¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE

Sofía Coppola y ‘The Bling Ring’

Sofía Coppola, podría catalogarse como una especie de anticelebridad que merece especial atención entre los directores del séptimo arte. Debido a sus lazos familiares ha sido expuesta al mundo del celuloide desde antes de cumplir un año (El Padrino, 1972),.  En 1990 asume por primera vez en papel protagónico en El Padrino III , actuación atacada por la crítica y, supuestamente, el hecho responsable de su traslado al otro lado de las cámaras, involucrándose en dirección.

Podría decirse que Sofía Coppola supo sobreponerse a ese entorno de fama y espectáculo sin dejarse consumir. Podría decirse igualmente que ha sabido utilizar la situación de una manera inteligente, explotando ese mundo que conoce tan a fondo y denunciándolo con sutileza de detalles tal como se aprecia en Marie Antoinette (2006) y Somewhere  (2010), historias de personajes que viven la fantasía del privilegio y el poder con sus contradicciones inherentes. Coppola se desplaza elegantemente sin señalar culpables, sin inclinar balanzas, con la valentía del que conoce tan a fondo que no puede tomar partido, con la madurez de la experiencia.

Podría decirse que su obra ya ha adquirido un sello particular que se devela especialmente en Lost in Translation (2003), la mas aclamada de sus películas.

En The Bling Ring, su nueva producción, Coppola se inmiscuye en ese mismo mundo desde una perspectiva diferente, no del que lo tiene todo, sino del que quisiera tenerlo. Basada en una historia real aparecida en Vanity Fair, denuncia la aberrante obsesión de un grupo de adolescentes en Los Ángeles, con la vida y posesiones de los famosos, a quienes tienen acceso a través de clubes que frecuentan y sitios en internet donde comentan lo que hacen, cómo visten y dónde viajan.

En especie de trance, estos adolescentes, bajo el efecto de drogas, alcohol y música que consumen en exclusivos establecimientos, planean la invasión de espacios, curiosamente accesibles, de los ricos y famosos, como Lindsey Lohan o Paris Hilton mientras estos se encuentran viajando. Con el descaro del que no vaticina  consecuencias, se apoderan de dinero, joyas, ropa, zapatos y obras de arte que les permitirán sentirse y verse como ellos.

La historia, que se relata a través de flashbacks mientras los jóvenes son entrevistados por las autoridades y tratan de explicar los hechos, bien podría ser considerada un “performance”. No se sabe qué resulta mas absurdo, si el crimen cometido o las razones que dan para explicarlo. Nicky, la líder del grupo manifiesta haber aprendido una lección que le facilitará hacer filantropía. Marc, el amigo que se deja llevar, tiene poca autoestima, porque como el mismo lo explica, no es feo pero tampoco es uno A.

Con fino estilo, Sofía Coppola nos deja absortos y en cierta forma frustrados ante la banalidad, osadía y superficialidad de estos caracteres que representan el extremo al que puede llegar la obsesión ante el estrellato y la celebridad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web