El Heraldo
Editorial

Dos matanzas, doble debate

EEUU está conmocionado por las dos últimas masacres. Al debate sobre el fácil acceso de los ciudadanos a las armas se suma esta vez otra polémica más política si cabe: la del discurso oficial sobre la inmigración.

Dos matanzas ocurridas en un intervalo de pocas horas en dos ciudades de Estados Unidos, que provocaron al menos 29 muertos, han sumido al país más poderoso del mundo, como no podía ser de otra manera, en un estado de  conmoción.

Los asesinatos colectivos en colegios, en templos o en establecimientos públicos no son una novedad en EEUU. Sin ánimo de trivializar una situación trágica podríamos decir que casi forman parte del paisaje de un país donde, según las estadísticas, hay más armas que habitantes.

 Sin embargo, lo ocurrido en esta ocasión –en particular con la masacre en El Paso, Texas, el sábado, que dejó 20 muertos– tiene un elemento que le confiere una dimensión política al caso, en el sentido de que el presunto asesino habría actuado movido por el odio a los inmigrantes mexicanos.

Los críticos de Donald Trump no han perdido tiempo para establecer conexiones entre la matanza y el clima de hostilidad hacia los inmigrantes de países pobres que ha alentado el presidente de EEUU desde antes de llegar a la Casa Blanca. De momento, las acusaciones provienen de algunos opositores demócratas aislados, pero es previsible que  este asunto caldee el debate político en las próximas semanas.

En matanzas colectivas anteriores, lo habitual era que se suscitara de inmediato el debate sobre el fácil acceso de los estadounidenses a las armas. Sin embargo, todos los intentos por abolir la Segunda Enmienda de la Constitución, que consagra el derecho de los ciudadanos a adquirir y portar armas, se han desbaratado ante el poder omnímodo de la Asociación Nacional del Rifle.

Seguramente este viejo debate se reabrirá tras las matanzas del sábado en El Paso y de la madrugada del domingo en Dayton, Ohio. Pero, como decíamos con anterioridad, esta vez la polémica tendrá un foco añadido en  el tema de la inmigración, que Trump ha convertido en uno de los ejes de  su discurso político.

El presidente ha condenado los atentados y ha manifestado que el odio no cabe en EEUU. Sin embargo, un simple repaso a las hemerotecas basta para recordar la cantidad de decisiones y de mensajes en que el mandatario ha evidenciado su animadversión –confusa, arbitraria, temperamental– hacia latinoamericanos, africanos y asiáticos.

Responsabilizar a Trump de la matanza de Texas podrá ser exagerado. Un muchacho desequilibrado, imbuido de adoctrinamiento supremacista y con fácil acceso de armas, puede provocar una masacre en cualquier momento y bajo el mandato de cualquier presidente.

 Sin embargo, cuando desde el propio centro del poder del país se envenena el ambiente con constantes discursos xenófobos, lo mínimo que cabe exigir es moderación y sensatez. Una contención en el discurso del presidente quizá no evite nuevas masacres, pero al menos disiparía cualquier sospecha de que las instituciones ayudan a generar el clima para su perpetración.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | Régimen de Maduro, en la mira

Colombia elevó el tono contra el régimen de Nicolás Maduro. El presidente Iván Duque pidió a Estados Unidos que declare a Venezuela como “país promotor del terrorismo” bajo el argumento de que ofrece protección al ELN y disidencias de l

Leer
El Heraldo
Editorial

El Editorial | En Barranquilla se quedó

La Puerta de Oro lo recibió cuando tenía sus “catorce primaveras”. Siendo apenas un adolescente, Joe Arroyo comenzó a trabajar sin cesar por el sueño de la música, esa que desde las calles del barrio Nariño, en Cartagena, hacía sonar co

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.