Deportes

“Las cosas en Junior no mejoraron con mi salida”: Juan Cruz Real

El técnico argentino, de 46 años, fue el invitado este martes del programa ‘En La Jugada de EL HERALDO’, donde habló, con libreta en mano, de su paso por el equipo rojiblanco y de su salida.

Juan Cruz Real rompió su silencio en Barranquilla (solo había hablado recientemente ante medios del interior del país). El DT argentino, que decidió tomarse un tiempo sabático tras su salida del Junior, habló en el programa ‘En La Jugada de EL HERALDO’ de lo que fue su paso por el equipo rojiblanco y su salida, la cual se produjo a mitad de temporada, dejando al equipo en semifinales de la Copa y en el décimo puesto de la Liga II-2022.

P.

¿Por qué prefirió el silencio y se apartó un poco después de su salida del equipo?

R.

Decidí no hablar en su momento porque creo que no era sano para nadie, fundamentalmente para los futbolistas con los que compartí nueve meses, y tampoco para el club, al cual le agradezco mucho por la oportunidad que me dio. Los respeto mucho. Preferí, entonces, guardar silencio, dejar que pasara el tiempo y hacer una reflexión de lo que se hizo con más tranquilidad, revisando bien las cosas.

P.

¿A qué cree que se debió su salida del equipo? ¿La considera justa?

R.

Yo no voy a hablar de justicia, porque no soy quien para decir si es justa o no… puedo estar de acuerdo o no. Cuando uno llega a un club, sobre todo a un club como Junior, uno obviamente tiene unas expectativas muy grandes, y así como uno estaba contento en ese momento, tampoco se puede enojar cuando se va. Nosotros estuvimos nueve meses en un club donde los entrenadores normalmente no duran ese tiempo, así que yo sabía al equipo que venía. En mi humilde opinión, para mí veníamos en un nivel ascendente hasta cuando eliminamos a Nacional en la Copa. Después vino un bache de cuatro partidos que fue lo que determinó la decisión que tomaron los directivos. Yo puedo dar algunos datos. Nosotros, por ejemplo, en el primer semestre tuvimos casi el 54% de los puntos en la Liga y el 60% en la Copa Sudamericana, jugando un último partido fatal (la goleada 4-0 ante Unión de Santa Fe, en el ‘Metro’). En la Copa BetPlay tuvimos casi el 60% de los puntos. Y en el segundo semestre tuvimos el 46% en la Liga, por debajo del 50% porque tuvimos un bache que lo tienen muchos equipos. Después que nosotros nos fuimos, Junior cosechó el 38% de los puntos. Por eso digo, no soy quién para hablar de justicia, pero faltaba mucho, faltaba más de la mitad del ‘Todo contra todos’, y si bien habíamos salido de los ocho, estábamos a tres puntos del cuarto, estando todo muy apretado. El último partido mío acá fue el empate ante el Pereira, el mismo Pereira que hoy está jugando la final. Con esto no me quito responsabilidad, pero es un dato que hay que dar, porque no fue que empatamos con un equipo débil o que venía mal. Los directivos toman decisiones, a veces aciertan y a veces no.

P.

Pero no fue solo un bache de tres o cuatro partidos, fue un bache más grande, porque si revisamos datos podemos ver que después de golear 3-0 a Nacional en la Copa se sumaron solo dos victorias en nueve partidos, tomando como referencia las dos competencias…

R.

No me parece que sea así. Nosotros perdimos con Once Caldas y no cumplimos con las expectativas en cuanto a resultado, pero no me puedes decir que el equipo no jugó muy bien ese día. Nos ganaron en un contrataque y en un tiro libre sobre el final. Después de ese partido le ganamos al DIM por cuatro goles (4-2). El bache estuvo desde agosto 18, que nosotros eliminamos a Nacional en la Copa. Después de ahí nos vamos a Cali, allá rotamos porque el partido fue en menos de 72 horas, y perdimos 2-1. Regresamos acá, perdemos el partido de Copa ante Unión, que para mí el equipo mereció mucho más. Después le ganamos al Tolima acá jugando mal, pero ganamos sobre la hora. Luego perdemos contra Unión allá sobre la hora y en el último empatamos con Pereira. Ese es el bache de cuatro partidos que yo hablo.

P.

¿Usted considera que se podía levantar el equipo? Porque la sensación que se sentía afuera es que ese Junior de Juan Cruz iba camino a ser eliminado tanto en semifinales de Copa como en la Liga, por lo que futbolísticamente se veía en la cancha...

R.

Te voy a dar un ejemplo. Nosotros el semestre anterior recibimos un golpe muy fuerte, que fue cuando perdimos 4-0 ante Unión de Santa Fe. Qué peor palo que ese, porque para mí habíamos hecho una gran fase de grupos. Recuerdo que nos estábamos jugando en ese momento también la vida en los cuadrangulares. Habíamos empatado ante Nacional y luego perdimos frente a Bucaramanga (2-0). Pero el equipo, pese al golpe, se levantó, derrotó a Millonarios, empató luego en Bogotá, volvimos a ganarle al Bucaramanga y perdimos en el último partido ante Nacional, jugando muy bien en Medellín, siendo, incluso, superiores, desde mi humilde opinión. Si esa vez el equipo se levantó, acá también podía hacerlo. Yo insisto que fue un bache futbolístico que se podía remontar, como también se podía remontar la semifinal de Copa. Pero bueno, yo entiendo todas las posiciones.

P.

¿Por qué cree que el equipo se cayó y no volvió a levantarse?

R.

En mi análisis, en lo que yo interpreto que pasó, fue un bache que le puede pasar a cualquier equipo. Hubo partidos que perdimos y merecimos más, incluso de visitante, que fue una deuda que tuvimos siempre. Fueron tres semanas donde el equipo tuvo ese bajón, pero estoy seguro que podíamos levantarnos.

P.

La salida sorpresiva el preparador físico Christian Juliao coincidió con el bajón físico y futbolístico del equipo. ¿Tiene la misma percepción?

R.

Yo no salí a hablar de esa salida. El profe (Juliao) explicó sus motivos en un programa y yo voy a dejar eso como él lo explicó. Obviamente el preparador físico es parte importante del cuerpo técnico, pero ni el entrenador principal ni los asistentes son responsables del rendimiento del equipo en su totalidad, ni el preparador físico, cuando el equipo corre y presiona, es el responsable. El preparador físico controla cargas, pero la forma de jugar es una globalidad. ¿Qué quiero decir con esto? Que indudablemente fue un inconveniente su salida, pero no es que determinó que el equipo por ahí corriera menos. En los partidos que no marcamos la diferencia, desde lo técnico táctico, no tuvo que ver con lo físico. Y en esos partidos la intensidad de carrera no bajó. Fue un bache futbolístico y esa, para mí, es la explicación.

P.

En momentos de crisis, siempre los señalados son los técnicos. ¿Siente que también hay que empezar a señalar a la nómina de jugadores, que, sin duda, no estuvo a la altura en los momentos cumbres?

R.

Esto es un trabajo de todos. Yo, como entrenador, asumo la responsabilidad de todo lo que pasó. Pero sí, hay algo en lo que estoy de acuerdo, y es que en los momentos claves no pudimos ganar. Yo no creo que el año haya sido un desastre, respetando, eso sí, la opinión de don Fuad (Char). Hasta que nosotros eliminamos a Nacional y entramos a la semifinal de la Copa habíamos hecho un buen semestre. Los equipos como Junior no pueden pasar tres años sin ganar nada. Los entrenadores son los más responsables y se tienen que ir, pero los jugadores también saben que es normal que ahora haya una renovación de plantilla.

P.

Algo que, sin duda, debilitó al equipo en el tramo decisivo fueron las lesiones. ¿Por qué tantos lesionados?

R.

Yo creo que con eso hay que ser muy cuidadosos. Nosotros salimos el 11 de septiembre. Ese día que salimos teníamos lesionados a Homer Martínez y Enrique Serje, que venían recuperándose de lesiones graves y no fueron inscritos. Fernando Uribe, que estaba en proceso de recuperación de todos los inconvenientes que tuvo en el año, y Nilson Castrillón, que cayó en ese último partido. Esos eran todos. Después sí, hubo una secuencia de lesiones, pero empezó cinco semanas después. Empezó exactamente del 15 de octubre hacia adelante. ¿Qué pasó después que nos fuimos? No sé. Algunos me decían que quizá por intentar jugar a tanta intensidad originó eso, y no, eso no es así. Está demostrado científicamente que no es así. Entonces no sé. Yo hablo del equipo hasta cuando yo estuve.

P.

¿Siente un fresquito el ver que con su salida tampoco se pudo?

R.

¿Fresquito? No. Te voy a ser bien honesto. Yo siempre deseo que le vaya bien a los equipos donde estuve, y más acá, donde me trataron bien. Indudablemente las cosas no mejoraron con mi salida, ahí están los números. Pero bueno, los directivos toman decisiones pensando en mejorar el rumbo, a veces aciertan y a veces no.

P.

¿Pasó algo con Carlos Bacca?

R.

Cuando nosotros nos fuimos, de lo poco que pude escuchar, creo que Bacca tuvo algunos problemas en la rodilla. Yo hablé con él cuando llegó y le dije que por más que él era de acá le iba a costar retornar, mucho más porque no venía jugando. Entonces le dije que lo íbamos a llevar de a poco. Y así fue. La relación fue muy buena, por lo menos de mi parte. Gran profesional, vino a aportar.

P.

¿De qué se arrepiente?

R.

No es de arrepentirme, pero sí creo que fuimos un cuerpo técnico muy institucional, porque siempre fuimos de la mano con el club, no solamente pensando en nosotros, sino en los intereses del equipo. Tratamos de ser coherentes con lo que un club debe manejar, no abusar del músculo económico. La frustración mía es no haber logrado un título, que es lo que más anhelaba, pero me fui con la tranquilidad que lo dimos todo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.