Columnas de opinión |

La hierba que no mata

No existe ninguna explicación, intelectualmente válida o científicamente comprobable, que pueda justificar la afirmación de que la marihuana es maligna y que, por lo tanto, su consumo debe ser proscrito y penalizado. La discusión suele girar en torno de la moral, con todas las zonas grises implicadas en el término.

Sabemos que insistir en las cifras que demuestran el error fundamental de los defensores de la prohibición del cannabis no ha servido sino para exacerbar su ceguera, pero sigue siendo el más sensato de los métodos, el menos apasionado, el que más argumentos pone sobre la mesa.

Según la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, 68% de los consumidores de tabaco y 23% de quienes beben alcohol desarrollan una dependencia a esas sustancias, mientras que solo el 9% de las personas que fuman marihuana son adictas a ella.

Por su parte, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos reporta que cada año mueren en ese país 88 mil personas (2,5 millones en el mundo) por causas relacionadas con el consumo de alcohol, y 480 mil por el de cigarrillo (6 millones en el mundo); en cambio, no se presenta ni una sola muerte relacionada con fumar marihuana.

La OMS advierte que el alcohol es 6 veces más difícil de dejar de consumir que la marihuana y es 3 veces más tóxico, además de ser un factor determinante en graves patologías sociales como la violencia, el abandono infantil, el abuso sexual y el ausentismo laboral.

Esta última consideración es muy importante en un país como Colombia, acostumbrado a resolver sus conflictos a bala, cuchillo y puñetazos. La gente borracha es protagonista de la mayoría de las riñas que se presentan en el país, muchas de ellas terminadas en heridos graves o asesinatos.

No obstante la solidez de estos números, que no son producto de la mente intoxicada de un grupo de marihuaneros de parque sino de entidades serias -muchas de ellas gubernamentales y responsables de la persecución del consumo de sustancias prohibidas-, el alcohol y el cigarrillo son legales, siguen generando billones de dólares en utilidades y son socialmente tolerados, mientras que el cannabis sigue siendo una sustancia prohibida en muchos lugares -salvo en los países realmente civilizados-, estigmatizada como si viniese de los mismísimos infiernos, asumida como una plaga que amenaza con llevarnos a la destrucción.

La moral, como siempre, se encarga de obstaculizar los intentos de análisis y de axiomatizar las conductas sociales, como si la compleja naturaleza humana fuese susceptible de ser catalogada únicamente entre buenos y malvados. Y, como siempre también, se vale de eufemismos para renovar nuestra tendencia a la contradicción y la estupidez; muchos de los que se llenan la boca señalando a los consumidores recreativos de marihuana con el dedo acusador de los virtuosos, o legislando como si aún estuviéramos en los tiempos del ruido, lo hacen bajo los extraños efectos del alcohol que, como lo hemos visto, es un elixir mil veces más nocivo que la hierba que ahora quieren prohibir en Colombia.

@desdeelfrio

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de maria.vega
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web