El Heraldo
Opinión

¿Dónde está la autoridad?

Bañistas que ignoran olímpicamente la prohibición de usar las playas de Puerto Colombia. Comerciantes destruyen vallas en el Corredor Universitario porque dificultan la llegada de sus clientes. Y nada tiene consecuencias.

Dos hechos ocurridos en las últimas horas deben mover a una reflexión seria sobre las debilidades de la autoridad civil para afrontar situaciones que exigen firmeza y eficacia en la acción institucional.

Los dos hechos se presentaron en jurisdicción de Puerto Colombia. Uno fue la prohibición de utilizar las playas de ese municipio durante el fin de semana pasado, decisión que muchos bañistas ignoraron olímpicamente sin que, por lo visto, hubiera modo de frenar semejante acto de irresponsabilidad.

El otro se presentó la noche del domingo, cuando varios propietarios de puestos de comida situados en el Corredor Universitario rompieron unas vallas de seguridad que impedían a los estudiantes atravesar la autovía sin tener que hacerlo por un puente peatonal instalado unos metros más lejos.

En el primer caso, la Oficina de Gestión de Riesgo había ordenado el cierre de las playas por entender que existía peligro para la integridad de los bañistas tras el coletazo de un tsunami que había golpeado el departamento del Magdalena.

Más allá del debate sobre si ese temor estaba científicamente fundado o no, el hecho es que el sábado y el domingo se produjo una notoria afluencia de bañistas a las playas de Puerto, sin que se apreciara por ninguna parte un esfuerzo serio de las autoridades por  impedirlo.

La Administración porteña reconoce que se vio desbordada, pero echa toda la culpa a la falta de responsabilidad de los visitantes. Un argumento sin duda aceptable, pero solo a medias: lo lógico, cuando desde las instituciones se decide el cierre de unas playas por motivos de seguridad, las autoridades hagan un gran despliegue informativo para comunicar la decisión  a los ciudadanos y, luego, velen debidamente por que la prohibición se cumpla. Ninguna de las cosas se hizo a cabalidad, a juzgar por los resultados.

En el caso del Corredor Universitario, la acción vandálica de los comerciantes que retiraron las vallas no ha tenido consecuencias. Todo lo contrario: ayer, un día después de su desafío a las autoridades, reivindicaban su derecho a vender sus comestibles a los estudiantes, sin que al parecer les importara un bledo que ese derecho lo pueden ejercer sin que los clientes deban exponer su seguridad cruzando una autovía de incesante tráfico. Máxime cuando, a poca distancia, hay un puente peatonal en buenas condiciones para atravesar la vía.

Estas dos situaciones evidencian el largo camino que nos falta por recorrer en materia de institucionalidad. No estamos hablando de ‘mano dura’. Simplemente, de que las autoridades cumplan con eficacia y rigor sus obligaciones, sin ampararse a cada momento en el latiguillo de la “falta de civismo”. Que también la hay en nuestros lares, por supuesto. Y mucha.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

¿Retorno a la Guerra Fría?

Móviles geopolíticos, históricos y económicos enmarcan el conflicto entre Rusia y Ucrania, que lejos de distenderse, cada día toma un matiz diferente, al punto de generar incertidumbre en la comunidad internacional sobre si esta escalada har

Leer
El Heraldo
Editorial

¿Diez años sin el Amira?

La primera pregunta que se le vino a la cabeza a una buena parte de los representantes del sector cultural de Barranquilla una vez EL HERALDO publicó el nuevo cronograma para la restauración del teatro Amira de la Rosa fue si estarían vivos par

Leer
El Heraldo
Editorial

¡Más solidaridad, menos cinismo!

No conocí a Margarita Gómez Márquez, la joven de 25 años, embarazada de seis meses, que apareció golpeada y baleada en una zona enmontada de Galapa, pero, como mujer y madre de una niña, con inmenso dolor escribo estas líneas, devastada por

Leer
El Heraldo
Editorial

Se acaba el tiempo para la APP del río

El anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de aplazar, por segunda ocasión, la apertura del proceso de licitación y publicación de los pliegos definitivos de la APP del río Magdalena, tensa aún más la cuerda de unas relacione

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.