El Heraldo
Opinión

Malestar de la cultura

En días pasados la Alcaldía de Barranquilla radicó ante el Concejo el Plan de Desarrollo 2020-2023 propuesto para la ciudad, con sus ejes de trabajo y las billonarias inversiones previstas en cada uno de los mismos. Equidad, prosperidad, conectividad y biodiversidad son las líneas fuertes de la apuesta del Ejecutivo local en medio de esta imprevisible crisis que, seguramente, implicará ajustes y matices.

Sin discutir la pertinencia de lo planteado, y otorgando un necesario compás de espera para poder evaluar y opinar sobre lo ejecutado, llama la atención que la cultura no aparece en lo que se socializa. En las notas de prensa no se encuentra la palabra, y en las comunicaciones oficiales a las que se accede en los medios digitales de la Alcaldía apenas se menciona tangencialmente, sin mayor énfasis y mucho menos profundidad.

Como definiciones de cultura podemos encontrar por cientos (confieso que la que más me gusta está en la ley 397, firmada un 7 de agosto de 1997 en el edificio de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, ese mismo que ahora se está cayendo mientras la responsabilidad se la siguen chutando de lado a lado), la inquietud que estas líneas pretenden plantear pasa por las industrias culturales y la infraestructura que las mismas puedan requerir. El aporte del sector a las dinámicas sociales y económicas de la ciudad es significativo, empezando por el Carnaval y siguiendo con muchos loables y necesarios esfuerzos de fundaciones y entidades que hoy se baten entre la incertidumbre, el desasosiego y hasta la invisibilidad. 

El tema no pasa por asignar algunos recursos (que mal no caerían) o en apoyar gestiones para créditos blandos o redefiniciones de los modelos. Eso puede que sirva en el inicio de la coyuntura, pero sin una concepción y derroteros claros que hagan parte hoy, mañana y siempre, de la hoja de ruta del desarrollo local, el problema se aplaza sin resolverse; y cierto es que llevamos mucho rato aplazando. Valdría incluso la pena revisar políticas y acciones en otras ciudades del país, empezando por Bogotá. Sin ser perfecto, mucho se puede aprender.

La idea, en síntesis, es que lo cultural sea tan importante e imprescindible en la formulación de un Plan de Desarrollo como cualquier otro tema por vital y prioritario. Con esa base, y con el necesario concurso del mismo sector, se procurará entonces cambiar el imaginario que acompaña a la cultura y el arte como ligados a mecenazgos eternos o a eventos pasajeros u olvidables. Se necesita un Plan equitativo, próspero, conectado y biodiverso; todo permeado y apuntalado por la cultura y la participación. Mucho tiene para contribuir el sector, pero se necesita confianza en la apuesta. En tiempos en los que innovar es necesario, bueno sería atreverse. 

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

El cuidado

Durante la semana pasada, aprovechando el receso escolar que desde hace algunos años brinda unos días de descanso a las instituciones educativas, pude ser testigo de algunos comportamientos ciudadanos que no son del todo consecuentes con la real

Leer
El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Circo democrático

Estar en campaña política alrededor de 40 precandidatos presidenciables no es indicador de un sistema de gobierno más democrático, lejos de significar la existencia de una democracia, material, participativa y sólida, más bien representa, la

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Piquiña

Ya empezaron algunos radioteveperiodiqueros deportivos cachacos a exhibir su piquiña afirmando que jugar en el calor de Barranquilla perjudica  a los nuestros, pues casi todos militan en equipos europeos y, al igual que los visitantes, no al

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.