El titulo es:Es el presente

Últimas noticias

00:00

El camino más largo siempre comienza cuando damos el primer...

19:59

Consideran que el Gobierno está incumpliendo la hoja de...

19:53

Un pulso al interior de Cambio Radical se vivió este...

19:33

Entre las rutas cancleadas, hay dos que salen ...

Bill Klinton explica que sus padres lo bautizaron así en agradecimiento del expresidente Bill Clinton.
19:17

En esta ciudad, atacada por Serbia hace 20 años y que...

El bebé pingüino albino permanece junto a sus padres y otros cuatro pingüinos.
19:04

Para los voceros del parque zoológico de  Gdansk, en...

18:49

Actualmente se encuentra con detención domiciliaria después...

Los esposos cuando eran ingresados a la URI de la Fiscalía.
18:34

Los esposos eran requeridos por el Juzgado Sexto de...

18:31

Actualmente, en el mercado hay diversas tecnologías que...

18:29

La medida es necesaria por las obras de canalización del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Es el presente

Tal vez este 24 deberíamos reflexionar sobre lo que le damos a la niñez, lo cruel e imperdonable de hechos como la corrupción con el presupuesto de Plan de Alimentación Escolar (PAE), y el presente que queremos para los niños y niñas que crecen sin acceso a una buena alimentación en el país. 

Las redes sociales estallan con fotos de políticos en los barrios repartiendo regalos entre sus fieles votantes, como una campaña de fidelización del voto. Las entregas se hacen en muchos casos a esos mismos niños y niñas que posiblemente han sido víctimas del robo masivo de su alimentación por parte de contratistas cómplices de muchos de los que integran las entidades territoriales. A ellos les han robado el crecimiento, las posibilidades de desarrollarse dignamente y bajo los estándares que supone vivir en un Estado social de derecho. 

Hay una ruptura de valores muy fuerte en este país, que ha llevado a que la corrupción se extienda como plaga sin importar cuáles son los efectos y quiénes son los más afectados, esa ambición mal concebida que lleva a muchos políticos y contratistas a robarse el erario y a hablar de ello con orgullo entre sus semejantes, como si merecieran un aplauso por matar a un niño o una niña al quitarle lo que por derecho les corresponde. A ese punto hemos llegado como sociedad. 

Tengo la ilusión de que estas fechas pueden llegar a abrir las puertas a la empatía, a entender como sociedad que no solo importan los hijos, nietos y sobrinos de su círculo familiar, sino todos y cada uno de los niños y las niñas. Asimilar que cuando leemos que un niño más muere en La Guajira por desnutrición no podemos seguir creyendo que es un tema ajeno, que no nos toca en lo personal o que es algo lejano sobre lo que no podemos hacer nada. 

Colombia empieza en La Guajira y las muertes por desnutrición que han ocurrido en los últimos años son una vergüenza que vamos a cargar y que no pasará hasta tanto no canalicemos la indignación hacia el camino correcto. Esto significa orientarnos hacia la solidaridad, el respeto por lo público y el interés superior de los niños y niñas. 

La idea que sostiene que las niñas y los niños son el futuro, parece haber hipnotizado a todos a la espera de que algo pase para poder actuar. La niñez es el presente, porque en millones de casas colombianas hay niños y niñas que no tienen acceso a la vida que merecen, que no tienen un plan de nutrición, que no cuentan con actividades recreativas que les permita crecer y llegar a tener más y  mejores oportunidades.   

 @tatidangond 
tdangond@tirant.com

Imagen de sandra.carrillo
Ya soy suscriptor web