¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

El tesoro estaba ahí

El proyecto para convertir la ciénaga de Mallorquín y la desembocadura del río en foco turístico y ecológico, anunciado esta semana por el alcalde Pumarejo, sería un hito en el proceso de transformación urbana.

Durante años los barranquilleros se quejaron de que le habían dado la espalda al río. Y era así. La cadena de fábricas instaladas a lo largo de la Vía 40, junto al abandono de los caños, impedían a los ciudadanos una conexión natural y cotidiana con la arteria fluvial que daba su razón de ser a Barranquilla.

Esta anomalía histórica se ha superado con la construcción del Gran Malecón y toda la infraestructura vial que lo rodea. Una obra que ha supuesto para la ciudad una poderosa transformación urbana, social y cultural, cuyo impacto ya se ha empezado a sentir.

El anhelado reencuentro con el río ocupaba de tal modo nuestra imaginación, que muy pocos prestaban la atención suficiente a otro tesoro que teníamos ante nuestras narices: nuestra condición de estuario, de punto de confluencia del río Magdalena con el mar Caribe y la Ciénaga de Mallorquín. Un contexto geográfico prodigioso que incluye hasta una playa urbana, Puerto Mocho, que hasta hoy solo aparecía en nuestras conversaciones en épocas electorales como ineluctable destino de los candidatos ‘ahogados’.

Todo este potencial turístico, económico y -sobre todo– ecológico lo ha sabido ver el alcalde Jaime Pumarejo, quien esta semana anunció un ambicioso proyecto para desarrollarlo. Y estamos convencidos de que, si la iniciativa llega a buen puerto, estaremos ante otra obra de profundo impacto en la vida de los barranquilleros.

El proyecto, estimado en unos $300 mil millones, contempla la recuperación ambiental de la ciénaga de Mallorquín, un ecoparque con senderos ecológicos, miradores palafíticos y una zona para la práctica de deportes náuticos y ciclovías. Además, la puesta en marcha de un tren eléctrico que conectará con Bocas de Ceniza y que permitirá a los visitantes contemplar el encuentro del río con el mar. Y, como se dijo antes, la conversión de Puerto Mocho en la playa  barranquillera.

Este plan se inscribe, como lo señaló Pumarejo, en la voluntad de hacer de Barranquilla la primera biodiverciudad del país, como se califica hoy a las urbes que hacen una apuesta decidida por el desarrollo sostenible y por la formación de una conciencia de respeto ambiental entre sus ciudadanos.

Ojalá el proyecto se ponga pronto en marcha, entre otras cosas para rescatar a Malloquín del grave proceso de deterioro en que se encuentra. Y si las cosas salen según lo previsto, los primeros beneficiarios serán los habitantes de la zona de la ciénaga, que hoy viven en condiciones de precariedad.

Al final del camino, lo que quedará es una ciudad que se habrá reencontrado con el río, con el mar, con la ciénaga... En suma, con  el entorno natural al que debe su existencia.

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Derecho a la educación

Esta crisis sin precedentes, que ha dejado en suspenso el aprendizaje de miles de estudiantes de colegios y universidades, es una enorme oportunidad para dar el salto al fortalecimiento de la educación virtual.

Millones de estudiantes d

Leer
Editorial

El Editorial | Ni corruptos ni odiadores

No hay tiempo que perder y las sanciones deben conocerse lo antes posible para cerrarles los espacios a los corruptos y evitar que sigan tejiendo entramados en las etapas de reconstrucción económica que están por llegar.

Falta unidad

Leer
Editorial

El Editorial | Humanidad

En medio de tantas prioridades, no se puede renunciar al universal sentido de la humanidad con los migrantes venezolanos que, por su extrema vulnerabilidad, resultarán más impactados por el embate de la enfermedad.

Treinta y cinco mil

Leer
Editorial

El Editorial | Ausencia de liderazgo

Los gobernantes o dirigentes mundiales no están dando una respuesta común ni liderando una estrategia global para este coyuntural momento o para la pospandemia. Tampoco están articulando acciones conjuntas.

Aterra el inmovilismo de lo

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web