¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo que se pregunta por ahí | Perendengues, añoñi

P.: ¿Cuál es el origen de la palabra perendengue? Jorge Puche, B/quilla
R.: Es castiza, está en el Diccionario y se usa en plural. Proviene del latín pendēre ‘pender’, es decir, lo que pende o cuelga, como aretes y otros adornos, por lo general femeninos y de poco valor. Corominas dice que su empleo está documentado desde 1674 y que es “término popular y afectivo, de formación incierta”. Consuelo Araujonoguera lo relaciona con “accesorios, cosas superfluas, inútiles. Excesos en la moda, en las costumbres, en el lenguaje mismo: ‘Dilo ligero, que tú usas muchos perendengues para hablar’ ”. Con frecuencia, se asocia a adornos de dudoso buen gusto: “La sala de su casa fatiga la vista con tantos perendengues”.

El Lexicón semántico y etimológico del latín, del español Santiago Segura Munguía, registra perendengues (o pelendengues) como sinónimo de genitales masculinos, pues estos cuelgan, lo que guarda relación con su significado etimológico.

P.: ¿De dónde proviene la expresión ¡añoñi! para indicar afirmación? Darío Diago, B/quilla
R.: ‘Añoñi’ es un costeñismo de origen incierto, casi siempre jovial, que hoy se usa poco. Sirve para ratificar un suceso o para indicar que algo es cierto. Así, si en una reunión de amigos le preguntan al recién llegado: “¿Trajiste el whisky?”, y este responde: “¡Añoñi!”, está diciendo: “¡Claro que sí!”. En una de sus columnas, el escritor cartagenero Gustavo Tatis Guerra dice que ¡añoñi! es “ratificación y reafirmación”, pero que es palabra olvidada. Añade una anécdota sobre el médico, escritor y diplomático loriquero Juan Zapata Olivella.

Este, que era célebre por su ingenio, en uno de sus arribos a un hotel de Madrid “el maletero lo condujo a la habitación, pero en el ascensor no dejó de repararlo, sorprendido por la dicción española del recién llegado. Zapata, con su sentido del humor, no se comía las zetas y las pronunciaba como si fuera madrileño. El maletero le preguntó con ingenuidad: ‘¿Señor, es usted de España?’. Y Zapata despepitó sus ojos y soltó la palabra olvidada: ‘¡Añoñi!’ ”.

Nota: A propósito de mi respuesta sobre que una de las acepciones coloquiales de la palabra chivo es centavo, José Portaccio Fontalvo me dice: “De chivo pasamos a chiva, que en Barranquilla se usaba para llamar a los buses, especialmente a los que iban y regresaban de pueblos del Atlántico. Hoy en Antioquia hay unos buses que llaman ‘escaleras’. Son bastante pintorescos, y muchos han sido habilitados para turismo local.

Por lo regular, van con música, trago y alegría expresiva por quienes los contratan. A esos también los llaman chivas, y sus representaciones diminutas se venden en tiendas de artesanías”. En alguna columna anterior, recordamos que “Alario Di Filippo cita a los sacerdotes y lingüistas Revollo y Tobón Betancourt, quienes escribieron que la voz chiva proviene del sonido del pito de esos viejos buses o del de los primeros automóviles Ford, que semejaban el balido de las cabras”. 

edavila437@gmail.com
 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web