El Heraldo
Céiber Ávila peleando con la camisilla de Yuberjen Martínez. Cortesía
Deportes

¿Por qué Céiber Ávila peleó con camisilla prestada?

El boxeador antioqueño avanzó a cuartos de final en la categoría de 57 kg con el uniforme de Yuberjen Martínez.

¿Céiber Martínez? ¿Céiber Ávila Martínez? Ni lo uno ni lo otro. El boxeador colombiano Céiber David Ávila Segura peleó con la camisilla de su compañero y amigo Yuberjen Martínez frente al africano Everisto Mulenga, el martes en la noche (horario colombiano).

El antioqueño, que venció al contrincante de Zambia por decisión dividida (3-2) y quedó a un triunfo de asegurar medalla de bronce en la categoría de los 57 kilogramos, apareció con una vestimenta con un apellido distinto al suyo en el ring de la Arena Kokugikan, en los Juegos Olímpicos de Tokio.

La situación generó especulaciones y críticas en las redes sociales, muchos colombianos se indignaron y se quejaron de que el pugilista no tuviera uniforme con su apellido en ese combate. Sin embargo, hay una explicación de Céiber al respecto.

“Me tocó usar la camisilla de Yuberjen porque mi uniforme, el día para calificar el uniforme de presentación en el combate, el profe llevó los míos, el azul y el rojo. Cuando me los regresó, solo me dio el azul completo y faltaba la camisilla azul. No la conseguimos. Entonces me dio cosa ponerme otra camiseta, de pronto no podía pasar al combate porque esa fue la que presentamos”, explicó Ávila al final del combate.

Cortesía

Yuberjen me dijo: ‘no maestro, por eso no nos vamos a varar, llévate la mía’. Con la de él, con el apellido atrás de él, ahí lo dimos todo, eso no importa, lo que importaba era hacer el combate y salir de la mejor manera”, agregó el púgil colombiano.

El ex atleta Paulo Villar, representante de los deportistas en el Comité Olímpico Colombiano (COC), le explicó a EL HERALDO que la camisilla se extravió antes del pleito, después de entregársela al oficial del combate.

“Ya llegaba el momento de la competencia y tenía que salir a competir. Son solo dos colores, esquina roja y esquina azul, a Céiber le correspondía la esquina roja. Había un uniforme de la misma talla de él, que era viejo y que pertenecía a Yuberjen, por eso tenía el apellido, porque en los Juegos el uniforme nuevo no tiene el apellido, ni ninguna clase de logo más allá de la abreviatura COL, de Colombia (atrás) y la bandera pequeña ubicada adelante. Los jueces permitieron que compitiera con ese porque no aparecía el otro”, dijo Villar.

“Suena raro, pero así pasó. No fue culpa de la delegación, no fue culpa del atleta. Los jueces permitieron que compitiera con ese uniforme”, añadió el ex deportista samario.

Ya apareció la camisilla de Céiber

Finalmente, este miércoles (en la mañana de Colombia) apareció la camisilla de Céiber. Estaba entre una pared y la cama que había sido movida cuando abrieron la ventana de la habitación.

“La rebuscamos como locos (el día de la pelea), pero no aparecía y hoy estaba viendo los combates por televisión y la encontramos”, dijo entre risas el boxeador criollo.

Céiber Ávila, de 32 años de edad, se medirá al ghanés Samuel Takyi, el sábado a partir de la 9:48 p.m. (hora de Colombia), en busca del paso a la semifinal y la garantía de medalla.

¿Se montará al cuadrilátero con su camisilla o la prestada por su inseparable amigo?… Ya veremos, la pinta es lo de menos en ese combate que le puede significar la gloria olímpica.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.