El titulo es:Empezamos otra vez
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Suscríbete a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

En la carrera 54 con calle 59 fue el último sitio donde fue vista Julieth Urueta Hernández.
00:00

Julieth Urueta, de 36 años fue vista por última vez el...

Camilo Becerra, gerente de la Fecna, en EL HERALDO.
00:00

El gerente de la Federación Colombiana de Natación, habló...

Encajes, tules, flecos y transparencias fueron algunas de las características de la colección.
00:00

La marca española abrió la Semana de la Moda en París.

Obra del artista Saype.
00:00

 ‘Beyond Walls’ se extiende a lo largo del Campo de...

El turco Gil continúa enseñándole vallenato a las nuevas generaciones.
00:00

La Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata anunció...

Voluntariados de la campaña durante la actividad.
00:00

Autoridades piden a la ciudadanía denunciar este tipo de...

Óscar Mercado no pudo evitar la derrota de su novena.
00:00

El cartagenero sigue destacándose en las Grandes Ligas.

David Ortiz
00:00

La Fiscalía entregó nuevos detalles sobre el ataque al...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 años

Empezamos otra vez

Siempre, durante los últimos días del año teníamos una mascota nueva. Alguien regalaba un pavo que manteníamos encerrado en el garaje. Mi hermano y yo jugábamos con el animal y el 31, muy temprano, mi abuela empezaba la faena. Lo hartaba de vinagre y lo convertía en una suculenta cena. 

No recuerdo un fin de año de manera específica en mi infancia. Más bien aparece un recuerdo construido a partir de muchos recuerdos, de varios años haciendo lo mismo. Los vecinos comenzaban a poner música desde la tarde y la calle se llenaba de un ambiente festivo. Rulos en la cabeza, sillas en la puerta, gente limpiando fachadas, haciendo arreglos, estrenando ropa. Las noches eran frescas y sin lluvia, como corresponde. 

De casa en casa se compartían platos, poquitos de comida se llevaban de un lado para el otro. La gente estaba bonita. Hasta el cachaco de la tienda, esa noche, estaba bonito. Más bonito él que ninguno, esa era una jornada de buena venta. Cubetas de hielo, gaseosas, cervezas y botellas de ron. Todas las casas estaban con las puertas abiertas, con la gente sentada en las terrazas. Todos tenían música. Todas las mujeres ya con los rulos sueltos. A las 12 se abrazaban y empezaban un periplo para dar el feliz año en la casa de los vecinos. En ese momento aprovechaban para prender el muñeco de año viejo que estaba en la esquina. 

De esa parte nunca supe mucho, porque la orden en nuestra casa era entrar. Entrar inmediatamente. “Los pelaos adentro, entren bien”, decían. En simultánea con la quema del muñeco y los abrazos, una retreta de disparos se alzaba contra el cielo. Todos los vecinos que tenían armas, incluidos algunos hombres de mi familia, desenfundaban sus fierros y echaban bala a diestra y siniestra. A nosotros nos protegían de los proyectiles perdidos.

Plomo, voladores, llantos, risas, borrachos, el locutor en la radio, Jorge Barón en la televisión, maletas dando la vuelta a la cuadra. Todo. El mundo acabándose y empezando otra vez. Alguna vez le escuché a Florance Thomas contar que cuando llegó a Colombia no podía entender por qué la gente actuaba de manera tan extraña los 31 de diciembre. No comprendía por qué todos se comportaban como si hubiese llegado el fin de los días. Luego, con el paso del tiempo, aprendió que mientras en países con cuatro estaciones la gente tenía muchas oportunidades al año para hacer transiciones, para Colombia solo había una transición. Es decir, uno puede dedicarse a llorar una pena durante el otoño, comer todo el invierno y tener un amor de verano. Cada cambio de estación es una oportunidad para reinventarse, para cerrar un círculo y empezar otro. Pero aquí ocurre cada año, así que guardamos la carga emocional de los 365 días para tramitar en una sola noche, vomitársela al universo y pedir que todo comience nuevamente. Esta noche, a las 12, empezaremos a ser otros una vez más. 

@ayolaclaudia - ayolaclaudia1@gmail.com

Imagen de JoshMattar
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí