El Heraldo
Ilse Amory y Juan Guillermo Valderrama. Archivo
Colombia

Familia de chilena asesinada pide indemnización por más de $300 millones

Por su parte, el asesino, Juan Guillermo Valderrama, propuso realizar un pedido de perdón de manera pública.

Tras una diligencia judicial, que se llevó a cabo el pasado viernes en el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Bucaramanga y que tuvo como objetivo buscar reparación a las víctimas, se conoció que la familia de la ciudadana chilena, Ilse Amory Ojeda, asesinada por su novio Juan Guillermo Valderrama, pidieron 363 millones de pesos colombianos como indemnización por la muerte de Ojeda.

Sin embargo, las partes no llegaron a ningún acuerdo sobre la compensación y la audiencia se programó para el próximo 3 de mayo.

Y es que la defensa de Juan Guillermo Valderrama le planteó a la familia de Ilse Amory que su cliente no contaba con los recursos económicos para pagarles esa cifra de dinero, razón por la que el condenado propuso realizar un pedido de perdón de manera pública, propuesta que fue rotundamente rechazada por la familia chilena, quienes alegaron que, por lo menos, el hombre debería devolverles el dinero que le robó a su entonces pareja.

Esta es la segunda vez que, desde que se condenó a Valderrama, que la familia rechaza la reparación ofrecida por Valderrama.

En diálogo con RCN Radio, Alejandra Ojeda, hermana de la fallecida, señaló que, antes de la diligencia, el abogado de Valderrama estuvo buscando a la familia para hablar sobre la conciliación, pero ellos se niegan a aceptar algo que resulte beneficioso para el asesino de Amory Ojeda.

“Buscamos que él no tenga ningún beneficio a largo plazo, si él en 20 años quisiera pedir alguna rebaja en la condena, el juez revisaría el expediente y va a revisar que no pagó a la familia lo solicitado”, dijo.

El caso

Ilse Amory Ojeda, de 51 años, había llegado a Colombia el 5 de marzo de 2019 procedente de Chile y  junto a Valderrama, de 28 años, viajó a Medellín (noroeste), para posteriormente desplazarse a los municipios de Puerto Parra y Curití, en el departamento de Santander (noreste).

El 25 de ese mes la pareja, que se conoció en Chile, estableció su residencia en Bucaramanga, capital de Santander.

La última vez que se tuvo noticia de la mujer fue el 30 de marzo de 2019 en una tienda del barrio Cristal Bajo, zona en donde Valderrama reside y en la que la pareja al parecer discutió por una supuesta infidelidad del colombiano.

A pesar de que el pasado 11 de abril Alejandra Margarita Ojeda reportó en redes sociales la desaparición de su hermana, la denuncia en Colombia solo fue interpuesta por el detenido seis días después.

Como parte de la investigación, las autoridades capturaron en Bucaramanga al novio de la sargento retirada de la Policía chilena por el delito de desaparición forzada.

El cuerpo fue hallado en el municipio de Rionegro y, según afirmó el director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa, un testigo manifestó que el compañero sentimental de Ojeda presuntamente lo contactó “para que le colaborara” en incinerar un cuerpo que dijo era de “una res, una vaca”.

Ese mismo día, la hermana de la víctima llegó a Colombia para identificar los restos encontrados y afirmó: “Yo no soy nadie para perdonar, hay un Dios. Yo creo que él va a pagar acá y que Dios también lo va a hacer pagar, pero yo no soy nadie, yo soy una simple mortal”.

Juan Guillermo Valderrama.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.