El Heraldo
Miguel Pinzón y Milagros Morales en compañía de su equipo Versalles FC.
Luis Rodríguez
Deportes

El fútbol y el amor se únen en el Versalles FC

Miguel Pinzón y Milagros Morales tienen 33 años de estar juntos, 25 han sido de matrimonio y nueve de dirigir a su propio equipo.

Cuando el amor y el fútbol se unen no existe impedimento para que algo bueno pueda ocurrir. Miguel Pinzón y Milagros Morales son el claro ejemplo de esto.

La pareja futbolera tiene 33 años de estar juntos,  de los cuales 25 han sido de matrimonio  y nueve de haber conformado al equipo que hoy dirigen: el Versalles FC.

Fue en aquel 1 de mayo de 2012 cuando en una reunión de amigos Miguel comentaba uno de sus mayores sueños: tener un club de fútbol. En ese instante se sentía un poco indeciso ya que no tenía las herramientas necesarias para empezar, pero sí le sobraban las ganas para materializar su más grande anhelo. Al llegar a casa, Pinzón le comentó a su esposa Milagros o más conocida como ‘Mila’ que había hablado con unos amigos sobre la idea de tener un equipo de fútbol formativo. De inmediato, ‘Mila’ le manifestó que lo apoyaría y que podía contar con ella “para las que sea”. Fue entonces, cuando en ese día empezaron a construir su proyecto. Poco a poco, fueron teniendo el respaldo de sus amigos más cercanos y el sueño se fue materializando.

“Tuvimos el apoyo de nuestros amigos, entre ellos una persona que nos regaló los balones y uniformes. Actualmente esos mismos amigos siguen pendientes de los partidos y siempre que pueden ayudarnos lo hacen”, aseguró Milagros en diálogo con EL HERALDO.

La pareja ya cuenta con 70 niños en sus filas y resaltan que “más allá de la cantidad” lo que ellos tienen son “niños con calidad futbolística”. Los jugadores pertenecen a los barrios de La Magdalena, Las Palmas y sus alrededores, también tienen niños de Malambo y Soledad.

 

Luis Rodríguez Lezama

Tanto Miguel como Milagros tienen claro sus roles dentro de la cancha.

“Cuando llegamos al campo, él se encarga de la parte técnica con los niños y yo me ocupo de la parte administrativa y todo lo relacionado con los padres de familia”, afirmó la fundadora.

Una vez las actividades físicas terminan, las labores del equipo se quedan en la cancha. Al llegar a la casa, el chip de ambos cambia.

“Yo soy el que manda en la cancha pero ella es la que manda en la casa”, manifestó entre risas Miguel.

Milagros considera que su amor por este deporte nació desde que era pequeña y veía a su papá entrenar a su propio equipo.

“Desde niña siempre vi esto en mi casa, mi padre también tuvo una escuela. Esto es una herencia y una tradición para nosotros. Su club se llamaba Aereocondor y lo tuvo por 8 años”, afirmó la apasionada por el balompié.

Los amantes del fútbol estaban destinados a estar juntos. Él jugaba con los Sporting y ella lo iba a apoyar desde las gradas. En ese instante quedó “enamorada” del que más adelante se convertiría en su esposo y el padre de sus dos hijos.Miguel le agradece todo el apoyo que ella le ha brindado durante todos estos años.

“La pasión por esto nació de mí y ella siempre ha estado a mi lado apoyándome. Ella es la que me regaña diciéndome ‘qué estás viendo’, ‘no te diste cuenta de tal cosa’ cuando estoy dirigiendo a los muchachos”, señaló el entrenador de Versalles FC.

En medio de todos los compromisos que el equipo le exige día a día, la pareja siempre busca la manera de compartir tiempo de calidad. Mantener la pasión por el fútbol y el amor que siente el uno por el otro es lo más importante para ellos.

“Siempre nos mantenemos viajando para los partidos y ahí de paso lo tomamos como unas vacaciones para nosotros dos. El descansito pero trabajando”, aseguró Pinzón.

Dentro de tantas historias y anécdotas que ambos han compartido durante los 33 años que han estado juntos, recuerdan con emoción y con satisfacción el torneo Rey Pelé 2018, en Montería, cuando salieron vencedores.

“Yo no podía ir toda la semana al torneo por otro trabajo que tengo, así que ella se fue primero con los niños al torneo y ganó todos los partidos. Cuando yo llegué el equipo perdió un partido. Me decían que yo era el de la mala suerte porque sin mi habían ganado todos. Sin embargo, logramos salir campeones”, recordó Miguel.

La pareja futbolera asegura que sus más grandes valores son el amor, la paciencia y la disciplina. A futuro esperan tener un grupo de fútbol femenino y poder seguir obteniendo logros en nombre del fútbol y, sobre todo, en nombre del amor.

Luis Rodríguez Lezama
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Deportes
  • Canchas de fútbol
  • Entrenador
  • sueños
  • futbolistas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web