El Heraldo

Gobierno desgobernado

Increíble que aún, luego de más de 2 meses, el tema de la ‘salud’ del comandante presidente Chávez siga siendo tema de primera línea, no solo en la prensa y medios venezolanos, sino en muchos más a nivel internacional.

Y es que hasta el momento no se tiene, a pesar de tantas y tantas líneas escritas, ninguna certeza del estado real de su salud.

Siguen las declaraciones etéreas, por así decirlo, de los jefes chavistas con acceso al enfermo. Frases como “está superando la gravedad” o “el compromiso de sus pulmones es importante” es lo más cercano a un reporte médico que se ha dado.

Nadie, exceptuando al Vicepresidente, el Presidente de la Asamblea Nacional, sus hijos y los Castro lo han visto. Evo Morales hizo el intento y ahora Correa dice que lo visitará tal vez con la misma suerte: no lo dejarán ver.

Ante tanta incertidumbre, lo único que se le ocurre a Maduro es declarar reuniones de más de 5 horas (con un paciente de semejante gravedad), versión que fue muy fácilmente desmontada por uno de los dirigentes opositores al demostrar que dicha visita no duró más de una hora.

Ahora también Diosdado Cabello (presidente de la Asamblea Nacional) asegura que el Comandante se podrá juramentar ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) cuando este lo decida, y a coro con el Vicepresidente asegura que Chávez está en plenas funciones como Presidente Constitucional. Dudo mucho de esta versión, creo más lo que a simple vista está. Un grupo, muy reducido eso sí, de jefes chavistas que están deshaciendo aún más un país golpeado por un gobierno absurdo y contradictorio.

Grave la mentira recurrente. Lo absurdo de la fijación por el poder que lleva a querer engañar, no solo a los adversarios, sino a toda la fiel masa que desde sus inicios ha seguido a Chávez, no solo como proyecto político, sino casi como una religión, por lo que se les hace difícil cuestionarlo, criticar o ver más allá de las frases bien trabajadas para aumentar el mito.

Es por eso que el misterio, bien manejado, asesorado maliciosamente por los Castro, sigue al pie de la letra la máxima de hacer de la figura del Comandante convaleciente un mito, una religión, una Evita Perón de tiempos más modernos, con el único propósito de perpetuar el proyecto de apoderarse de un país, para beneficio de unos pocos, entre ellos los hegemónicos gobernantes de Cuba.

Devaluación, inflación, récords de violencia, motines carcelarios y desabastecimiento son signos que ha marcado este absurdo gobierno, desgobernado por el convaleciente y llevado por los pelos por su descendencia política.

Por Pilin León
@PilinLeon

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

El caso ‘Cariaco’ González

Es el minuto 14 del primer tiempo. Junior y Nacional juegan en el Metro. ‘Cariaco’ González recibe el balón sobre el sector izquierdo, avanza, centra con el pie derecho, ya no tiene el balón, de improviso, y sin él verlo llegar, Edwin Torr

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

Coincidencias poco conocidas

Se sabe de la animadversión, resistencia o como quiera llamarse de Gustavo Petro y los dirigentes petristas a la economía empresarial. Y no se trata de contradicciones con algún empresario por alguna razón particular, sino en contra del conjun

Leer
El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

¿Alcalde enredado?

Más de 1.100 alcaldes manejan el país. Si un 50% lo hace bien, con seguridad que Colombia marcharía por buen camino. Pero la realidad es otra porque la mayoría de estos mandatarios no se prepararon para gobernar. En estos momentos, casi todos

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

Una densidad urbana inaceptable

Presento excusas por ser tan reiterativo con este tema, pero lo considero como mi obligación de barranquillero, y esperaría que de tanto repetirlo este lograra calar en las llamadas fuerzas vivas de la ciudad, Comité Intergremial, Cámara de Co

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.