El Heraldo

Cenicienta

Quien no tiene en sus recuerdos la amorosa vibración que acaricia las orejas cuando los árboles se agitan con el viento; quien no sabe del asombro que despierta el canto ceremonial de los insectos después de la lluvia nocturna; quien no comprende el concupiscente silencio que precede a las siestas del Caribe, o no ha sido conmovido por el rítmico tun-tun que suena en la lejanía a lo largo de las noches; quien no ha tenido el privilegio de amanecer encendiendo las velitas en un 8 de diciembre, o no conoce el regocijo de entibiarse con el sol al cabo de una parranda de terraza; quien no le ha dado autonomía a su otro yo durante los días de farra carnavalera, o no ha sido bendecido con el temple espiritual que proporciona el majestuoso plenilunio; quien nunca ha experimentado el erotismo que liberan las victorias del gran Junior, o la pereza sexual que conllevan sus derrotas; quien no ha jugado con las chicharras, o no lleva registrado el tintineo de los carritos de paletas, las cornetas del raspao y los gritos de las hijas de Palenque; quien no puede comprender el elocuente pito del peto, y el chiflido que identifica al arroz de lisa; quien no evoca un pirulí, una arropilla o una bolita de coco, y no añora las piñitas, las panochas, los corozos y mamones; quien no se ha chupado un boli bajo el inclemente sol, ni sabe cómo se mecen al garete las cortinas con la brisa que arrastra el Río Magdalena; quien nunca se ha martillado o apercollado bajo el cielo despejado de diciembre, quizá no pueda entender aquello que nos hermana a esa mezcla cultural bullanguera, irreverente, sensitiva, hedonista y humorista que somos los barranquilleros. No tiene la menor idea del poderoso imaginario sensorial que nos cobija, y que ha mantenido intacta, en tiempos abominables de saqueo y de indolencia la devoción por Barranquilla.

Erigida en villa cerca de 300 años después de fundadas Santa Marta, Cartagena, Cali y Bogotá, y casi 200 años después de Medellín y Bucaramanga, la menor de las tres perlas del Caribe mostró su espíritu dinámico, y avanzó velozmente posicionándose en los primeros lugares entre ciudades de tiempos de la Conquista. La joven Barranquilla fue la puerta de entrada del progreso a ese país que se había conformado en las agrestes altiplanicies andinas, a espaldas del horizonte infinito del océano; pero se durmió en los laureles, y el perverso modelo de gobierno centralista del país, de la mano de ineptos dirigentes locales, acabaron por convertirla en la Cenicienta. Pronto la bonanza marimbera y la estética mafiosa acabaron con el garbo de otros tiempos hasta dejarla indecente, y desde entonces, Barranquilla no fue ciudad para mostrar públicamente sino para vivirla íntimamente; se volvió aborrecible para quienes la miraban a distancia, aunque cautivadora para quienes descubrían su secreto ofrecimiento: un legado sensorial que admite el goce y crea lazos indelebles.

Hoy la Cenicienta celebra su Bicentenario ante un país que, al verla recuperarse, no sabe si proponerle matrimonio, o cruzar todos los dedos para que la zapatilla otra vez le quede grande. Porque nos pertenece, es ahora cuando debemos gestionarle un final diferente a la historia que escribieron a dos manos el azar y la apatía.
berthicaramos@gmail.com

Por Bertha C. Ramos

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

De vuelta la interinidad de la CREG

La Comisión de Regulación de energía y gas (CREG) ha venido dando tumbos, zarandeada por decisiones desatinadas que han venido prolongando su interinidad, entorpeciendo su normal funcionamiento. Como se recordará el Presidente Petro intentó,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.