El Heraldo
Shutterstock
Mascotas

¿Cómo saber si su mascota tiene un embarazo psicológico?

Esta es una situación que requiere del  acompañamiento del cuidador. La mascota experimentará síntomas como abdomen inflamado y aumento del tamaño de las mamas.  

Todos amamos a nuestras mascotas. Por ejemplo, si tienes un perro, seguramente te interese cuidar su pelaje, su alimentación y su felicidad. Sin embargo, no siempre tenemos en cuenta algunos problemas inesperados, como ocurre con el embarazo psicológico en los perros

Se trata de un problema común en las perras después de la pubertad. Los cuidadores no deben de asustarse si observan que la mascota actúa de forma extraña. Tener claros los síntomas de esta enfermedad mental será fundamental para reaccionar de la mejor forma posible. La perra con embarazo psicológico se comportará de forma temporal como si realmente estuviera embarazada. Por ende, estará mucho más cariñosa, e incluso es posible que prepare un nido en el que permanecerá por muchas horas.

Según el veterinario Pablo Gabriel Franco, el embarazo psicológico es un proceso biológico que se da en la hembra canina, generalmente entre tres y doce semanas después del celo. Es un proceso habitual y recurrente, ya que en las perras no existe la menopausia, como sí les ocurre a las mujeres. 

“Así, sin necesidad tener relaciones sexuales, el signo más evidente es que la mascota experimenta un aumento del vientre. En algunos casos, también aparece la leche en las mamas. Todo este proceso dura hasta el próximo celo, generalmente durante varias semanas”. 

¿Cuáles son los posibles riesgos?. De acuerdo con Franco el principal riesgo que puede derivarse de esta situación es que se puede generar un ligero grado de inmunosupresión. “Como la hembra se prepara para recibir un material genético ‘extraño’ proveniente del macho y que no obtiene, pasa a estar más propensa a recibir bacterias y padecer infecciones, como vaginitis, cistitis o endometritis”. 

Sin embargo, lo más habitual es que aparezcan cambios en la conducta de su mascota. Según Franco, las más habituales son el aumento o pérdida de peso, una mayor predisposición a orinar –incluso en lugares poco habituales– y un apego inusual hacia algunos objetos.

“Por ejemplo, es común que las perras confundan juguetes y objetos, como los zapatos de su dueño, con sus deseados cachorros. Por lo tanto, suelen llevarlos a la cama y cuidarlos, aumentando la territorialidad sobre ellos. También es común que algunas perras atraviesen períodos de desánimo y depresión”.

Sobre las soluciones que existen para este problema el médico veterinario sostiene que existen dos soluciones que se pueden implementar. La primera está ligada a la esterilización.
“Generalmente, se realiza a una edad temprana, antes o después del primer celo. Lo ideal es llevarla a cabo antes de los dos años para evitar problemas mayores, como los tumores en el útero o las glándulas mamarias. En todos los casos, la operación debe ser realizada por un veterinario matriculado”.

La otra solución tiene que ver con el acompañamiento que se le realice a la perra durante esos días. 

Básicamente, se trata de generar una serie de cuidados ante esa posible situación con el objetivo de modificar el comportamiento temporalmente. “Por ejemplo, es clave retirar los juguetes y objetos ‘secuestrados’ y distraer a la perra a través del paseo o el juego”, anota Franco. 

El profesional también anota que hay que evitar que se laman los pezones hinchados, pues eso puede fomentar una mayor estimulación en la producción de leche. “Si la sacas a pasear, también deberás intentar que no olfateen a otros perros y así evitar la intensidad de estos síntomas. En cualquier caso, es fundamental que consultes a un veterinario ante la aparición de cualquier síntoma”. 

Síntomas claves

Los síntomas del embarazo psicológico en perros pueden variar mucho en función de la raza o la edad y, normalmente, suelen aparecer entre tres y doce semanas después del celo. La duración del embarazo psicológico en perras puede ser de varias semanas:

* Abdomen inflamado

* Aumento del tamaño de las mamas

* Producción de leche

* Adopción de peluches y juguetes como cachorros

* Inquietud y nerviosismo

* Aumento de la agresividad para proteger el nido

* Aumento del apetito

* Si se produce infección en las mamas o mastitis la perra puede presentar otros síntomas como fiebre o vómitos. Si este es el caso debe ser llevada al veterinario urgentemente, ya que la mastitis puede complicarse.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.