¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Por ineptos

Parecería renacer, en cuerpos ajenos, aquel engorroso asunto llamado el proceso 8.000 que evidenció la manera en que la corrupción penetraba las altas esferas del poder, y lo que es peor, a permitir que se fortaleciera el fenómeno de la impunidad en Colombia. Corría el año de 1995 y ante las acusaciones de que dineros del narcotráfico se habían colado en la campaña electoral que llevó a Ernesto Samper a ser presidente, éste dio una explicación que sería determinante en el devenir político del país. “Los colombianos pueden tener la seguridad de que, de comprobarse cualquier filtración de dineros, su ingreso se habría producido a mis espaldas”. Después, todo es historia. Muchos fueron los privados de la libertad, pero el presidente fue declarado inocente por el Congreso de la República. Las espaldas de Samper, suficientemente anchas como para no dejarle ver la avalancha de dineros del narcotráfico que ya rodaba en las campañas electorales, fueron el siniestro prototipo del modelo que se reproduce cuando estallan los escándalos de corrupción. Después de aquella primera vez, y para eludir responsabilidades, hemos sido testigos de cómo presidentes, expresidentes y altos funcionarios, aprendieron a depositar en esa parte posterior del cuerpo humano que va de los hombros a la cintura, las porquerías que salen a la luz. No saben nada, no ven nada, no oyen nada. Todo sucede en el vasto espacio que impiden ver sus amplias espaldas.

Con el reciente rebose de otra poza séptica que, como todos los engendros que pare la madre patria, fue bautizado oficialmente como Ñeñepolítica, han comenzado a brotar toda suerte de detritos que tienen completamente salpicado al partido de gobierno. Cabe suponer que, también en este caso, el primer recurso utilizado para tratar de encubrir lo que se presume como posible fraude electoral, es negar cualquier vínculo con lo ocurrido. En las archiconocidas interceptaciones telefónicas al “Ñeñe” Hernández, investigado por nexos con narcotráfico, y en lo que parece una negociación para comprar votos en favor del entonces candidato del CD, salieron al ruedo los nombres de Duque y de Uribe. Pese a que hay evidencias de que fueron cercanos, Duque se apresuró a decir que a Hernández lo conocía muy poco y “nunca supe que había investigaciones contra él, y si las hay, que las autoridades las esclarezcan y rápido.” Y en cuanto a Uribe, afirmó “Yo no conocí al “Ñeñe” Hernández ni fui amigo de él”; y una vez que se señaló a una asistente suya como la mujer de la presunta negociación, aseveró que “sería gravísimo, tendría que despedirla y tendría que ponerme a que investiguen todo lo de mi oficina.” Según eso, para ambos todo habría sucedido a sus espaldas. Pues bien, algunas veces esto es cierto, y, en tal caso, son ineptos. Y si bien la ineptitud no es un delito, a ese nivel es imperdonable. Por tal razón, urge encontrar una manera de apartar de sus funciones a los ineptos, por ineptos.

 berthicaramos@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Fernando Giraldo

Ausencias y falsedades

El reciente discurso del presidente, en la instalación del Congreso, se caracterizó por la falta de estructura temática y contenido que denote un propósito de nación. Se trató de un listado de ausencias y medias verdades. No fue una pieza de

Leer
Remberto Burgos

Propuesta indecente

Basta revisar ciertos datos sobre la Medicina en nuestro país para calificar de indecente y disparatada la propuesta del alcalde de Medellín de traer médicos de Cuba para ayudar a atender la emergencia sanitaria por COVID 19. Entre los años 20

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Salud mental: ¡a tomar acción!

La ansiedad, la depresión, los trastornos mentales son enemigos de quienes no hablamos abiertamente, que avergüenzan, que escondemos y ello ha contribuido a que a la salud mental no le atribuyamos la importancia determinante que tiene para el bi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web