El Heraldo

Cuando la ética se agrieta

El miércoles pasado me impactaron, como a muchos barranquilleros, el titular y la foto de primera página de EL HERALDO, referentes a las largas grietas que han aparecido en la recién inaugurada Avenida del Río. Malhumorado, lo confieso, le tomé una foto al periódico y me desahogué enviándola a Facebook, con esta glosa: “En Sábados Felices hay un bobo a quien siempre engaña un pícaro llamado Echeverri. En Barranquilla, los bobos somos todos y los Echeverri son los contratistas que hacen obras de mala calidad y maximizan sus ganancias. Y todo ocurre a falta de controles. El Concejo y la Contraloría no existen para estos temas”.

No me alcanzaría el espacio para reseñar cada uno de los comentarios que desató mi mensaje, pero el tono común fue la indignación. Y es comprensible. La gente reacciona sublevada porque le resultan inadmisibles los prematuros deterioros de una vía que costó $47.400 millones, provenientes en buena parte de la Valorización que pagamos todos. 

Yo recuerdo que los abuelos que vivieron en la Barranquilla de los buenos tiempos de Samuel Hollopeter decían que los pavimentos de las desaparecidas Empresas Públicas Municipales, a cuyo cargo estaban entonces las vías, duraban toda la vida. Todo lo contrario de los de hoy. Parecen galletas. Se parten en un santiamén y con facilidad. Como la Avenida del Río, concebida para desfiles de Carnaval y vehículos livianos.

Las sociedades de arquitectos e ingenieros han dicho que la Alcaldía deberá hacer cumplir a los contratistas las pólizas que los obligan a reparar los daños que sufra la vía, en tanto que la interventoría ha expresado que, por ahora, no será necesario exigir esas pólizas dado que los contratistas harán un estudio para determinar las causas de las grietas y plantear una solución. Uno se pregunta: ¿Acaso no sabían que los suelos donde se construyó un tramo de la Avenida del Río son de aluvión y de poca capacidad para resistir pesos? ¿Realizaron los contratistas los estudios y trabajos de ingeniería que garantizaran la estabilidad de la obra o sacrificaron su calidad para privilegiar las ganancias? ¿Hasta cuándo estas obras de discutible calidad? ¿Para qué carajos son las interventorías? ¿Es ético el problema, en el fondo?

A esto hay que pararle bolas. Porque en ese sector de La Loma se proyecta construir la nueva sede de la Alcaldía, que semejará un barco. No vaya a ser que, recordándonos el Titanic, se agriete y se desplome como un castillo de naipes, con toda la burocracia adentro. Sería un holocausto sin antecedentes.  

¿Qué han dicho el Concejo y la Contraloría? Nada, hasta el momento de escribir esta columna. Solo he sentido la voz de quienes, en las redes sociales, participan en los temas de ciudad. Gracias al internet muchos barranquilleros canalizan hoy –rapidísimo y sin pedir permiso– su inconformismo.
@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Sardina, alumbrar, tarajalludo

Me enteré de que la palabra ‘sardina’, como referencia al pez de ese nombre, tiene que ver con la isla de Cerdeña. ¿No entiendo por qué? Pedro Hernán Torres Blanco, B/quila

Los nativos de la isla italiana de Cerdeña son denomin

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Eclipse de medusa

Medusa era la gorgona capaz de convertir en piedra a quienes le miraran fijamente a los ojos. La belleza desfigurada le convirtió en un monstruo temible, transformando su cabello en serpientes crueles y terroríficas. Después de ser decapitada s

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Ojalá Petro se dejara ayudar

En un desafortunado discurso el presidente de nuestro país pronunció la siguiente frase “Cuando se habla de extraer, ahí no se habla de mucho trabajo. Extraer lo que ya está debajo de la tierra: llámese carbón, llámese petróleo, llámese

Leer
El Heraldo
Miguel Vergara

Siempre se puede hacer mejor

En el complejo mundo del desarrollo, la búsqueda de equilibrio es esencial. Aunque el debate actual sobre la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Barranquilla resalta la vivienda, la movilidad y el medio ambiente, hay dos v

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.