El Heraldo
Opinión

Baño de mujeres

De cierta manera, los baños se han definido en nuestra cultura como espacios sagrados. No en el sentido de estar dedicados a algo espiritual, sino en el sentido original de la palabra: un espacio segregado, separado. 

En ese sentido, las mujeres que van a un baño a ejecutar actos privados, detrás de puertas que cuidan el acto, se sienten seguras de poder hacer algo necesario para la supervivencia física.

Que una bomba haya sido puesta en el baño de mujeres, debe dejar pensando. Que haya sido en un lugar público, en un centro comercial de estrato alto es un acto completamente performativo, de consecuencias graves, no solo para las víctimas y sus familiares y amigos, sino para todo un país.

Uno no puede dejar de pensar en qué momento explotó el cuerpo de esas personas mientras estaban en los actos privados más vulnerables, cuando sus cuerpos se limpian de las toxinas diarias y desechan lo que no sirve. La mente que ideó tal atentado, las personas que lo llevaron a cabo, son un tipo de toxina que nos continúa envenenando. 

¿Es posible creer en la paz en Colombia ahora que los cuerpos de Lady Paola, Ana María y Julie quedaron regados en un piso y en las paredes de un baño? Es fácil pensar que no. Es fácil, como mucha gente lo hizo, aprovechar el momento y decir que es imposible .

Podemos suponer con certeza absoluta que quienes hicieron esto tenían muy claro que estaban apuntándole al pañuelo blanco o la paloma de la paz. Y que quienes se pusieron en la tarea de difamar a una de las víctimas por el simple hecho de ser una joven trabajadora social son, de otra forma, también terroristas. 

Veamos el evento como una obra de teatro que podríamos analizar en su simbolismo, por muy oscuro que este aparente ser. Lo propongo, porque de mi imaginación no sale la imagen de la madre de Julie, con ella en el baño, viviendo el momento mismo de la muerte de la hija. 

No sale de mí, tampoco de mi mente, el esposo de Lady Paola en su grado, esperando el momento de reunirse con ella en el Andino. No puedo dejar de llorar por Ana María, a quien no conocía, pero tiene la misma edad de mi hijo. Esto me lleva a recordar la fragilidad en la que seguimos todos los colombianos, si esta guerra no es posible terminarla.

Especulemos entonces que la escena en el baño de mujeres es acerca de lo vulnerable que somos todos. La violación de un espacio separado (sagrado) para instaurar la muerte e inscribir el miedo, es producto de un país donde pareciera que la historia sigue condenada a repetirse.

Y será así mientras los que tienen alguna forma de poder crean que el cuerpo humano, y más aún, el cuerpo de los más vulnerables, es carne de cañón, o es perfecta para un falso positivo o para ser volado en pedazos, porque sí, porque simplemente se puede.

No sé ustedes, pero yo estoy cansada. En ningún período de mi vida he dejado de ser testigo de actos terroríficos de violencia. Pero para vivir, debo seguir creyendo que podemos salir de esta. Si no lo logramos, ni siquiera nuestros nietos merecerán esa segunda oportunidad en la tierra.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Vergüenza nacional

¿Cómo voto?  Preguntó Anatolio Hernández Lozano, representante a la cámara por el Departamento de Guainía, curul que coronó en representación del Partido de la U, con 2.338  votos.  Rauda la presidente de la corporación Jen

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

¡Al fin un godo!

El Partido Conservador mantuvo siempre su vocación de poder y defendió su doctrina. Así, terminado el Frente Nacional en 1974 con el mandato de Misael Pastrana, transcurrieron sólo dos períodos para retomar la presidencia con Belisario Betanc

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Desde Rusia, con amor

No se trata de la famosa película acerca del Agente 007 enfrentando el complot armado por Smersh, la agencia del contraespionaje soviético, para matarlo con apoyo de Spektor, la temible máquina decodificadora codiciada por el MI6 de Londres. La

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Brujeres

Las mujeres a lo largo de la historia hemos tenido que soportar la adjudicación de diversos apelativos, como brujas, perras, zorras, lobas o bagres; todos ellos enmarcados en estereotipos de género que develan fácilmente su estructura machista,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.