El Heraldo
Colombia

La defensa de lo ancestral: entre la violencia y el despojo

El 27.5% de los desplazamientos en Colombia en el 2021 corresponden a pueblos indígenas.

Desde la desértica Punta Gallinas en La Guajira hasta la quebrada San Antonio en la selvática Amazonía, en un radio de 1,143 millones km2 que conforman el territorio nacional colombiano, 102 pueblos indígenas resguardan su territorio ancestral.

Estos asentamientos posicionan al país como una de las diversidades étnicas más ricas en el mundo, pero también como uno de los lugares donde más se visibiliza la violencia étnica, pues en Colombia aproximadamente un tercio de los pueblos indígenas se encuentran en alto riesgo de extinción por los vejámenes del conflicto interno armado. 

Según cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto (OMC) del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) entre 1958 y 2019 los pueblos indígenas fueron violentados en modalidad de homicidio selectivo 5011 veces.

La mayoría de estos situados en la Región Pacifica y la Región Caribe. Solo en La Guajira, Cesar y Córdoba se concentran 1.427 de las víctimas. 

Lea también: 1.500 indígenas están confinados en Frontino por minas

La situación no ha ido mejorando para estas poblaciones, según los registros del Instintito para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) durante el 2020 fueron asesinados en el territorio nacional 109 líderes indígenas y en lo que va de este año la cifra asciende a 16. 

Para la comisionada de la verdad María Patricia Tobón Yagarí, encargada de acompañar y orientar las acciones de la Dirección de Pueblos Étnicos y la Dirección de Dialogo Social en la Comisión de la Verdad, la situación de los pueblos indígenas en Colombia está “bastante agravada”.

Afirma la comisionada que de las comunidades “para nadie es un secreto que los territorios étnicos se volvieron los epicentros del conflicto armado. De las 22 rutas del conflicto que su ubican en el territorio nacional, 17 se centran en territorios indígenas”.

En el 2020 fueron asesinados 109 líderes indígenas en Colombia.

Además: En Sierra Nevada abren Licenciatura en Etnoeducación para los indígenas

“Como los grupos armados están disputándose ese control que tenían las Farc en los territorios, entonces requieren que las autoridades de las poblaciones étnicas se sometan al poder de esos grupos y como las comunidades no se someten y rechazan la presencia de las armas en los territorios ancestrales vienen los amedrentamientos a través de los asesinatos selectivos, los combates, los hostigamientos, los desplazamientos forzados e incluso la instalación de minas antipersonal. Todas las semanas hay reportes de indígenas asesinados”, mencionó Tobón en diálogo con EL HERALDO. 

Unas cifras

En el primer trimestre del 2021 en Colombia se presentaron 50 eventos de desplazamiento forzado, masivo y múltiple en 9 departamentos del país. Antioquia, Nariño, Chocó, Cauca, Valle del Cauca, Norte de Santander, Córdoba, Magdalena y Arauca. Se estima que el 27,5% de los desplazados son miembros de pueblos indígenas, según registros la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes).

Este recrudecimiento del conflicto armado en Colombia en el 2021, catalogado por Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la JEP el pasado 26 de enero como  el comienzo de año más violento desde la firma del Acuerdo de Paz a finales de 2016 para María Patricia Tobón debe sentar un precedente para el Estado colombiano. 

Puede interesarle:  Indígenas colombianos lloran los muertos colaterales de un conflicto perenne

De las 22 rutas del conflicto en Colombia, 17 se centran en los territorios de resguardos ancestrales.

“El hecho de que hoy el epicentro del conflicto este en los pueblos indígenas nos tiene que enviar un mensaje muy grande de responsabilidad social y estatal de mirar la realidad que viven esos territorios, que tiene la presencia de múltiples grupos armados y ameritan caracterizaciones expresas porque no es lo mismo Los Caparros, que el Clan del Golfo, o los Gaitanistas, o las disidencias de las Farc, o incluso no es lo mismo los del Eln de Arauca que el del Catatumbo”, afirmó la comisionada. 

(…) Yo no desconozco los avances que tiene Colombia en reconocimiento de algunos derechos, sin embargo la implementación de esos derechos ha sido demasiado lenta para resolver el problema de la marginación que tienen los pueblos indígenas”, dijo.

En lo referente al Caribe colombiano, Tobón explicó a esta casa editorial su preocupación por la situación del Pueblo Kankuamo.

“Es un asunto a revisarse, en este caso se documentó 401 personas asesinadas y 62 desaparecidas y una cifra muy elevada en situación de desplazamiento. En esa región del Cesar se concentra el mayor número de desplazamientos indígenas de Colombia. Es una comunidad que sufrió mucho  y que tiene un impacto agravado en el marco del conflicto armado que la sociedad vallenata y Colombia desconoce”. 

Lea aquí: Vacunación para wayuu seguirá en Hospital de Barrancas

El pueblo Kankuamo denuncia que el 40% de su población fue víctima del desplazamiento forzoso.

El pasado 29 de marzo el Pueblo Indígena Kankuamo ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta, entregó el informe “Tejiendo Caminos para volver al Origen” ante la Comisión de la Verdad. En el se retrata como más del 40 % de su  población fue desplazada en asentamientos y ciudades y que aún no han podido regresar al territorio ancestral.

La situación en los distintos pueblos indígenas del Caribe no es distinta. Pues esta zona del país, originariamente, es habitada por pueblos indígenas y  debido a la riqueza y la diversidad del territorio han atraído la atención de diferentes actores, algunos de ellos armados, quienes han ejercido acciones violentas para favorecer intereses políticos y económicos. 

En el caso de los Wayúu, asentados en siete municipios de La Guajira, a quienes se les  reconoce como  la etnia más numerosa del país, también fueron uno de los Pueblos indígenas más golpeados por el conflicto armado entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Según cifras del Observatorio de Derechos Humanos Programa Presidencial de DDHH y DIH entre Entre 2003 y 2008, se registró un total de 1.411 homicidios de miembros de esta población 

Para el senador y líder indígena Feliciano Valencia la situación del  pueblos Wayuú a fecha de hoy es “intolerable” pues además de los vejámenes del conflicto armado con los que siguen conviviendo “amenazas, reclutamiento, masacres, asesinatos, estigmatización ocupación de nuestros territorios”, tienen un agravante: la situación de pobreza extrema en la comunidad indígena.

“La pobreza extrema en las comunidades indígenan, han hecho que el narcotráfico y la minería ilegal entren con mucha fuerza. Es por eso que la ilegalidad se ha tomado los territorios, no solo indígenas en el Caribe, sino en todo el país, porque los pueblos ancestrales viven en condiciones de sobrevivencia por el abandono estatal, la poca inversión y la falta de atención del gobierno. Practicante estamos acorralados por la industria ilegal”, dijo el senador a este medio de comunicación.

Asimismo, Valencia denunció que “de los más de 100 pueblos indígenas que habitamos en Colombia, al menos 42 están en riesgo de exterminio. Hay situaciones críticas en todas las poblaciones indígenas”. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.