El Heraldo
Los fisicoculturistas Isaac Campo (izquierda), Duval Nava (derecha), Osman Atencia (centro) y Karen Marino.
Deportes

Fisicoculturismo, una práctica que abarca más que ‘hierros’ y dietas

Dentro del mundo de los músculos desarrollados casi hasta el límite, los deportistas viven procesos complejos como estar deshidratados e ir a entrenamiento en ayuna para poder tener el cuerpo deseado.

En el fisicoculturismo, detrás de cuerpos tonificados y músculos desarrollados casi hasta el límite, hay sudor, lágrimas y hambre. Esta práctica sistemática de ejercicios físicos, gimnásticos y de pesas, oculta historias que se desenvuelven normalmente en un sitio “para levantar hierro”, pero que se extiende hasta la intimidad del hogar de quienes lo practican. 

En Barranquilla el fisicoculturismo es un deporte que siempre ha tenido adeptos. En su momento, Miladis Rolong fue una de las representantes de la capital del Atlántico que más logros obtuvo a nivel nacional e internacional, un legado que otros jóvenes empezaron a seguir y que hasta al sol de hoy se mantiene vigente. Entre ellas está Karen Marino, una joven de 22 años que ya ha probado las mieles del triunfo en competencias fitness, un proceso que para ella ha estado lleno de éxitos, pero también de sacrificios, momentos dolorosos y entrenar fuertemente a tempranas horas del día sin la ingesta necesaria de proteínas (con la idea de tener su cuerpo lo más definido posible), toda una labor compleja para ir moldeando su figura.

“Uff, he tenido muchos sacrificios. Empecemos por la comida: ¿Te imaginas hacer dieta en diciembre? Ya lo viví. ¿Comer sin sal? Ya lo viví. ¿Deshidratarme? Ya lo viví. Comer sin hambre o comer y seguir con hambre. Dejar de compartir con mis amigos y familia. Tener mis comidas favoritas en frente y decir: no puedo. Hacer ejercicio sin fuerzas y despertarse a las 5 a.m. a saltar cuerda. Comer seis veces pechuga con pepino y sin sal (risas). Todo, absolutamente todo aquí, es un sacrificio. Pero vale muchísimo la pena. Cuando estás allí en la tarima presentando con orgullo tus sacrificios, sonriendo, disfrutando y posando, te preguntas: ¿cuándo es la próxima competencia?”, cuenta con la cabeza en alto la orgullosa fisicoculturista.

Pero, además de las exigentes dietas y duras sesiones de entrenamiento, Karen Marino, al igual que la mayoría de fisicoculturistas, tiene que lidiar con las críticas de personas ajenas a la cultura fitness por el simple hecho de “verle los músculos demasiado grandes”. La joven barranquillera asegura que son normales los comentarios de ese tipo, pero es clara en indicar que el tamaño de sus músculos no la hace menos femenina.

“En el fisicoculturismo nos dividen por categorías (tanto para los hombres como para las mujeres). Bikini, Wellness y Figure para mujeres. Men’s Physique y Bodybuilder para hombres. Lo que nos distingue entre las categorías de las mujeres es la definición y el volumen de los músculos. Por muy definidas que estén o por muy grandes que nos veamos, ser femeninas es parte obligatoria de nuestro deporte. Así es como debemos salir en nuestras presentaciones. Desde que soy fisicoculturista digo: los únicos que podemos ver con visión crítica el cuerpo, somos nosotros los atletas. Para los demás, los hombres se ven demasiado exagerados y las mujeres muy masculinas”, dice la deportista.

Anabólicos. El tema de los esteroides –o ciclos como es conocido en este ámbito- es asunto espinoso. No es admitido en competencias de la Federación Internacional de Fisicoculturismo y Fitness (Ifbb, por sus siglas en inglés), y por ende en la Federación Colombiana de Fisicoculturismo y Fitness, pero su uso es muy común entre muchos de los exponentes de esta actividad muscular.

A nivel mundial se han presentado muchos casos de dopaje en este tipo de competencias. El año pasado, en Santurce, en la comunidad autónoma del País Vasco, en España, se tuvo que suspender un torneo porque los competidores se retiraron al saber que la agencia antidopaje de esa zona realizaría controles.

“Hay vida más allá del culturismo de dopaje. Se puede tener un cuerpo bonito sin anabolizantes”, dice como consejo Julen Ramírez, un campeón español de físicoculturismo natural.

En ‘Curramba’ son pocos los que se atreven a hablar sobre el tema o a reconocer si en algunos momentos han usado fármacos para ayudarse. 

“Yo me he inyectado y me he ‘ciclado’ para tratar de ayudar a mi crecimiento muscular, pero sé que lo debo hacer de forma controlada porque en exceso puede perjudicarte. Cada quien maneja su cuerpo como cree, pero lo importante es tener límites. Por otro lado, en mi caso, no he tenido problemas sexuales ni nada de ese tipo por usar fármacos”, dijo un fisicoculturista barranquillero quien prefirió mantenerse anónimo.

Por su parte, Karen Marino manifestó que la decisión de ingerir anabólicos la respeta, pero no está del todo de acuerdo con este tipo de productos al “considerarlos perjudiciales para la salud”.

“Es una decisión personal, cada quien decide hasta dónde llevar su cuerpo. Hay personas con una genética impresionante que prefieren no usar estos fármacos. Hay otras personas que para construir su mejor versión como atletas, acuden a los esteroides anabólicos androgénicos. Este es un deporte de alto rendimiento y para tener mejor nivel y potencializar los resultados, los atletas se ‘ciclan’. Aclaro, estas ayudas no hacen milagros, debes llevar un plan de alimentación estricto. Con o sin fármacos, el fisicoculturismo exige tu disciplina con la dieta y con el entrenamiento”, dijo Marino.

“En temas nutricionales lo más recomendable es que los deportistas se adhieran a dietas sanas y, en la medida de lo posible, no usen productos sintéticos que alteren el normal ciclo  hormonal de su cuerpo. En este caso los esteroides siempre han estado ligados a efectos secundarios en el cuerpo como la calvicie, acné y hasta pérdida del apetito sexual. Como nutricionista, recomiendo a los deportistas que sigan líneas más naturales y eviten este tipo de productos. Todo en exceso es dañino y en curso normal del crecimiento muscular es mejor evitar futuros daños por el uso de sustancias que hacen el proceso más rápido, pero que son dañinos para la salud”, dijo Astrid Martínez, nutricionista barranquillera. 

La barranquillera Karen Marino ha obtenido el primer lugar en varias competencias nacionales.

Recompensas

David Wiesner, instructor de body pump, un tipo de entrenamiento muscular, considera que los gimnasios son espacios a los que se va más allá de conseguir el cuerpo ideal. El barranquillero asegura que los fisicoculturistas encuentran en esta práctica una razón más para sentirse mejor con ellos mismos, motivar a otras personas y lograr cualidades como la disciplina y responsabilidad.

“Los fisicoculturistas son más que personas llenas de fibra. Ellos se sacrifican mucho para llegar a tener los músculos que tienen, no es algo tan fácil como parece. Durante al año manejan distintas etapas exigentes para el cuerpo. En la etapa de volumen  comen como si no hubiera mañana (risas), pero después tienen que empezar a bajar para definir el cuerpo hasta donde quieren. Son periodos difíciles que requieren muchos sacrificios y horas de sudor en el gimnasio”, apuntó.

La afirmación anterior es compartida por Karen Marino, quien explica que antes de cada competencia el cuerpo fue sometido a un proceso exigente que tiene como consecuencia un grado de deshidratación.

“Lo primero es definir la fecha de competencia. Luego entramos en una etapa de volumen, donde inevitablemente ganamos un poco de grasa, pero lo principal: masa muscular. Esta etapa es la oportunidad perfecta de la preparación para trabajar los puntos débiles”, explica Marino. 

“La siguiente es definición o etapa de corte. Cuando le bajamos a las calorías diarias, le subimos a los tiempos del cardio, en otras palabras: entramos en un déficit calórico. Quemamos más de lo que consumimos. A esa semana antes de competir, se le llama ‘peak week’. La semana más dura de toda la preparación porque en esos siete días sabemos lo que es estar demasiado lleno de agua y lo que es sentir sed. Empiezas con siete litros, luego seis, cinco, cuatro, tres, dos, un litro, y el día de la competencia: sin agua. La noche previa, generalmente, se hace una carga: es una comida alta en calorías para rellenar el músculo con glucosa y algo de líquido, logrando una apariencia rocosa o dura. El día de la competencia se carga horas previas a la presentación con alimentos ricos en azúcar de rápida absorción para el mismo afecto. Y luego ya uno está más que feliz por el hecho de estar montado en una tarima con el súper cuerpo que uno desea. Es algo que no tiene precio y vale demasiado la pena”, puntualizó la barranquillera.

Osman Atencia, fisicoculturista barranquillero durante una competencia en Brasil 2018.

Hay varias categorías 

Hombres

*Men’s Physique: esta categoría está orientada a los hombres que no tienen un desarrollo muscular tan elevado. Mantienen parámetros normales en masa muscular, pero mucho más definido que el de otras personas.

*Body builder: es el fisicoculturismo tradicional. Los músculos están definidos de forma excesiva.

Mujeres

Bikini: es una de las categorías más conocidas. Los cuerpos de las mujeres han sido desarrollados muscularmente, pero mantienen un toque mucho más estético y proporcional. Los hombros son la parte del cuerpo con más trabajo

Wellness: en esta categoría las mujeres tienen mucho mayor desarrollo muscular en las piernas y el trasero. 

Figure: esta modalidad es proporcional al body builder de los hombres. Las mujeres muestran gran definición e hipertrofia muscular en todo su cuerpo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.