El titulo es:Casa por cárcel

Últimas noticias

Titanes de Barranquilla deberá ganar hoy si quiere acceder a la final del torneo.
00:00

El quinteto barranquillero perdió anoche 84-78 ante...

Juan Manuel Buelvas, gerente de Telecaribe.
00:00

La transmisión de la velada de elección y coronación de la...

Gabriela Tafur Náder lee la edición del pasado martes de EL HERALDO en la que se anuncia su victoria.
00:00

La nueva Señorita Colombia atendió a los medios de...

Imagen del ‘gran K’.
00:00

Este será sustituido por una constante matemática.

Rodolfo Llinás.
00:00

Otro importante reconocimiento para el prestigioso...

La diabetes tipo 2 se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.
00:00

Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales,...

Obra ‘Eros cabalga’, de Ángel Loochkartt.
00:00

Hoy se inaugura también la exposición ‘Yo seré tu reflejo’.

Eva y Candela construyen una relación única que se irá desgastando con el tiempo.
00:00

La ópera prima de Ruth Caudeli, que se proyecta por estos...

Duque en su llegada a París el pasado 11 de noviembre.
00:00

El mandatario mostró su interés por obtener recursos de...

Néstor Martínez, fiscal general, quien fungía como abogado del grupo Aval.
00:00

Jorge Pizano, quien murió hace cinco días, había revelado...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 meses

Casa por cárcel

En países con amplia avanzada institucional, además de modernas estructuraciones legislativas para hacerlas más eficientes, el concepto inserto de casa por cárcel en las legislaciones penales permite eliminar hacinamientos en prisiones, lograr mayor cobertura de rehabilitación y un mejor manejo operativo en el control de los sindicados. Por otro lado, en cada uno de estos estados las penitenciarías por lo general se convierten en el hogar temporal solamente de los condenados. No como en Colombia donde pueden pasar meses y hasta años  sindicados  en investigación, cuya situación jurídica tarda mucho en definirse.

Entre nosotros la casa por cárcel se  adoptó básicamente como un mecanismo endeble y cobarde del Estado para evitar el hacinamiento carcelario. Fue una solución facilista, vergonzosa.   El triunfo de una comodidad supuesta de una justicia fallida, de un Estado inerme ante los delitos, superado por estos, que encuentran en este despropósito una forma de eludir responsabilidades. ¡Fue un tremendo error! Hoy día, el 65% de los sorprendidos en flagrantes delitos o nuevas violaciones de Ley, tienen antecedentes y el sello de ser depositarios del beneficio estrambótico de la casa por cárcel. Por  supuesto, una vez instalados en su hogar, con apenas unas decenas de guardianes del Inpec destinados a vigilarlos, no hacen otra cosa que reincidir. Volver a empezar lo único que saben hacer: cometer delitos.

Quien fue elegido Presidente debe de inmediato presentar un Proyecto de Ley  de reforma a la justicia donde este tema sea absolutamente prioritario. De lo contrario el país no debe más empezar a buscar en otros lados la primera causa de esta corrupción que nos está carcomiendo. La Fiscalía hace una magnífica labor, la Policía en  su gestión investigativa es cada día más ejemplarizante, los casos se van resolviendo más rápido hasta que se llega al juez de garantías o la primera autoridad que definirá un destino.  Por las razones más inverosímiles se les otorga la casa por cárcel a verdaderos delincuentes “que no representan un peligro para la sociedad”. Hasta ahí llegó la eficacia. Si van a una cárcel hay hacinamiento y si van para sus casas van para el  delito. Lo que pasa es que en el segundo caso el estado escoge la más fácil y vergonzante y se evita una alimentación más de un reo.

Mientras tanto, entre las megas obras de infraestructura que se anuncian a cada momento no aparecen nuevas mega cárceles, pero si suntuosos gastos de los gobiernos de turno que por politiquería prefieren aumentar el egreso público y no fortalecer la seguridad ciudadana.   Este tema, por supuesto, ya lo hemos  tratado en estas columnas, pero es que se presenta tan extraordinariamente urgente y trascendental que debe convertirse en una obsesión del nuevo gobierno. Una reforma a la justicia que abrace muchos otros asuntos vitales, por supuesto, pero el de las casas por cárcel y los vencimientos de términos para tomar decisiones son profundamente  sustanciales. Si no hay justicia no hay autoridad. Si no hay autoridad no hay seguridad. Si no hay seguridad todo falla, hasta los principios de vida.

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1