El titulo es:“... ¡Déjala morir!”

Últimas noticias

Toma aérea de un tramo de la Segunda Circunvalar.
00:00

La propuesta fue realizada por el gobernador Verano.Mañana...

Kilómetro 19 de la vía Barranquilla-Ciénaga, uno de los puntos más críticos.
00:00

Gobernación del Magdalena ve con buenos ojos el proyecto...

Un trabajador ultima detalles de los andenes.
00:00

Invías y Distrito invirtieron $125 mil millones en la...

La Bancada Caribe en reciente reunión con la Superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño.
00:00

La Superinten-dencia de Servicios Públicos presentó a la...

‘Toto’ Rubio (centro) explica el ejercicio a los jugadores en la popular cancha de arena de Nueva Granada.
00:00

Este barrio, ubicado en la localidad Suroccidente de B/...

La toma al Palacio de Justicia, el 6 de noviembre de 1985, dejó 98 muertos entre ellos Nurys Gutiérrez.
00:00

Treinta y tres años han pasado desde que la familia...

Vista aérea de los cuerpos sin vida a causa del envenenamiento con zumo de uva mezclado con cianuro.
00:00

Ayer se cumplieron cuatro décadas del suicidio masivo más...

Jugadores de Titanes viajan hoy a San Andrés con la motivación de poder conseguir dos victorias en la isla.
00:00

El quinteto barranquillero viajará hoy a San Andrés para...

Joao Herrera.
00:00

El alcalde del municipio aseguró que han avanzado en...

Jorge Enrique Pizano en un evento de Triple A en Barranquilla, efectuado el 20 de noviembre de 2003. Allí daban a conocer  detalles del concurso de pesebres reciclados. Lo acompañan en la foto María Leticia Rueda, de Coolechera, y Yesenía Díaz, subgerente de comunicaciones de la época.
00:00

El testigo clave del escándalo Odebrecht vivió con su...

Columnas de opinión
Actualizado hace 8 meses

“... ¡Déjala morir!”

Si no hubiesen evacuado Bellas Artes el viernes pasado en la mañana, cuando encontraron el techo del salón Pedro Biava colapsado, algo mucho más grave hubiese sucedido pues el techo se derrumbó del todo, exactamente a las 4 de la tarde.

Esto no solo es ‘una muerte anunciada’, sino ya se nos ocurre, como una especie de asesinato en cámara lenta que parece traicionar todo un siniestro propósito que nosotros, los ciudadanos de común, intuimos pero no podremos conocer.

Si la ciudad fuese una persona, un médico acucioso ya hubiese interpretado los síntomas del desplome del paciente y la pondría en cuidados intensivos. Pero no, la ciudad no es una persona y su alma urbana colectiva desde hace rato sí se encuentra en estado terminal.

¿Cómo es posible que se sigan derrumbando los edificios o instituciones culturales de Barranquilla sin que las autoridades municipales y departamentales hagan algo para realmente subsanar la situación? Cada vez nos echan otro cuento y nos quedamos tranquilos.

Pero la verdad es que muy pocos en esta ciudad realmente se intranquilizan por lo que pasa en los pocos centros culturales que hay, y menos por los pedacitos de los que nos quedan. 

Es también aterrador que cada día me enfrento con jóvenes barranquilleros que no saben dónde queda o qué es Bellas Artes, el Teatro Amira, el Museo de Arte Moderno, el Parque Cultural... y pare de contar.

Cuando escribo esto para una columna me hace falta un emoticón de esos que parecen el grito de ¡Munch! Nada ya puede reflejar mi asombro, y menos aún lo que nos duele.  Darnos cuenta de que síntomas como estos muestran que la desidia de unos va paralela a la indiferencia e ignorancia de otros es como para ir a tirar los guayos en medio de cualquier cancha maravillosa de esas que por miles de millones están adecuando para una Barranquilla que cada día se sumerge más en el marasmo de la in-culturalidad globalizada, cosa que parece ser la última moda.

Y no es chiste: el otro día, viendo videos de unos de los talk-shows nocturnos de los EEUU, Jimmy Kimmel presentaba una de esas curiosas encuestas callejeras que demuestran cómo son de ignorantes los gringos del común. Un hombre con micrófono en mano preguntaba a los peatones que qué opinaban de la situación de Wakanda, preguntando si las tropas de EEUU deberían invadir o ayudar.

Lo que contestan los peatones, creyendo que es un país real y no conscientes de que es el país ficticio de la película Black Panther (que de paso está de moda ), es para poner un triple grito de ¡Munch! y otros emoticones de llanto en esta columna triste y angustiada.

La niña Emilia, desde algún lugar del otro plano trascendente donde se encuentran sus ancestros africanos, como en la película arriba mencionada, debe estar haciendo un jolgorio cantándonos la canción suya que debería retumbar en todos los estaderos de la ciudad hasta que nos devuelvan nuestros espacios culturales:

Barranquilla, se te acaba Bellas Artes... “déjala morir!”.

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1