0914014 o minticresponde@mintic.gov.co).

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • ciberbullying
  • acoso cibernético
  • padres
  • niños
  • señales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web