El Heraldo
Natalia genera contenido en la aplicación de Instagram hace cuatro años.
Laura Chapman
Sin photoshop

La psicología que impulsa a la ‘foodie’ cartagenera Natalia Vidales

Esta amante de la buena mesa convirtió su pasatiempo en trabajo y hoy cuenta con una comunidad de más de 50 mil personas en su Instagram.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Hubo una época en la adolescencia de Natalia Vidales en que le importaba conocer qué era lo que estaba comiendo y lo fotografiaba. Tiempo después cambió su enfoque y se centró en coleccionar los recuerdos de los restaurantes que visitaba. Hasta que un día la memoria de su celular no dio abasto y empezó a publicarlas en su Facebook para no perderlas. En esa red social empezó a recibir comentarios positivos de sus seguidores, así que decidió que restaurante que visitara, plato de comida que publicaba.

Han pasado diez años desde que empezó a publicar su contenido gastronómico por hobby y hace dos años es su principal sustento económico. 

Natalia tiene una cuenta en Instagram (@chewingismycardio) en la que actualmente la siguen más de 50 mil personas. También tiene una página web y un canal de YouTube en el que publica contenidos gastronómicos variados y que recientemente estrenó.

Antes de lograr todo esto, Natalia tuvo que tomar una decisión radical. Tras graduarse de la universidad como psicóloga, vivió dos años de incertidumbre al no encontrar trabajo en su campo, pero encontró en el modelaje una forma de generar ingresos.  Un día, cansada de la rutina de trabajar en algo que no le llenaba completamente, renunció para dedicarse 100 % a generar contenido gastronómico en redes sociales y hacer de él su proyecto de vida. 

“En ese momento vivía con mis papás y me pude dar el lujo de renunciar. Ellos me dieron apoyo en todo. Al principio invertía bastante porque yo salía a comer, pagaba todas mis cuentas, y duré dos años creando el contenido, dándome a conocer tanto en la comunidad como en las marcas y restaurantes. Todo poco a poco fue cogiendo forma, pero nunca me imaginé llegar a donde estoy; sé que aún me falta mucho por alcanzar”.

Este 25 de julio su cuenta cumplirá cuatro años desde su creación. Esta cartagenera, de 29 años, primero tuvo que ganar la confianza para que su contenido obtuviera la credibilidad necesaria para  sostenerse. Se encargaba de contactar a los restaurantes, visitarlos y gestionar los permisos para grabar y tomar fotografías dentro del lugar. Natalia resalta que “nunca le ha gustado nada gratis” y “siempre” va con la intención de pagar cada plato que degusta. Sin embargo, por su actual posicionamiento, ahora son las marcas quienes la buscan para trabajar y le ofrecen sus platos para que los muestre en su cuenta de Instagram.  

“A lo largo de estos años no solo me he concentrado en perfeccionar mi contenido, sino que también estoy muy presente en las relaciones con mi comunidad, que para mí no son seguidores, sino como mis amigos. Siempre estoy pendiente de estar con ellos, de responder los mensajes. No me ven como una influencer más”.

Más que el reconocimiento, a esta foodie (apasionada por la comida) cartagenera le importa que su contenido “sea orgánico y natural”. No le gustan las apariencias y, desde sus inicios, ha tratado de ser honesta con su público, pues sabe que lo que ella publica genera un impacto en su audiencia que se motiva a visitar los lugares y platos que recomienda.

Para Natalia “no hay mayor placer en la vida que comer”. Disfruta de la variedad gastronómica, pero destaca entre sus favoritas la cocina asiática. Según ella, “no hay una mejor manera de conocer la cultura y el lugar que a través de la gastronomía”

 

Natalia posa en el centro histórico de su ciudad natal, Cartagena. Eduardo Zúñiga
Sus producciones

Otra de sus pasiones es la fotografía. En el colegio Natalia era la encargada de tomar las fotos del anuario y se convirtió en la fotógrafa de cada reunión social a la que asistía con su cámara. Durante un intercambio universitario hizo un curso en esta área y profundizó sus conocimientos. Esto le sirvió para su proyecto de vida, pues pudo fusionar sus dos pasiones: la comida y la fotografía.

Con lo aprendido empezó a producir su contenido. Ella lo describe como “un trabajo duro” por todo el proceso que implica una publicación. Antes de lograr la foto ideal ella debe encontrar el mejor ángulo, la mejor iluminación y planear la información que la acompañará. 

La cartagenera cuenta que puede demorarse casi todo un día cocinando, grabando y editando los contenidos.  Una de sus metas a corto plazo es contratar un equipo de producción para que la apoyen en su contenido y aumentar el número de recetas que cocina, pues actualmente ella sola solo puede hacer hasta dos por día.

De su experiencia en redes sociales ha aprendido a “ser más paciente” y a “tener mucho más tacto” con lo que comunica en sus publicaciones e historias.

“Por más que siempre quiero ser natural, orgánica y sincera hay que entender que te están viendo cientos de miles de personas y que uno no puede decir cualquier babosada en redes o dar un mensaje mal dicho o con desinformación porque puede influir en las personas negativamente y no es la idea”.

También es consciente de la inestabilidad que existe detrás de trabajar en las redes sociales. No cuenta con un ingreso fijo, este varía mensualmente, pero se arriesga porque lo disfruta y le llena.  Hoy día la cartagenera está incursionando en YouTube con su canal y allí publica videos sobre gastronomía junto a varios chef, personajes reconocidos y recetas.  

Espera empezar la gira por Colombia que tenía planeada para el año pasado, pero que tuvo que pausar por la pandemia. “Lo que quiero ahora es viajar por Colombia, conocer la gastronomía y comerme al país”, finaliza Natalia.

El balance

Al trabajar con comida sabe que debe cuidar su salud y llevar un balance. Se apoya en su hermano, quien es entrenador y le ha enseñado a “tener una mejor relación con la comida”. Ahora entiende que para estar saludable “no es necesario matarse de hambre o mantenerse a dieta”, así que  lo complementa con ejercicios.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Instagram
  • Influencer
  • comida
  • Recetas
  • redes sociales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.