El Heraldo

El drama de medio millón de sirios, ¿una lucha perdida?

Una foto de octubre pasado de The New York Times en la frontera entre Rusia y Noruega refleja el drama de los refugiados sirios: ya no solo se arriesgan por el mar Mediterráneo para llegar a Europa. Ahora también lo hacen en bicicleta por el Círculo Polar Ártico. Decenas de bicicletas y triciclos apilados a la vera de una carretera son la nueva huella de la diáspora siria y también de afganos e iraquíes.

Por eso el secretario general de la ONU Ban Ki-moon acaba de salir en tono de súplica a pedir a los países desarrollados a que den cobijo a medio millón de refugiados sirios en los próximos tres años, que es como buscar un nuevo hogar a todos los habitantes de Santa Marta. De esa magnitud es este problema que hoy los países desarrollados, que se han aliado para intervenir en el conflicto sirio, se resisten a ayudar a solucionar dentro de sus fronteras.

Pero la cruzada del Secretario se enfrenta a una coyuntura compleja. La crisis humanitaria se da cuando los radicales yihadistas, las células de Isis, arrecian sus ataques en Europa como acaba de ocurrir en Bruselas y como pasó en noviembre en París, lo cual ha despertado fuertes resistencias  de políticos y de sectores de la sociedad que se oponen a tenerlos como vecinos de barrio.

El más reciente informe de la ONG permite entender la angustia de Ban Ki-moon: solo tres de los países más ricos, Canadá, Alemania y Noruega, han aceptado refugiados más allá de la cuota en proporción del tamaño de su economía, mientras que Australia, Finlandia, Islandia, Suecia y Nueva Zelanda acogieron la mitad de los que debían recibir. Otros como Francia, EEUU y Holanda están lejos de cumplir sus compromisos de ofrecer rutas legales y seguras a una mayor cantidad de sirios y de aumentar las admisiones de refugiados.

Esto contrasta con el esfuerzo de los vecinos, como  Líbano, que acogió a más de un millón de personas; Turquía, más de 2,7 millones, y Jordania, más de 600.000. Pero en el vecindario el problema es que el 90% de los refugiados viven en condiciones de pobreza. Eso explica que muchos prefieran Europa.

Los ruegos de la ONU y del Papa a los países ricos han quedado en medio del peor de los mundos con el riesgo de caer en el vacío: unos países europeos que se resisten a abrirles las puertas a los refugiados por temor a que se filtren terroristas, y uno fanáticos de Isis que ponen bombas en los trenes y aeropuertos de Europa para reclutar más aliados. Entre tanto, Occidente se radicaliza, Putin marca 80% de aceptación en su país, y en Estados Unidos un demagogo estrella de reality de TV habla de construir muros en la frontera de EEUU con México.

ramses.vargas@uac.edu.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Barranquilla modelo nacional

Barranquilla es la capital de la Región Caribe Colombiana, ciudad amable de migrantes, arte, alegría y vientos.

La Puerta de Oro de Colombia es ciudad de puertos, comercio, industria y emprendimiento. Epicentro de educación superior y

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Homo Videns

Hugo González (q.e.p.d.) me prestó este libro de Giovanni Sartori en una de esas conversadas maratónicas a altas horas de la noche en un toma y daca literario en el que yo aportaba lo biológico y él lo humanístico, para ir elaborando un conc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.