El Heraldo
El técnico Luis Amaranto Perea dando indicaciones en un entrenamiento.
Cortesía
Rincón Juniorista

¿Luis Amaranto seguirá moviendo sus fichas?

El técnico del Junior probó un sistema nuevo ante Millonarios y le dio resultados. Tiene los jugadores para seguir variando el módulo.

En medio de un Junior marcado por la irregularidad en su juego, Luis Amaranto Perea juega al ‘ajedrez’ en la búsqueda de un mejor funcionamiento, mayor dinámica y solidez que redunde en resultados más estables.

Barranquilla es una plaza especial. Acá no solo vale sumar puntos. En Junior el cómo es tan importante como el resultado. Así lo evidenció, por poner un ejemplo, Luis Fernando Suárez, cuando su equipo, invicto —17 fechas sin perder— y clasificado a las finales de la Liga —lo dejó cuarto en la tabla de posiciones, a una fecha del final de la fase ‘Todos contra todos’—, recibía críticas de todos los costados, porque simplemente el fútbol que practicaban no convencía y sufría de ‘empatitis’ (12 igualdades). 

Y así también lo está viviendo Luis Amaranto Perea, luego de un buen inicio ‘matemático’, pero no seductor, porque su equipo, si bien suma puntos, no termina de enamorar al hincha rojiblanco, exigente por naturaleza.

Cuando los buenos resultados dejaron de aparecer, llegó la crítica justificada, porque ya no solo se jugaba mal, sino que también empezó una caída libre en la tabla que por poco saca al ‘Tiburón’ del ‘grupo de los ocho’.

Es por eso que Amaranto, con el agua hasta el cuello, decidió reaccionar (por fin), en búsqueda de eso que tanto anhela el hincha rojiblanco, que Junior, con una de las nóminas más costosas del país (o la más costosa), juegue a la altura de esa responsabilidad.

Ante Millonarios cambió de módulo. Pasó del 4-2-3-1 habitual —con dos jugadores cabeza de área, dos extremos y un creativo— al 4-3-3, dándole un poco más de equilibrio a su equipo en el centro del campo con jugadores, en el papel, de buen pie, pero que también ayudan en labores defensivas cuando el equipo lo requiere, como Fabián Ángel, Larry Vásquez y Juan David Rodríguez.

Y el experimento, por lo menos en ese partido, funcionó. Junior venció 2-0 a un rival fuerte como Millonarios, en el ‘Metro’, y mostró destellos de mejoría en su juego, sin llegar aún a convencer del todo.

Ahora, este sábado frente a Patriotas, en la altura de Tunja, el técnico rojiblanco tiene la posibilidad de afianzar ese nuevo sistema o probar otros, dependiente ahora del rival que tendrá al frente y de la plaza. Con la nómina que tiene Junior, Amaranto tiene la ventaja de poder jugar al ‘ajedrez’, aferrado siempre a una idea de juego, ser protagonistas con el balón.

Rubén Hernández Castro

Distintos Módulos

EL HERALDO muestra tres posibles sistemas que podría utilizar Junior en lo que resta de temporada. Uno es el habitual 4-2-3-1, con Miguel Borja —cuando se recupere— como hombre en punta, Teo de mediapunta y dos extremos de ida y vuelta, Hinestroza y Sambueza.

En zona medular, dos volantes de buen pie que se han ido afianzando poco a poco como Fabián Ángel y Juan David Rodríguez, y atrás los de siempre, Viáfara y Fuentes como laterales y Mera acompañado por otro central, que deberá salir del tridente Dany Rosero, Jefferson Gómez y Willer Ditta. En manos del DT está el escoger el que mejor esté, el que mejor complemente a su pareja y el que mejor se adapte a la idea que quiere en el centro de la zaga.

Hoy por hoy los tres han mostrado picos altos y bajos de rendimiento. Rosero va bien arriba, pero genera dudas con el balón en los pies y en la concentración. A Gómez las lesiones y la falta de fútbol le ponen una incógnita y Ditta ha perdido confianza y seguridad, lo que le ha pasado factura cuando recibe la oportunidad de ser titular, aunque se vio bien ante Millonarios.

Otro sistema de juego aplicable para este Junior podría ser el 4-3-3 que se usó ante Millonarios. Con ese módulo se le brinda más equilibrio al mediocampo, sacrificando un hombre en ataque, pero anexando otro al tridente del centro del campo.

Este módulo se asemeja al que Junior utilizó en el subtítulo de la Copa Sudamericana 2018 —en sistema, más no en nombres—, de la mano de Julio Comesaña, con tres volantes (Luis Narváez, James Sánchez y Víctor Cantillo), un creativo (Jarlan Barrera), un mediapunta (Luis Díaz) y un hombre en punta (Teófilo Gutiérrez). Obviamente Rodríguez no es Cantillo ni Hinestroza es Díaz.

Y por último está el 4-3-1-2, con dos hombres de ataque, idóneos para Teo y Borja, y un creativo, que por características debería ser Fabián Sambueza. Este modelo también brinda equilibrio en el medio con Ángel, Rodríguez y Vásquez, volantes llamados a ser de dos áreas por sus condiciones técnicas.

Junior, en el ‘ecuador de la Liga’, afronta desde mañana la curva descendente, la recta final, el tramo decisivo, donde espera no solo asegurar la clasificación sino armar un equipo competitivo que pelee por el título local y pueda asegurar el cupo a la fase de grupos de la Copa Libertadores, donde primero deberá pasar dos fases previas exigentes. Amaranto tiene las fichas sobre la mesa, le toca saberlas mover.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Atlético Junior
  • Luis Amaranto Perea
  • FPC
  • Dimayor
  • Liga Betplay Dimayor
  • Liga Betplay
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web